La abordé con ciertas reservas, temí que las distancias culturales pudieran representar una barrera para comprender esta impresionante película pero no fue así. Esta película trata sobre la vida misma y la trata de una forma poética que puede resultar muy dolorosa. Pocas películas me han atrapado tanto que incluso días después de verla seguía pensando en los trágicos secretos de la protagonista. Lloré al final de verla y guardé silencio, un respetuoso silencioso por haber presenciado una impresionante e inolvidable historia sobre el odio y el amor.