“Cantando al sol como la cigarra…”



Me gusta Mercedes Sosa: su imagen que algunos han
querido relacionar con el arquetipo de la Madre Tierra, su hermosa voz de madre
que dulcemente canta una canción de cuna como en “Duerme Negrito”, que con
profunda nostalgia hace una elegía a una poeta en “Alfonsina y el Mar”, o que
con frágil dulzura acaricia con “Corazón de estudiante”, o bien, que con sonora
y potente voz protesta en canciones como “La maza”.

Nada es eterno, lo sabemos. Hay ciclos que deben cumplirse.
La Negrita Sosa ha cumplido el suyo pero su paso por este mundo no fue en vano.
No dudo que haya tocado muchos corazones, como fue el mío.

Hay momentos en la vida de las personas fuertemente
impregnados por un olor, una imagen o un sonido, que inmediatamente remiten a
ese momento específico. De la misma manera que Proust rememora en una de sus
novelas los recuerdos de la infancia de su personaje principal al comer una
magdalena en una taza de té lo mismo me sucede con la interpretación de
Mercedes en “Como la Cigarra”, que en alguna etapa fue una canción de esperanza
y grito de batalla y que con el paso del tiempo adopté como mía.

Si es cierto que las personas no mueren mientras se les
recuerda, indudablemente la Negrita Sosa vivirá por muchos, muchos muchos años
más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s