«Feliz eres tú, lector, si no perteneces al sexo al que le están prohibidas todas las cosas buenas (…) al que le está prohibida la libertad, sí, y al que gradualmente se le han prohibido incluso todas las virtudes» (Marie de Gournay)