La Mujer Salvaje


La Mujer Salvaje

“Y esta criatura es siempre una hechicera—creadora o una diosa de la muerte o una doncella que desciende o cualquier otra personificación. Es al mismo tiempo amiga y madre de todas las que se han extraviado, de todas las que necesitan aprender, de todas las que tienen un enigma que resolver, de todas las que andan vagando y buscando en el bosque y en el desierto.”

Continúa leyendo La Mujer Salvaje

Hambre del alma


Hambre del alma

“Como otras muchas mujeres antes y después de mí, viví mi vida como una criatura disfrazada. Tal como habían hecho mis parientes y amigas, mayores que yo, me contoneaba—tambaleaba sobre zapatos de tacón y me ponía vestido y sombrero para ir a la iglesia. Pero mi espléndida cola asomaba a menudo por debajo del dobladillo de la falda y movía tanto las orejas que el sombrero me caía por lo menos sobre los ojos y, a veces, hasta cruzaba volando la habitación.”

Clarissa Pinkola Estés en “Mujeres que corren con los Lobos” (Introducción: Cantando sobre los huestos)

Continúa leyendo Hambre del alma

Cantando sobre los huesos


Lobo en el bosque

“No es difícil comprender por qué razón los viejos bosques y las ancianas se consideran unos recursos de escasa importancia. No es ningún misterio. Tampoco es casual que los lobos y los coyotes, los osos y las mujeres inconformistas tengan una fama parecida. Todos ellos comparten unos arquetipos instintivos semejantes y, como tales, se les considera erróneamente poco gratos, total y congénitamente peligrosos y voraces.”

Clarissa Pinkola Estés en “Mujeres que corren con los lobos”, Cantando sobre los huesos

Continúa leyendo Cantando sobre los huesos

Recopilación de “Mujeres que corren con los lobos”


http://www.youtube.com/watch?v=UkhG4JihpaQ&feature=player_embedded#!

“Aquél, que no puede aullar, no podrá encontrar su manada.”

Hoy ha sido un día que ha consistido en salir de la comodidad de la cueva, merodear, husmear, correr y saltar. Reconocer los aullidos de otras lobas, de otras manadas, y de la mía propia. Desentumir las patas que habían olvidado la maravilla de correr, y el alma de volar. Dejar florecer el espíritu creador y la esencia sanadora, más importante aún cuando se sana a sí misma. ¡Qué maravilloso ha sido salir de la cueva!

Continúa leyendo Recopilación de “Mujeres que corren con los lobos”