Apuntes del Seminario de Derechos Humanos


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los días 24 y 25 de Noviembre de 2012 tuve la oportunidad de asistir al “Seminario de Derechos Humanos” de 10 horas que organizó el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana en Baja California (IEPCBC) cuyo expositor fue el Dr. Jorge U. Carmona Tinoco. De dicho seminario comparto los siguientes apuntes que logré pescar al vuelo.

 

Impulsos de los Derechos  Humanos en México.

  • Levantamiento armado en Chiapas (1994).
  • Surgimiento de internet (1995)
  • Momento en que México decida formar parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (16/12/98)

La muerte de Digna Ochoa fue significativa para que ciertas autoridades en México cerraran su apertura a los derechos humanos.

A partir de 2002 México acepta acatar las recomendaciones de diversos organismos, como:

  • El Comité de los Derechos Civiles y Políticos.
  • El Comité Contra la Tortura.
  • El Comité Contra la Discriminación Racial.
  • El Comité Contra la Discriminación de la Mujer.

En la década de 2000 se instala la Oficina del Alto Comisionado para la Protección de los Derechos Humanos, que generalmente se instalan en países con serios problemas con respecto a los derechos humanos. En el caso México, éste lo solicitó para tener apoyo técnico y orientación. En los últimos años esta Oficina ha tenido un papel importante en las reformas recientes vinculadas con derechos humanos.

La reforma constitucional de 2011 es muy relevante para la protección de los derechos humanos. Es la reforma 93/94 en derechos humanos de la Constitución Mexicana y es una de las más trascendentes.

¿Cómo era la Constitución Mexicana con respecto a los derechos humanos antes de la reforma de 2011?

 

El concepto de “garantías individuales” no era del todo adecuado. Hacía más referencia a los instrumentos de protección de “algo”. Se debía diferenciar los derechos humanos con respecto del instrumento de protección. Por otra parte, dejaba por fuera el concepto  de “derechos políticos” ya que éstos no eran considerados “garantías individuales” por lo que ante sus violaciones procedía el amparo (que protege a los primeros 29 artículos de la Constitución Mexicana), hasta que en 1996 se creó el Juicio para la Protección de los Derechos Políticos del Ciudadano.

También existían problemas con el contenido de los derechos, por las siguientes razones:

No era un catálogo  de derechos humanos modernos, tenía vacíos, es decir, no incluía la protección de algunos derechos fundamentales (como los políticos).

No tenía cláusulas abiertas, es decir, era un catálogo de derechos fijos, por lo que no permitía incluir otros derechos a los señalados en la constitución.

Algunos de los primeros 29 artículos no son en realidad derechos.

Por lo anterior, además era un catálogo desarticulado.

Otro problema era la cantidad de tratados que México ha ratificado, cerca de 1600 y de éstos, aproximadamente 100 son de derechos humanos. ¿Cómo podría el Estado Mexicano todos estos tratados internacionales en normas nacionales? En este sentido, México no estaba preparado para atender todas las recomendaciones y sentencias internacionales. No existe un marco jurídico para atender esta situación.

Reforma de los Derechos Humanos de 2011.

 

Algunos de los cambios más destacados de esta reforma son los siguientes:

  • Se cambió la denominación de “Garantías Individuales” por “Derechos Humanos y sus Garantías”
  • Se cambió cierto fraseo para reconocer que los derechos humanos no los otorga el Estado sino que éstos son inherentes a la naturaleza humana así como la neutralidad del género: “reconoce” por “otorga”, “persona” por “individuo”.
  • Se agregan algunos temas como: la no discriminación por preferencia sexual, la educación en materia de derechos humanos, el principio de protección de los derechos humanos en materia de política exterior (derechos de audiencia para extranjeros), el concepto de “ombudspeople”, los derechos humanos en el ámbito laboral, el exigir a las autoridades sus motivaciones en caso que consideren no acatar las recomendaciones con respecto a derechos humanos así como su comparecencia, la facultad de investigación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) cuando antes esta facultad pertenecía a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SPJN), previsión de inconstitucionalidad de las normas generales con respecto a los tratados internacionales(Art. 105),  que ahora todas y todos los jueces deben atender el principio por persona y desaplicar las normas contrarias a la Constitución Mexicana o los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos.

Existen tres modelos de control constitucional:

  • El concentrado: que proviene de Europa. Inició en el Siglo XX con la Constitución Austríaca y descansa en el Tribunal Constitucional que se encuentra fuera de los tres poderes de gobierno. Sus decisiones tienen efectos generales.
  • El difuso: inspirado en Estados Unidos. En donde cualquier juez puede desaplicar en casos concretos normales contrarias a la Constitución. Estas decisiones no implican efectos generales.
  • El mixto: Es una mezcla del concentrado y el difuso. México posee el modelo de control mixto.

Asimismo, existen dos tipos de control constitucional:

  • El abstracto: en donde se analiza la compatibilidad de las normas recién aprobadas con respecto a la constitución, antes de aplicarse  a casos concretos.  El artículo 105, fracc. II, señala que las acciones de inconstitucionalidad dentro de los 30 días naturales a partir de la aprobación de la norma. En estos casos, también aplica el amparo.
  • El concreto: requiere de un acto de aplicación de la norma para hacer los planteamientos de inconstitucionalidad.

En México existen los dos tipos de control constitucional.

La reforma constitucional de 2011 introdujo dos principios para la toma de decisiones de las y los jueces:

Principio de Interpretación Conforme (Artículo 1, párrafo II).

Fue creada por el Tribunal Constitucional Alemán. Consiste en que cuando el Tribunal Constitucional reconoce una norma que es inconstitucional tiene efectos generales, es decir, para toda la población. Este principio de interpretación conforme busca siempre interpretar la norma para hacerla compatible con la Constitución antes de señalar su inconstitucionalidad. Su objetivo es mantener la integridad del conjunto normativo.

Principio Pro-persona (o pro-hominen).

Es un principio de interpretación que nace jurisprudencialmente por la Corte Interamericana de los Derechos Humanos con el asunto de Viviana Gallardo de Costa Rica. Este principio señala que  las normas siempre deben darse a favor de la dignidad y de los derechos de las personas. Es un principio reconocido internacionalmente. Con la reforma de 2011, este principio se vuelve una obligación de todas las autoridades administrativas y jurisdiccionales.

Comparto una reflexión del Dr. Carmona, quien dictó el seminario: “Ya existía en la Constitución Mexicana este principio pro-persona pero nadie lo aplicaba. Estaba señalado en el artículo 1 de la Constitución en donde señala que las garantías no podrán restringirse o suspenderse.  Asimismo, el artículo 15 de la Constitución contenía tres prohibiciones al momento de celebrar tratados internacionales: la prohibición de extraditar reos políticos, la prohibición de extraditar delincuentes de orden común y que tuvieran la condición de esclavos y la prohibición de firmar tratados que vulneraran los derechos previstos en la constitución mexicana.”

El principio pro-persona tiene tres modalidades:

  1. De las diversas interpretaciones de una norma se elige aquella que es más favorable a la libertad, a la dignidad y a los derechos de la persona.
  2. Cuando en un caso resultan aplicables dos normas que restrinjan los derechos, se elegirá aquella que sea menos restrictiva.
  3. El prinicipio pro-persona sirve también de parámetro para resolver contradicciones normativas. Es decir, desplaza el criterio jerárquico de las leyes y tratados. Eso incluso establece la posibilidad que si una norma inferior en jerarquía (municipal o estatal, por ejemplo) es la que otorga el mayor beneficio a la persona es la que será acatada.

Condiciones para que funcione el principio pro-persona:

  1. Sólo opera a nivel normativo. Solo sirve para interpretar normas no para calificar hechos.
  2. Requiere de dos normas que sean expresas, que estén promulgadas y en vigor. No se puede aplicar sobre normas supuestas o implícitas.
  3. Y requiere que las dos normas cumplan con los requisitos de validez para aplicarlas a un caso concreto.

Los cuatro requisitos de validez para aplicar una norma:

  • Espacial: que señala el territorio en donde tiene aplicación la norma. No se puede solicitar el amparo de una norma de un territorio que no nos corresponde.
  • Temporal: que la norma sea vigente (ver caso Radilla en donde el concepto de tortura extendió el concepto de temporalidad).
  • Personal: que corresponda a las personas que la ley señala a las que será aplicada (mujeres, niños, grupos indígenas). Casos a debate: mujeres transexuales sobre leyes internacionales en contra de la violencia de la mujer; extranjeros que adoptan usos y costumbres de comunidades indígenas; etc.
  • Material: las normas deben ser de la naturaleza que se ocupe. Por ejemplo, para un asunto de tortura no se podrá solicitar el amparo de una norma laboral.
  • Adicionalmente: debe haber sido expedida por autoridades competentes. Si una norma cumple los requisitos anteriores pero no fue expedida por la autoridad competente no tendrá validez.

Límites del prinicipio pro-persona.

  • Sólo opera cuando estamos frente a los derechos de una persona y una autoridad. No aplica entre dos o más personas.
  • Principio de ponderación: sirve para que, dependiendo del contexto del caso, se reconozca que derecho prevalece sobre otro. Se usa para resolver conflictos entre derechos.

Como se dijo anteriormente, con la reforma constitucional de 2011 todas las autoridades están obligadas a llevar a cabo interpretación conforme y principio pro-persona.

Y las y los jueves están obligados en sus decisiones a llevar a cabo control de constitucionalidad y de convencionalidad, después realizar la interpretación conforme y aplicar el principio pro-persona, y finalmente, en su caso, desaplicar normas contrarias a la constitución o a los tratados internacionales.

El control de constitucionalidad es analizar una norma a la luz de la constitución, y el control de convencionalidad es analizar una norma a la luz de los tratados internacionales de derechos humanos.

Restricciones a los derechos humanos.

Los Estados pueden restringir algunos derechos humanos de acuerdo a los siguientes criterios establecidos internacionalmente:

  • Las restricciones que resulten deben estar previstas en una ley formal y material.
  • Que la ley haya sido dictada por razones de interés general y sea necesaria.
  • Que en efecto la restricción sea para lo que se señala.
  • Y que deben ser transitorias. Nunca serán permanentes.

Ver artículo 30 de la Convención Americana de los Derechos Humanos.

Ver la sentencia Castañeda.

Conceptos clave para trabajar derechos humanos y tratados internacionales.

  • Tratado internacional: acuerdo entre Estados que se rigen por el Derecho Internacional.
  • No importa el nombre, puede llamarse tratado, convenio, protocolo, pacto, etc.
  • Ratificación: proceso mediante el cual el Estado se obliga a ser parte del tratado.
  • Reserva: “pero” que pone el Estado cuando ratifica un tratado. Apartado que señala que no podrá cumplir y por el cual no se compromete.
  • Declaración interpretativa: es una reserva pequeña, es decir, da un giro interpretativo a un apartado del tratado. Es un “Yo lo entiendo así”.
  • Denuncia: acto mediante el cual un país decide no formar parte de un tratado.
  • Régimen Jurídico Internacional: tratados con fuente importante en el Derecho Internacional y también puede tener como fuentes las costumbres, los principios, la doctrina y los precedentes.
  • Convención de Viena sobre el derecho de los tratados (1969):  es el tratado de tratados. Contiene las reglas de interpretación de los tratados (Artículo 30).
  • Principios para la aplicación de los tratados.
  • Régimen Constitucional de los Tratados Internacionales: existen en la Constitución Mexicana más normas sobre tratados  internacionales de lo que imaginamos, como: los artículos 15 y 16 sobre las prohibiciones a los tratados, el 89 y el 76 sobre las celebraciones, el 27 y el 42, el artículo 104, el 105,  103,  sobre la jerarquía el 1 y el 133, sobre la interpretación el 94, etc.
  • Régimen Legal sobre Tratados Internacionales (1992): Son dos: La Ley sobre la celebración de los tratados de 1992 y la Ley sobre la celebración de los tratados en materia económica (2004-2005).
  • DOF: para que un tratado internacional tenga efectos jurídicos debe ser publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Orden para trabajar con Tratados Internacionales:

  • Verificar la existencia del Tratado Internacional.
  • Verificar que haya sido ratificado por el país en cuestión.
  • Verificar que esté en vigor.
  • Verificar las reservas.
  • Verificar las declaraciones interpretativas.
  • Verificar que haya sido publicado en el DOF.

Nota: el artículo 29 de la Convención Americana contiene las reglas de interpretación, pero son de tipo negativo, es decir, señala como NO se deben interpretar.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: