Violencias basadas en genero


(…) Esta  “naturaleza  femenina”  no  va  nunca  separada  de  la  heteronormatividad,  por  lo  que  también  las  mujeres  que  tienen  atracciones  eróticas  y/o  sexuales  para  con  otras  mujeres también  han  sido  y  son  violentadas  de  forma  constante  por  la  normas  y  las  leyes  de  correspondencia  entre  sexo  y  género  establecidas.    Es  necesario  entender  este  mecanismo  de  funcionamiento  para  poder  ver  hacia  dónde  van  dirigidas  las  violencias  y  reconocer  que  estas  no  se  producen  únicamente  porque  una  persona  (en  este  caso  las  mujeres)  tengan  un  sexo  determinado;  sino  también  porque  sus  acciones  no  corresponden  con  lo  que  se  espera  de  ellas:  en  este  caso,  pasividad  y  silencio  ante  la  violencia  que  se  les  inflige.  Es  por  ello  que  creemos  conveniente  incluir  la  violencia  contra  las  mujeres  en  la  que  denominamos  “Violencia  Basada  en  Género”  que,  en  este  estudio,  adquiere  el  siguiente  significado:    “Toda  acción  de  potencia  y  de  fuerza  ejercida  sobre  un  hombre  o  una  mujer,  con  base  en  la  construcción  social  y  cultural  que  se  hace  de  cada  sexo.  Se  manifiesta  de  diferentes  formas  de  acuerdo  con  las  dinámicas  de  poder  y  las  relaciones  de  subordinación  entre  hombres  y  mujeres,  que  sustentadas  en  las  representaciones  sociales  y  culturales  en  torno  a  lo  masculino  y  lo  femenino,  devienen  en    acciones  que  causan  o  puedan  causar  daño  o  sufrimiento  físico,  sexual  o  psicológico  hacia  una  persona  en  razón  de  su  pertenencia  a  un  sexo.  La  Violencia  Basada  en  Género  es  una  noción  que  busca  hacer  explícito  el  hecho  de  que  el  desequilibrio  de  poder  en  las  relaciones  entre  los  géneros  produce  discriminación,  violencia  y  violaciones  de  derechos  humanos  y  libertades  fundamentales,  y  al  hacerlo  explica  por  qué  al  analizar  quiénes  son  las  principales  víctimas  de  este  tipo  de  violencia,  éstas  resultan  ser  mayoritariamente  mujeres  y  niñas.”  (…)

EXPERIENCIAS  EXITOSAS.    MUJERES  QUE  HAN  ROTO  EL  CICLO  DE  VIOLENCIA.    VIOLENCIA  BASADA  EN  GÉNERO  EN  LA  RELACIÓN  DE  PAREJA.
  MAR  GALLEGO,  LIZA  GARCIA,  INVESTIGADOR

Construcciones de género


“Las  construcciones  además,  se  hacen  “haciéndose”  y  no  podemos  afirmar  tampoco  entonces  que    estas  creen  identidades  comunes  para  todas  las  personas;  ya  que  esta  afirmación  negaría  al  cuerpo  como  lugar  de  acción,  dándole  un  papel  pasivo  que  no  tiene  y  no  le  corresponde.  Percibir  los  discursos  socio-‐culturales  (que  no  dejan  de  ser  políticos)  con  el  cuerpo  como  objeto-‐pasivo  afectado  por  el  discurso  y  que  encarna  a  este  sin  resistencias,  es  negar  toda  posibilidad  de  poder  del  mismo.  Según  Judith  Butler  (BUTLER,  2010,  p.  273),  el  género  no  debe  considerarse  una  identidad  estable  o  un  sitio  donde  se  funde  la  capacidad  de  acción  y  de  donde  surjan  distintos  actos,  sino  más  bien  como  una  identidad  débilmente  formada  en  el  tiempo,  instaurada  en  un  espacio  exterior  mediante  una  reiteración  estilizada  de  actos.  En  otras  palabras,  mujeres  y  hombres  ⎯como  identidades  construidas⎯  no  son  estables  en  sus  construcciones.  Las  construcciones  son  complejas  y  se  encarnan  de  diferente  forma  según  la  persona.  Por  tanto,  el  género  entendido  como  una  serie  de  conceptos  que  hacen  que  un  sexo  determinado  se  desarrolle  siempre  de  una  forma  es,  desde  este  punto  de  vista,  una  idea  errónea.”

EXPERIENCIAS  EXITOSAS.    MUJERES  QUE  HAN  ROTO  EL  CICLO  DE  VIOLENCIA.    VIOLENCIA  BASADA  EN  GÉNERO  EN  LA  RELACIÓN  DE  PAREJA.
  MAR  GALLEGO,  LIZA  GARCIA,  INVESTIGADORAS.

Doble sentido de la violencia contra las mujeres


(…) podemos  decir  que  la  violencia  contra  las  mujeres  tiene  un  doble  sentido:  de  una  parte,  una  violencia  que  se  produce  de  mano  de  aquellas  personas que  consideran  que  el  mero  hecho  de  haber  nacido  con  una  dotación  biológica  (asignada  socialmente  a  las  mujeres)  es  señal  inequívoca  de  la  inferioridad  de  lo  femenino,  siguiendo  los  mandatos  de  las  jerarquías  patriarcales  y  androcéntricas  impuestas.  De  otra  parte,  se  produce  una  violencia  contra  las  mujeres  por  no  asumir  el  género  al  que  se  le  obliga  debido  a  su  sexo,  es  decir,  por  no  asumir  roles  considerados  femeninos  que,  según  estas  posturas,  “tienen”  que  reproducirse  con  el  género  femenino.  Esto  es  tan  así,  que  las  mujeres  que  no  asumen  comportamientos  no  considerados  “femeninos”,  son  tachadas  por  estas  personas  de  “antinaturales”;  siempre  bajo  el  pretexto  de  que  el  género  es  una  cuestión  natural:  no  construida  (algo  que  niegan  de  forma  constante  las  teorías  de  género).    Esta  “naturaleza  femenina”  no  va  nunca  separada  de  la  heteronormatividad.

EXPERIENCIAS  EXITOSAS.    MUJERES  QUE  HAN  ROTO  EL  CICLO  DE  VIOLENCIA.    VIOLENCIA  BASADA  EN  GÉNERO  EN  LA  RELACIÓN  DE  PAREJA.
MAR  GALLEGO,  LIZA  GARCIA,  INVESTIGADORAS.