La historia es una fábula fantástica acerca del amor y del desapego, de la maternidad-paternidad, del ser orgullosamente diferentes, de los ciclos vida-muerte. Es una historia bella, bien contada, que puedes ver con tu pareja o tu familia y que hace sentir bien. Si eres un cinéfilo con fuertes aires de intelectualidad seguramente no te gustará. Pero si amas el cine, en todas su variantes, en su amplia diversidad, en sus infinitos discursos, y que te dejas llevar por la propuesta de la película (como para dar algunas concesiones) y quieres disfrutar un buen rato (pensando, reflexionando, llorando, riendo, etc) te gustará porque la película cumple su cometido de entretener y dar un mensaje al mismo tiempo.