Destacado

Trans*: entre lo personal y lo político. Violencias de género y participación política electoral de las personas trans* en México desde 1990 dentro del sistema electoral mexicano” por Rebeca Garza


El libro se puede conseguir aquí.

Escucha Luisa Rebeca Garza nos presenta su libro: “Trans entre lo personal y lo político: Violencia de género y participación política y electoral de las personas trans en México” en W Radio México

Las violencias de género que vivimos las personas trans suelen ser invisibilizadas en los discursos, los diagnósticos así como en las forma en que se construyen marcos jurídicos, normativos  e institucionales para propiciar espacios  y vidas libres de violencias.

En este trabajo se hace un ejercicio de visibilización al conceptualizar y dar nombre a las diferentes formas de violencia que vivimos las personas trans para, posteriormente reflexionar cómo estas formas de violencias están presentes dentro del sistema electoral mexicano y los medios masivos de comunicación, con el objeto de que las instituciones que le conforman –partidos políticos y autoridades electorales administrativas y jurisdiccionales- nos interpelen como ciudadanas y ciudadanos con los mismos derechos, no sólo de jure sino también de facto, especialmente en los contextos actuales de omisión legislativa de parte de los Congresos Federal y locales que, a excepción de la Ciudad de México, se niegan a reconocer en las leyes, el derecho al libre desarrollo de la personalidad que tenemos las personas trans, como el reconocimiento a nuestra identidad como puerta de acceso al ejercicio de otros derechos fundamentales.

La consolidación del sistema democrático mexicano no puede continuar avanzando sin reconocer que existimos grupos de personas que históricamente seguimos siendo invisibilizadas, violentadas y revictimizadas simbólica, social e, incluso, legalmente por las propias instituciones de nuestro sistema democrático mexicano.

INTRODUCCIÓN

En este trabajo, se ha pretendido poner en el centro y bajo la luz una de las corposubjetividades, aún hoy en día consideradas por muchas personas, como abyectas: las personas trans*.[1]

Ese lugar abyecto en el que somos ubicadas las personas trans* nos vuelven ininteligibles subjetiva, social y políticamente.

Por lo tanto, este trabajo pretende proporcionar elementos que abonen a su inteligiblidad repasando dos aspectos:

Que las corposubjetividades trans* y no trans*, todas, son socialmente construidas. Que no existe una identidad o un cuerpo que sea producto de la naturaleza, por lo tanto, deben ser leídos y posicionados en sus contextos sociales e históricos. Que dentro de esta construcción operan cotidianamente lógicas que buscan dar orden por medio de la clasificación y jerarquización a través de reglas que subordinan y excluyen para dar materialidad al cuerpo individual y colectivo (entre ellos las ideas de ciudadanía y Estado-Nación).

Que en este orden subjetivo, social y político participan diferentes formas de violencia que legitiman y perpetúan la exclusión de unos cuerpos con respecto de otros.

Se ha puesto especial atención en cómo participan en el ejercicio de la política y, por lo tanto, del poder las  tensiones entre las políticas de identidad de asimilación y de resistencia.

Como un ejercicio de visibilización se ha realizado una revisión histórica del surgimiento de las identidades trans* en sus dos narrativas principales: la identidad transexual y las identidades transgénero en un nivel general. Así como los riesgos de mantener fronteras entre las identidades travesti, transexual y transgénero.

Posteriormente, en la lógica de lo que “no se nombra no existe” se proponen una serie de conceptualizaciones de formas de violencia de género que padecemos las personas trans*. Daremos nombre a formas de violencias de género que ya existen, pero que son socialmente aceptadas, porque la única forma de erradicarlas es a partir de su reconocimiento. Estas formas de violencias, pueden presentarse en todos los contextos, por lo que el político-electoral no está exento sino que también tiene una participación importante en el grado de democratización de nuestra forma de gobierno y en la manera de vivir la democracia.

De esta forma, se reflexiona también sobre la importancia de reconocer que gran parte del ejercicio democrático ha sido androcéntrico y que, si el horizonte del ideal democrático es que todas las personas puedan ejercer efectivamente sus derechos políticos, es imperante que los trabajos alrededor de una mejora en la calidad de la ciudadanía reconozcan la verdadera protección y ejercicio de todos los derechos humanos. Es decir, la importancia de transitar de una ciudadanía minimalista a una integral requiere re-pensar a quienes siguen permaneciendo fuera del ejercicio de sus derechos fundamentales, entre estos grupos las personas trans*.

Por lo tanto, en la siguiente mitad del trabajo se ha buscado hacer un bosquejo muy general sobre la participación política de las personas trans* en México de 1990 hasta 2016, a partir de los siguientes cuestionamientos: ¿Las personas trans* son vistas y reconocidas por el sistema electoral mexicano, entendido en este apartado como partidos políticos y autoridades electorales administrativas y jurisdiccionales? ¿Existimos en sus registros históricos? ¿Existen acciones o políticas que se hayan realizado para garantizar nuestros ejercicios político-electorales?

Asimismo, se buscó recuperar la percepción de las personas trans* que han tenido experiencias en el ejercicio de sus derechos político-electorales ya sea como militantes o como personas candidatas. Ocho personas  trans* de diferentes partes del país participaron en una encuesta en donde compartieron sus percepciones sobre las diferentes formas de violencia conceptualizadas en su relación con los partidos políticos, con las autoridades electorales administrativas y jurisdiccionales y los medios de comunicación.

Si bien, la muestra no es representativa ni los resultados son concluyentes se propone como un primer ejercicio para medir percepciones de violencias de género hacia las personas trans* por parte del sistema electoral mexicano. Los resultados abren la ventana para profundizar más sobres estas formas de violencias de género en éste y otros contextos.

Y, con el objeto de profundizar un poco más en la forma en que las personas trans* ejercen sus derechos políticos-electorales, se presentan dos entrevistas a dos mujeres trans* que fueron candidatas en procesos electorales locales de 2016: Jakelyne Barrientos, como candidata a una diputación local en el estado de Chihuahua y Rubí Suárez Araujo, candidata a regidora por el ayuntamiento de Guanajuato, actualmente en funciones. Es importante reconocer las contribuciones históricas de cada una puesto que Barrientos ha sido la primera candidata trans*  en Chihuahua mientras que Suárez no sólo ha tenido ese mismo logro histórico al ser candidata en el estado de Guanajuato sino que también se convirtió en la primera en ejercer el cargo, mismo que actualmente desempeña.

Como epílogo se recuperan, adicionalmente a las historias de Barrientos y Suárez,  breves historias de quienes han sido pioneras en la lucha por la participación política de las personas trans*: Amaranta Gómez Regalado, primera candidata muxe en la historia de México; Diana Bayardo, primera candidata trans* en el Estado de México; Samantha Fonseca, primera candidata trans* en la Ciudad de México; y Alondra Hernández, primera candidata trans* en Jalisco. Y, como una forma de visibilizar otras historias por el ejercicio de los derechos políticos electorales se presentan también las historias de Silvia Susana Jácome García y Diana Sánchez Barrios, la propuesta inconclusa y la lucha aún vigente por una candidatura, respectivamente.

El epílogo busca ser un primer ejercicio para recuperar las historias de personas trans* que han tenido el coraje y el valor de luchar por el ejercicio de derechos políticos en contextos violentos que no sólo nos sigue excluyendo sino que también  ha borrado sus aportaciones. Sus logros son tan importantes como en su tiempo lo fueron los del Hermila Galindo, Elvia Carrillo Puerto, Aurora Jiménez, entre otras.

Seguramente existen otros nombres y otras historias dignas de ser recuperadas, y también estoy segura que cada historia requiere mayores líneas por lo que este trabajo no espera ser ni exhaustivo ni final sino al contrario, desea poner en el centro y bajo la luz de los partidos políticos, las autoridades electorales la historia de quienes hemos sido silenciadas e invitar a otras personas –incluida la academia- a profundizar en sus vidas y en las formas de violencias que coexisten en el entorno social y político.

Finalmente, este trabajo propone que el reto de los sistemas democráticos modernos consiste en cuestionar periódicamente ¿quiénes siguen sin interpelación de parte del Estado? ¿quiénes aún siguen siendo ininteligibles dentro de las políticas que buscan generar mayores índices de bienestar e igualdad?

Por lo tanto, el desafío consiste en mirar no sólo hacia el centro sino a la periferia y hacia los límites de lo que consideramos válido y normal y que da materia a conceptos como ciudadanía. Es en esa frontera donde las mujeres, las personas indígenas y afrodescendientes han luchado por años y en la que, actualmente, nos ubican y desde la que luchamos las personas trans* y las personas migrantes, por ejemplo.

La búsqueda por la igualdad exige mirar hacia esas fronteras imaginarias  que legitiman la exclusión de un grupo de personas y, por supuesto, cuestionarlas.  Este trabajo invita a repensar y cuestionar la neutralidad  jurídica y política del sistema electoral mexicano hacia las personas trans*, invita a visibilizar las violencias de género que actualmente son socialmente aceptadas y jurídicamente legales y a reflexionar cómo nuestro sistema puede, efectivamente, ser democrático mientras se sigue excluyendo a diferentes grupos humanos en la lucha política por el ejercicio del poder.

Luisa Rebeca Garza López

[1] Para este trabajo se usará el apócope “trans*” como un concepto paragüas para abarcar aquellas identidades sexo-genéricas que no necesariamente se ubican dentro del binario hombre-mujer independientemente de la presencia o ausencia de los procesos quirúrgicos, hormonales e incluso legales que afirmen dicha identidad autopercibida. De igual forma, el asterisco (*) tiene el significado de dejar abierto este concepto para abarcar otras expresiones de pueblos originarios, locales y/o emergentes como aquellas que tienen fuertes intersecciones étnicas como las identidades muxe del Istmo o biza’ah de Teotitlán del Valle, ambas en Oaxaca, así como las adscripciones identitarias no asimilables a las ideas convencionales de masculinidad o feminidad. Si bien, el concepto transgénero o transexual tiene un origen moderno reciente y muchas personas muxe o biza’ah no se identifican con este concepto también es cierto que, producto de los efectos de la globalización, empieza a ser visible la emergencia de nuevas generaciones, principalmente muxe, con un discurso identitario transgénero o transexual. En ese sentido, el apócope trans* pretender ser un concepto abierto, amplio y fluido, y no limitativo, consciente de que los procesos sexo-genéricos de construcción identitaria son dinámicos y sujetos a complejos procesos históricos y socioculturales, tanto locales como globalizados. Esta propuesta es recuperada de los trabajos de Alba Pons Rabasa, de quien agradezco la sugerencia, quien a su vez lo retomó de Mauro Cabral  (Pons Rabasa y Garosi, Trans 2016). Por lo anterior, las observaciones o comentarios personales se harán en números al pie de página y no mediante asteriscos para no confundir a la persona lectora.

(D) Derechos de Autora en trámite. (Actualización: ¡ya están tramitados !)




Por #InfanciasTrans sanas y felices #


Las personas #trans adultas de hoy alguna vez fuimos parte de las #infanciastrans o no binarias pero no sabíamos cómo nombrarnos.

En mi caso, tengo recuerdos de vivencias que NO debieron suceder y que 42 años después reconozco me dañaron y quizás hasta lo acepté.

Ahora se que viví cosas que NO debieron pasar si en realidad nos preocupan las infancias sanas y felices como:

Que desde mi primer año de kínder recibiera burlas porque “caminaba” como niña y me imitaban en el recreo. Se reían de mi y los adultos eran indiferentes.

Que en mi familia hicieran reuniones muy serias preguntando que tan grave era mi forma “femenina” de ser y que solución podrían encontrar a eso.

Que se me propusiera tomar hormonas masculinas para “embarnecer” (o cómo se escriba) que era una forma de decir que me faltaba masculinidad.

Que a los 6 años mi padre me contara un chiste homofóbico para que yo entendiera que ser “maricon” ( chayotón, decía) no era algo bueno para mi .

Que en las otras primarias que llegue cuando nos mudábamos de entidad me agredían y se burlaban por foránea y marica. En sexto un compañero me abrazo fuerte sin mi consentimiento, grité que me dejara y me hizo llorar. Nadie hizo nada .

Sexto grado fue particularmente violento. Odie el recreo porque me querían golpear en el patio solo por ser diferente. Agradezco que siempre alguien también ponía el cuerpo para protegerme. En algún momento olvidé cómo defenderme.

Entonces, en este #diadelaninayelnino invito a que abracen y acompañen con amor a las infancias diversas, como las trans. A veces cuesta entender que se puede ser feliz de una forma diferente a la que se nos educó. Y eso está bien.

Así como los abrazos y hermosos detalles impregnan los recuerdos de infancias sucede lo mismo con las experiencias que dejan dolor, confusión y un sentimiento de desvalorización.

Quizás no tenga tantos recuerdos felices de mi infancia como otras personas o quizás mis recuerdos son muy al estilo Ludovic en “Mi vida es rosa” ni viví experiencias que deseé en cierta edad y por eso siempre hará sentido pensar en #AquíEstáLaResistenciaTrans. Vivir es resistir.

Feliz infancia libre y diversa a todes!!!

Rebeca Garza @Rivka_Azatl

[Video] “Mujeres Trans en la Participación Política” con Nancy Orihuela, @SAMITARE y @Rivka_Azatl organizado por @IMMORELOS (31/mar/2021) #VisibilidadTrans


https://fb.watch/4Fytzu4kOp/

https://fb.watch/4FyEb6Y1Ek/

Sobre @ladytacosdecana y acciones afirmativas para las personas #trans en #Elecciones2021


  1. Que la prensa sigue teniendo abordajes cissexistas cuando tocan personas o trayectorias de vida trans o no binarias. ¿Qué ganan con colocar el nombre asignado al nacer? Nuevamente ese afán de poner entre líneas que no somos las personas que decimos ser o poner como centro sensacionalista (es el segundo párrafo de la nota) ese giro de la transición y poco lo relacionado con temas como derechos humanos que es el otro punto. Pongo el texto y quito el nombre aunque viene en la nota:

“Lady Tacos aparecerá en la boleta electoral con su nombre de nacimiento, XXX XXXX Martínez Ventura, sin embargo, a petición del partido y ya aprobado por el IECM se incluirá el apodo con el que es conocida: “Lady Tacos”.

2. La otra cosa que me molesta aún mas es lo que revela la nota -si alguien está cercano al Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) podrá aclararme esto que sucede- porque como lo escribimos en febrero Ericka López y yo urgía que los OPL o institutos estatales electorales de cada entidad homologaran las acciones afirmativas y medidas de nivelación que el INE México aprobó por orden del TEPJF a finales de enero de este año que no sólo incluye las cuotas afirmativas que, quizás es lo que más ha llamado la atención. Sino que también incluye dos avances HISTÓRICOS que hemos mencionado varias veces en diferentes espacios pero este cissexismo tan estructural parece que no escucha pero a riesgo de sonar repetitiva menciono tal cual lo escribimos :

a)”Incorpora el reconocimiento histórico a nivel federal de la auto-adscripción de la identidad de género al establecer que cada fórmula de la diversidad sexual corresponderá al género al que se auto-adscriba”. De tal forma, que lo que sucede sí es atribuible al IECM porque el marco jurídico ya lo tiene.

b)”Por primera vez en la historia del sistema electoral mexicano se incorpora el reconocimiento de las personas no binarias al establecer que si se postulan personas no binarias no serán consideradas en alguno de los dos géneros, sin embargo a fin de cumplir con la paridad y “evitar simulaciones a la ley” impone un máximo de candidaturas no binarias.”

El acuerdo de acciones afirmativas del INE se puede consultar aquí:

Lo grave es que la gran mayoría de los OPL han sido OMISOS desde 2018 al menos para nivelar y armonizar los avances a nivel federal sin que existiera presión local si realmente se apegaran a los principios de universalidad y progresividad de los derechos humanos.

Reitero la gravedad del asunto porque incluso con peticiones por escrito que recibieron en diferentes momentos de febrero y marzo de 2021 cada Instituto Estatal Electoral local se salió por la tangente, evadió armonizar so pretexto de que “ya no había tiempo” o en su confusión o ignorancia (elegida o no) pensaron que una acción afirmativa es que realicen foros, conversatorios y diálogos donde solo vendan su imagen institucional como progresiva e incluyente (si bien nos va porque está el lamentable caso del IEPC Tabasco) cuando lo que se hace es perpetuar el extractivismo y el oportunismo en vez de reconfigurar a profundidad sus propias estructuras que son el fondo detrás de las acciones afirmativas tanto de la llamada diversidad sexual incluyendo personas trans y no binarias como a las personas con discapacidad, indígenas y afromexicanas.

Finalmente, diré a las personas beneficiadas con acciones afirmativas en particular las cuotas: LA CANDIDATURA NO ES NINGÚN PREMIO. Al contrario, la candidatura implica derechos y prerrogativas como acompañamiento jurídico del partido que postula para proteger los derechos de la persona candidata y asegurarle una contienda libre de violencia política, en particular en razón de género (incluyendo personas trans y no binarias, sí), incluye acceso al financiamiento público así como a tiempos de radio y televisión que el Estado por medio del INE otorga a cada partido político (OJO con este tema).

En ese sentido, no se conformen con la candidatura y que les pidan o exijan que usen la estructura social o comunitaria que ya han construido con años de esfuerzo, no se conformen con que sean socialmente conocidas y un capital social construido a partir de luchas y resistencias políticas ni que se monten sobre él, no se conformen con ser un cuerpo que llena el requisito de la cuota pero que no tiene voz sino al contrario que las acciones afirmativas permitan que se alcen las diversas voces a incomodar el sistema electoral vía partidos políticos para que vea y reconozca las diversidades humanas y se adapte a ellas para que tengamos espacios más dignos y libres de violencia y la vida interna de los partidos políticos ya que es un espacio que aún falta por reconfigurar y ahí existe un gran veta que trabajar. Ahí hay agenda política.

Rebeca Garza

Algunas candidaturas trans identificadas para las Elecciones de 2021. Histórico el número de candidaturas de trans pero aún sigue sin haber candidaturas de hombres trans. ¿Cuántas recibirán la suficiente votación para llegar al cargo de elección popular?

#Visibilidad trans de @FueraCloset_AC con @Rivka_Azatl


https://fb.watch/4EZed16Ant/

(Video) Panel de Diálogo “Masculinidades trans: binarias y no binarias” (26/mar/2021) organizado por @Queretrans con el apoyo del Comité TransBiMarikaLencha de #Querétaro


https://fb.watch/4EUzsLop3k/

Y Diego y sus Priders

El discurso #TERF: una ideología de supremacía cissexista basada en el sexo y su intolerancia hacia las personas #trans 🏳️‍⚧️ son un peligro para el avance en derechos humanos a favor de las infancias y personas trans adultas en un contexto mexicano harto violento.


Este comunicado me recuerda a quienes exigen su derecho a discriminar confundiendo libertad de expresión con libertad para esparcir prejuicios y perpetuar estigmas contra las personas trans. Es lamentable la serie de atrocidades que dijo y aún ahora ella pide disculpas. Literalmente dijo que las personas trans somos producto de la posmodernidad y un peligro verdadero contra los derechos “de las mujeres basados en el sexo”, un panfleto que ella misma reconoce firmaron un grupo de burguesas inglesas y cuya representación en México casualmente recae en ella. Exige que el Estado Mexicano reconozca ese panfleto porque “el sexo es la realidad material e inmutable” y deje de lado las 14 leyes estatales que ya reconocen el derecho a la identidad de las personas trans, un #ProtocoloTrans de aplicación en todo el país porque lo aprobó el INE en 2017 y que es permanente y que además el IEPC Tabasco está obligado a atender como ahí se detalla, deja de lado criterios de la SCJN y de la CIDH donde el dolor y las violencias hacia la dignidad de las personas trans se han convertido en casos que han permitido ampliar el reconocimiento de derechos. Desde su transfobia borran estas historias de personas trans con un falso discurso de cuirismo posmoderno ideológico alineado con los grandes capitales del sistema neoliberal (otras dicen que hasta las corporaciones farmacéuticas por, obvi, las hormonas) pero extrañamente omite mencionar cualquier estudio como la #ENDOSIG de CONAPRED señala que de los grupos LGBT las personas trans son las más violentadas y sistemáticamente excluidas, en particular las mujeres trans y más grave aún quienes defienden derechos humanos como también lo documenta la #CIDH . Todo esto no sería tan terrible sino fuera porque hay una gran indiferencia de grupos diversos defensores de derechos humanos y otras corrientes feministas en un Mexico que es el segundo país donde más personas trans asesinan en el mundo y el promedio de vida de una persona trans ronda los 35 años. Y no me crean a mi ni a los informes sino que les invitó que visiten cualquier video relacionado con la #RemembranzaTrans para que vean rostros, conozcan nombres y tengan una idea y si es posible una emoción cercana a la indignación por cada trayectoria de vida asesinada salvajemente por motivos de identidad de género, orientación sexual y/o expresión de género, según ellas pura posmodernidad teórica (neta no puedo con esto ) para borrar mujeres (cis-hetero blancas de varo y con cercanías al poder político y económico) lo que pone “en peligro nuestra democracia moderna”. Las cadenas de violencia alrededor de las trayectorias de vida de las personas trans en todos los espacios no es agenda ni prioridad o si bien nos va merecemos un “cada quien su lucha” y nuevamente como diría Julia Serano somos chivo expiatorio del patriarcado que también se alimenta del sistema cissexista, racista, capacitista y colonialista como ellas comprenderán muy bien. Y sí, me chuté la conferencia varias veces para entender su discurso más sus hilos de tuits hasta que me bloqueó cuando le pregunté sobre sus fallas argumentativas o escribía porque me parecía transfóbico o cissexista, que es lo mismo: violencia.

Adenda: invito a que vean la conferencia en la página del IEPC y piensen si los casi 60 minutos de disertación justifican este video:

Soneto de Sor Juana Inés TransIncluyente #8M2021


En perseguirme, Karen, ¿qué interesas?

¿En qué te ofendo, cuando sólo intento

Quitar odio de mi entendimiento

y no sembrar prejuicios y malezas?

Yo no estimo providos ni terfas;

y así, siempre me causa más contento

Lo interseccional de mi pensamiento

que la homogeneidad que envileza.

Y no estimo verdad como provida

ni despojo a otres libertades

ni riqueza me agrada con mentiras,

teniendo por mejor, en mis verdades,

centrar en dignidad todas las vidas

y sanar el dolor de mis hermanes.

Por Rebeca Garza / @Rivka_Azatl

(Video) “Desmontando el Cissexismo como Régimen Sexual: No me odias pero tampoco me miras como tu igual” por la Alianza por las Vidas y Dignidad Trans* #8M2021 #8MTransfeminista #TransfobiaNoEsFeminismo #CissexismoNoESFeminismo #AquíEstáLaResistenciaTrans #SoyTransYnoBorroaNadie


https://fb.watch/4e9Yumw3i5/

La Alianza por las Vidas y Dignidad Trans* presentan:

“Desmontando el Cissexismo como Régimen Sexual: No me odias pero tampoco me miras como tu igual“ con:

Jessica Marjane, presidenta de la red de juventudes trans, abogada a favor de una mirada anti punitiva. Colaboradora con SCJN y CNDH.

Tuss Demian Fernandez presidente del Consejo de Participación Ciudadana y de Derechos Humanos e igualdad entre géneros de Puebla y consejero del comité municipal contra la discriminación en Puebla y uno de los impulsores de la #LeyAgnes aprobada en Puebla en 2021.

Ilsa Aguilar, socióloga, presidenta de QuereTrans y activista por los derechos humanos y de las personas con VIH.

Ericka López Sánchez es Profesora-investigadora de la Universidad de Guanajuato. Red de politólogas.

Modera: Rebeca Garza, funcionaria electoral e integrante de QuereTrans.

APUNTES INTRODUCTORIOS

El prefijo “cis” en contraposición al prefijo trans, señala Blas Radi en “Notas (al pie) sobre cisnormatividad y feminismo”, surge en las comunidades trans norteamericana en los años 90 como recurso interpretativo que desafía el prejuicio de que las personas que no son trans son “normales”, “naturales” o “verdaderos” . Este prejuicio da forma a discursos y practicas jerárquicas y asimétricas legitimadas socialmente y que se la dado por nombre de cissexismo o cisnormatividad y que construye jerarquías estructurales alrededor del binario de género y la diferencia sexual como también lo señalan Radi, Enke y Serano.

Estos conceptos permiten identificar prácticas que se han identificado como privilegio cisgénero, cissexual o cis. Julia Serano lo define como “el doble estándar de que promueve la idea de que la identidad de las personas trans son distintas y menos legítimas que los de las personas cis”. Serano señala que este privilegio está montado en dos procesos, uno es el proceso activo y compulsivo en que se asigna el género de las personas en nuestra interacción cotidiana a partir de pocas señales visuales o auditivas, principalmente las características sexuales secundarias y la expresión de género. Este proceso oculta su carácter especulativo dentro este régimen sexual dado que esta asignación que define como “generización” suele coincidir con el de la persona en cuestión, situación que no suele suceder con las personas trans, no binaries, intersex y en algunas peculiares ocasiones, personas cis.

El otro proceso en el que se monta el privilegio cis le denomina Serano “sobre entendido cisgénero” que consiste en como las personas cis proyectan su cisgeneridad como una realidad inherente al ser humano lo que da forma a la cisnorma como una realidad que se da por sentada entre la interacción cotidiana entre las personas, en la construcción de normas, leyes e instituciones así como en la producción de conocimiento que no solo excluye a las personas trans y sus experiencias en primera persona sino que este régimen participa activamente en su marginación y exclusión cotidiana e histórica.

Ejemplos de prácticas cotidianas de este privilegio se pueden mencionar los siguientes:

  • Nadie cuestiona a qué sanitario pueden ingresar como sucede con las personas trans.
  • Nadie les cuestiona si son un hombre o una mujer de verdad. Tampoco les dicen “qué bien te ves para ser mujer u hombre”.
  • Nadie desacredita su identidad de hombre o mujer por qué no “pasan” como tal o por la apariencia, ya sea por la voz, la altura, o ciertas características físicas que se relacionan con estereotipos sexuales y de género.
  • Todas las personas asumen inmediatamente, sin cuestionar, que son el hombre o mujer que manifiestan o proyectan ser.
  • Las vivencias relacionadas con la identidad de las personas cis no son consideradas una enfermedad mental que deba ser curada o una falta a la “moral o las buenas costumbres”.
  • A las personas cis no les niegan el acceso a lugares públicos como restaurantes, centros comerciales, antros, sanitarios porque su imagen “no va con las normas del lugar” o por ideas esencialistas alrededor de la genitalidad.
  • A las personas cis no les rechazan en la escuela, o cuando buscan trabajo por el nombre y el sexo que aparece en su acta de nacimiento y documentos oficiales o por cómo lucen.
  • Ni mucho menos se les exigen que tengan que pasar tratamientos hormonales o quirúrgicos para validar su identidad.
  • A las personas cis no las expulsan de sus hogares por ser expresión o identidad de género.
  • Tampoco la policía les detienen ilegalmente al verles en la calle al suponer que son criminales o por principios caducos como atentar contra la moral sólo por la apariencia.
  • Tampoco les insultan verbalmente, ni les golpean, ni les asesinan solo por su expresión o identidad de género.

Estos discursos y prácticas jerárquicas se intersectan con el sistema racista, capacitista, sexista, endosexista lo que vuelve complejas las dinámicas de violencia que detonan pero no por complejas dejan de existir.

Los prejuicios sin ser atendidos y en contextos donde se legitima esta mirada jerárquica y asimétrica es terreno fértil para el surgimiento del miedo o aversión irracional manifestada en odio en contra de las personas trans, con especial énfasis en el rechazo su la identidad y expresión de género y que se le ha dado el nombre de transfobia.

Estas ideas, discursos y prácticas perpetúan el mensaje de que quizás no nos odian pero no nos ven como su igual en particular cuando esto justifica la indiferencia y los tratos diferenciados que sostienen los contextos de violencia y exclusión que viven cotidianamente las personas trans* y que se han incrementado en los últimos años en México.

Rebeca Garza
@Rivka_Azatl
rbk_garza
@Queretrans

OBJETIVO

Conversar con mirada crítica acerca de las prácticas y discursos cissexistas aún normalizados acerca de las personas trans y no binarias producto de una mirada asimétrica y desigual en contextos académicos, político-electorales, de sociedad civil organizada y dentro de la lucha de la exigencia de reconocimiento de derechos.

PREGUNTAS DETONADORAS:
a. ¿Cómo entendemos el cissexismo? Cissexismo y transfobia: ¿diferenciarlos o no? A partir de estos conceptos, como entendemos a los discursos trans excluyentes y también cómo entender la “tibieza” alrededor de estos discursos y prácticas?

b. ¿Cómo hemos visto, sentido, reconocido y denunciado las prácticas y discursos cissexistas en los diferentes espacios en los que hemos participado?

c. Evidenciando asimetrías: qué discursos y prácticas reconocemos aún vigentes y normalizados en la Marchas #8M y en otros espacios. ¿Cómo se exige reconocimiento y reparación así como no repetición por los costos derivados de la transfobia y el cissexismo ?
d. Conclusiones o mensaje final .

(Video) “Sala de lectura Mundx Zurdx: Sesión Especial sobre Literatura Trans/Trava/No Binarie” (13/mar/2021) de la Alianza por las Vidas y Dignidad Trans* #8M2021 #8MTransfeminista #TransfobiaNoEsFeminismo #CissexismoNoESFeminismo #AquíEstáLaResistenciaTrans #SoyTransYnoBorroaNadie


https://fb.watch/4e7wEh2Txa/

(10/mar2021) @ONPE_oficial Oficina Nacional de Procesos Electorales – Perú aprobó un Protocolo para Garantizar el Derecho al Voto de las Personas Trans. Ahora, es deber del Jurado Nacional de Elecciones del Perú y la propia ONPE capacitar a su personal @GahelaJP13