The Perks of Being a Wallflower


“Me siento infinito”

“The Perks of Being a Wallflower” (o “Las ventajas de ser un marginado” como se le llamó en España o “Las ventajas de ser invisible” como se conoció en México) es un retrato sobre la vida adolescente en la década de los 80’s de un grupo de personas “marginadas”, o “inadaptadas” como se les conoció popularmente en esa década (“nerds”).

 

“Aceptamos el amor que creemos merecer”

Y este retrato aborda diversas problemáticas desde la mirada de Charlie -Logan Nerman-, un joven proveniente de una familia católica, cargado de culpas (principalmente por la relación con una Tía ya muerta y que contiene una subtrama que profundiza más su personalidad), con cierto desequilibrio mental que se desencadena no solo por la problemática anterior sino al entorno que normaliza la violencia (física, verbal, bullying), el rechazo a lo diferente (aunque queda claro que todos son diferentes y el miedo a ser expuesto detona el ataque a la persona más vulnerable, en este caso quienes ingresan a primer año), el uso y el abuso de las drogas y el alcohol, la soledad y el propio sentimiento de búsqueda y de incomprensión que todas y todos vivimos en esa etapa.

 

“-Charlie, se que sabes que me gusta Craig, pero quiero que nos olvidemos de eso un momento, ¿de acuerdo?
-De acuerdo.
-Sólo quiero asegurarme que la primera persona que beses te quiera”.

La historia de Charlie es el hilo conductor de este drama adolescente, con un guión muy sólido, y que encuentra su tabla de salvación en los hermanastros Patrick (Ezra Miller) y Sam (Emma Watson) y sus amistades: una aspirante a estudiante de cine y una budista punk. Ellos conforman la isla de los juguetes descompuestos, un grupo que crea su propio espacio donde cada quien se expresa libremente, donde encuentran contención, cariño, solidaridad, compañía y diversión.

Destacó la actuación de los tres jóvenes, quienes dotan de vida y logran trasmitir la complejidad de las historias que cada personaje carga a cuestas.

“The Perks of Being a Wallflower” aunque es una película sobre adolescentes contiene un drama muy bien orquestado sobre cómo se vive y sobrevive la adolescencia y cómo a pesar de que podremos recordar momentos difíciles en esa etapa de búsqueda de la identidad también conservamos en nuestra memoria momentos en los que nos sentimos infinitos.

 

“Y todo esto será historia y nuestras imágenes se volverán viejas fotos. Y todos nos volveremos el padre o la madre de alguien. Pero en este momento, esos momentos no son historias. Está ocurriendo. Estoy aquí y la estoy viendo. Y es tan hermosa. Puedo verlo. Ese momento en el que sabes que no eres una triste historia. Estás vivo. Y ves las luces de los edificios y lo que te hace preguntarte. Y estás escuchando esa canción con la gente que más quieres. Y en ese momento, juro, somos infinitos”.

Zoo (documental)


Excelente documental que explora a unas personas, marginales unos y otros exitosos ante la sociedad, con un común denominador: su inclinación erótica, y señalan afectiva, por los caballos.

El tema en sí es tabú, y un tabú muy grande. Y que por lo mismo no es fácil acceder a la propuesta del director que es presentarnos ese submundo donde un grupo de personas se reúnen para realizar prácticas sexuales afines.

Y alrededor de este sórdido tema, Devor presenta con elegancia, con muy buen gusto en la fotografía, en la música, y en el acercamiento a las historias de estas personas varias cuestiones que, sin juzgarlas, dejan una veta de amplio debate sobre el tema como el supuesto libre albedrío con el que los animales se incorporan a las prácticas, la persecusión por parte de la ley en algunos estados y el vacío en otros, el papel del internet, la soledad, la marginalidad, etc.

Irónicamente, un documental tan bien hecho que aborda las prácticas marginales de ciertas personas quizás quedará también condenado a la marginalidad. En realidad es muy recomendable por su forma y su contenido.

El alucinante mundo de Norman


No sé ustedes pero desde que vi Toy Story 3 he tenido la percepción que los guiones pasan por la revisión de, digámoslo de algún modo, psicólogos. Esta película me pareció que inicia de una forma aparentemente inocente. ¿Un niño que ve muertos? Bueno, ya lo hemos visto. Sin embargo, enlazar esta historia con conceptos como el “bullying”, las diferencias y, más adelante, en la última media hora de la película donde da una vuelta más, al señalar el por qué de las razones de que una personas sean de un modo en particular me pareció una lección muy profunda para una película infantil. No creo que sea una película para niños menores de 8 años pero me pareció una agradable sorpresa en este verano.
spoiler:
La escena donde la niña discute con Norman y aparenta que lo destruirá me pareció visualmente fabulosa y lo mejor de la película aunque en el cine las niñas y los niños pequeños estaban asustados.