Aunque visualmente impresionante y bella, «Life of Pi» me quedó debiendo al final. Que la única razón para creer en una historia increíble de naufragio con un tigre de bengala y/o la existencia del dios que crea, protege y castiga nadamás porque es la historia más hermosa me pareció muy endeble. Esperaba un cierre más inteligente y poético. Aún así, es un buen espectáculo visual.