Sobre la insistente violencia machista hacia las mujeres en México


no-existe-justificacion

En los últimos días han sido noticias nacionales agresiones a diferentes mujeres[1] como la golpiza a Ana Guevara, el caso de la agresión a la cantante María Barracuda, el caso de una joven que fue tomada como rehén en un asalto en Iztacalco, el asesinato impune de Paola, una mujer trans,  y la terrible tragedia de la mujer de Tepeaca en donde un hombre le arrojó ácido en la cara.

Ahora bien, quizás han sido casos mediáticos por ser personas famosas o por las condiciones peculiares o trágicas en las que sucedieron, sin embargo, este es el contexto de riesgo en que todas las mujeres vivimos en México todos los días, situación que se sigue subestimando en la aplicación de diversas políticas públicas.

Asimismo, como se ha documentado en otros casos, la revictimización y criminalización de la víctima o sobreviviente sigue siendo una práctica que no sólo se han registrado en las instituciones sino que hacen eco en las redes sociales cuando una mujer denuncia la violencia machista.

Hay quienes argumentan que la violencia es violencia sin importar el género y eso es una forma de invisibilizar la situación tan grave que actualmente se vive en México. En ese sentido, te invito a preguntarte cada vez que creas que la denuncia de la violencia machista es exagerada o injusta:

  1. ¿a quiénes agreden verbalmente por la ropa “provocativa” que llevan puesta?
  2. ¿a quiénes obligan a prostituirse las redes de crimen organizado?
  3. ¿qué personas son más asesinadas por sus propias parejas incluso en su propias casas?
  4. ¿qué personas aparecen asesinadas, muchas veces con signos de abuso sexual, en los campos, aguas negras, baldíos, y lugares abandonados?
  5. ¿a quiénes se les juzga sus capacidades intelectuales por su imagen o sus atributos físicos, incluso por si tiene hijos o no los tiene?
  6. Y un largo etcétera.

Esto no es un victimismo para prejuzgar a todos los hombres. Al contrario, es importante reconocer que vivimos en sociedades donde cotidianamente recibimos estímulos que nos hacen creer que estas situaciones de violencia son normales o ellas se lo buscaron y no es así.

Si queremos educar para la paz y para una efectiva convivencia pacífica es necesario que reconozcamos esta normalización de la violencia y la cuestionemos todos los días… aunque te llamen feminazi. Aceptando que existe este problema será el primer paso para que trabajemos como sociedad para resolverlo.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

[1] “Senadora, cantante, cajera y ama de casa, agredidas en una semana”. El Universal. 16 de diciembre de 2016:  https://t.co/Lg8QP8dhTQno-existe-justificacion

Mis deseos para 2017


Creo que si hay una mística que nos mueve e impulsa es lo que llamamos “amor”, y no me refiero a la idea del amor romántico sino a esa fuerte energía inexplicable que sentimos vibrar dentro de nuestros cuerpos, ya sea en el corazón, ya sea en el estomágo, o cuando manipulamos un instrumento cuando sabemos que estamos haciendo lo correcto, viviendo el momento exacto con las personas adecuadas.

El amor como energía vital que nos mantiene no solo con vida sino que mantiene el ímpetu imperturbable en los momentos más inciertos; el amor que nos hace reencontrarnos en los ojos de otra persona para ver reflejada nuestra más sencilla humanidad para después bajar la guardia y mostrarnos transparentes como agua de río manso; el amor que nos permite levantarnos cada día para poner nuestra marca indeleble a aquello que llamamos trabajo pero esta energía lo convierte en una mística vocacional que hace que ni el trabajo ni una misma vuelvan a ser iguales; y es la misma energía-sentimiento que nos abraza con calidez cuando nos sentimos al borde de la derrota, cuando el ánimo desfallece y permite que el pequeño aliento de vida desesperado se convierte después en un huracán que sigue abriendo nuestros pasos hacia diferentes, novedosos y bellos senderos.

Ese amor es el que deseo que no les falte en el año 2017. Que siga vibrante en sus corazones, que les siga impulsando y confortando pero, sobre todo, que se siga extendiendo para que el pedacito de lugar en donde nos ha tocado estar, sea un lugar más habitable para todas y para todos.

Abrazos sinceros

Rebeca Garza

via IFTTT

Mis deseos para 2017 #FelizAño2017


Creo que si hay una mística que nos mueve e impulsa es lo que llamamos “amor”, y no me refiero a la idea del amor romántico sino a esa fuerte energía inexplicable que sentimos vibrar dentro de nuestros cuerpos, ya sea en el corazón, ya sea en el estomágo, o cuando manipulamos un instrumento cuando sabemos que estamos haciendo lo correcto, viviendo el momento exacto con las personas adecuadas.

 El amor como energía vital que nos mantiene no solo con vida sino que mantiene el ímpetu imperturbable en los momentos más inciertos; el amor que nos hace reencontrarnos en los ojos de otra persona para ver reflejada nuestra más sencilla humanidad para después bajar la guardia y mostrarnos transparentes como agua de río manso; el amor que nos permite levantarnos cada día para poner nuestra marca indeleble a aquello que llamamos trabajo pero esta energía lo convierte en una mística vocacional que hace que ni el trabajo ni una misma vuelvan a ser iguales; y es la misma energía-sentimiento que nos abraza con calidez cuando nos sentimos al borde de la derrota, cuando el ánimo desfallece y permite que el pequeño aliento de vida desesperado se convierte después en un huracán que sigue abriendo nuestros pasos hacia diferentes, novedosos y bellos senderos.

Ese amor es el que deseo que no les falte en el año 2017. Que siga vibrante en sus corazones, que les siga impulsando y confortando pero, sobre todo, que se siga extendiendo para que el pedacito de lugar en donde nos ha tocado estar, sea un lugar más habitable para todas y para todos.

 Rebeca Garza

Presentación de los resultados de las convenciones distritales del parlamento infantil 2016 Oaxaca


Se informan de los resultados del parlamento infantil en las niñas y los niños de México 2016 en Oaxaca

via IFTTT

Sobre Protocolo de la Procuraduría General de la República en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género


justicia-trans

Si alguna vez requieres la efectiva procuración de justicia como víctima o como una persona indiciada y además eres una persona lesbiana, gay, bisexual, trans o intersex quizás sea importante saber que existe un Protocolo de la Procuraduría General de la República en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género[1] que es aplicable para agentes del Ministerio Público de la Federación, Agentes de la Policía Federal Ministerial, Policía Federal y Peritos.

Este protocolo busca proteger derechos ya previstos en los tratados internacionales para que el debido proceso se realice con objetividad y diligencia debida, porque como ya se ha reconocido, quienes participan en la impartición de justicia deben evitar que los prejuicios sociales influyan en sus actuaciones o decisiones.

Por lo tanto, el protocolo establece reglas -para quienes integran la PGR y participan en la investigación y persecución de delitos relacionados con personas de la comunidad LGBTI- para poner en práctica acciones positivas con base a la orientación sexual, la identidad y la expresión de género así como a la atención a víctimas de la comunidad LGBTI que sufran de violencia delicitiva y aplica tanto para personas imputadas, víctimas directas, indirectas o potenciales o en cualquier otro carácter donde intervengan y pertenezca la comunidad LGBTI.

Contiene fundamentos legales para que se pueda exigir a las autoridades cuando se trate de delitos que se persigan de oficio con el objeto que se evite desestimar o no investigar seriamente el delito cometido así como que la investigación sea oportuna, competente, imparcial e independiente a los poderes del Estado, que sea exhaustiva y que cuente con la participación de las víctimas en cuanto a su derecho a ayudar en la investigación.

También contiene una lista de derechos esenciales que tienen las víctimas en la investigación como el consentimiento informado referente a aportar datos que sean de la intimidad cuando se autoriza que sean obtenidos por personas especializadas; el derecho de las víctimas o familiares a apoyar en la investigación incluyendo la posibilidad de aportar peritajes; el derecho a la representación y asesoría jurídica gratuita;  así como el trato adecuado y no discriminatorio.

Si bien, este protocolo requiere actualizarse, especialmente, a la luz de las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos señaladas en el Informe “Violencia contra personas Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Intersex en América”[2] , contiene en 14 hojas información que puede ser de gran apoyo para quienes requieren tener elementos para exigir una efectiva procuración de justicia.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

 

[1] “Protocolo de la Procuraduría General de la República en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género”: http://www.pgr.gob.mx/que-es-la-pgr/PGR_Normateca_Sustantiva/ProtocolodeActuacionLGBTI.pdf

[2]Informe “Violencia contra personas Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Inersex en América” (p. 289) http://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/violenciapersonaslgbti.pdf

El caso de Renata Altamirano y la transfobia normalizada


discriminacion-lgbt

Renata Altamirano es una videoblogger muy conocida en las redes sociales que recientemente compartió en YouTube su interés por transicionar como mujer trans. [1]

En su paso por las redes sociales ha recibido fuertes agresiones homofóbicas, clasistas, racistas y ahora transfóbicas, incluso por parte de personas que se identifican como parte de la comunidad LGBT  mismos que se han agravado a partir de su supuesto estatus de persona indiciada.

Recientemente ha circulado la noticia que Renata está presa. En un video llamado “¿Dónde está Renata Altamirano?”[2], Ophelia Pastrana  abunda sobre el contexto que se sabe, porque se sabe poco, de su situación personal y jurídica.

Sin embargo, la pregunta que algunas personas se harán es ¿por qué la movilización en redes de ciertas personas? En primer lugar, tiene mucho que ver la propia mediatización de la figura de Renata como videoblogger pero también está su situación de ser una persona joven no conforme con el género y que no es considerada como representante de una clase social aspiracional que hacen que viva una especie de linchamiento virtual en donde, ante la supuesta falta legal, encuentran el pretexto para criminalizar su identidad y su expresión de género.

Por esa razón, es que algunas personas han denunciado la transfobia en el caso de Renata. Esa transfobia no solo es exclusiva de las redes sociales sino que trasciende a las personas de la vida real y a su vez a las intuiciones públicas, entre ellas las encargadas de impartir justicia.

Y no hay que confundirse. Nadie ha dicho que Renata sea inocente o culpable, eso le corresponderá a la justicia. Pero el aparato de justicia mexicano también debe tener presentes los protocolos que se han establecido como el de actuación para el personal de la Procuraduría General de la República en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género[3] y que es aplicable para agentes del Ministerio Público de la Federación, Agentes de la Policía Federal Ministerial, Policía Federal y Peritos así como el Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género[4] dirigido a  titulares, operadoras y operadores de justicia que entre, otros principios orientadores, se rigen por el del libre desarrollo de la personalidad, el de la no discriminación, el de la no revictimización y la reserva de la identidad.

Si bien, existen muchos casos más de hombres y mujeres trans que están pasando situaciones similares o aún peores, es importante exigir la correcta aplicación de los citados protocolos como una obligación de las personas que trabajan en las instituciones de impartición de justicia para que ni Renata ni otra persona trans, gay, lesbiana, bisexual o intersex sea revictimizada o se le niegue el acceso a un debido proceso.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

 

 

[1]“No sabía aceptarlo, soy una chica trans”: https://www.youtube.com/watch?v=vFVEM-Q7i-o

[2] “¿Dónde está Renata Altamirano?”: https://www.youtube.com/watch?v=VrAARwefNoo&feature=youtu.be

[3] Protocolo de actuación para el personal de la Procuraduría General de la República en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género: http://www.pgr.gob.mx/que-es-la-pgr/PGR_Normateca_Sustantiva/ProtocolodeActuacionLGBTI.pdf

[4]  Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género: http://www.cndh.org.mx/sites/all/doc/Programas/VIH/OtrasPublicacionesdeinteresrelacionadosconelVIH/SCJN/ProtocoloLGBT-SCJN.pdf

Sobre el reporte sobre las condiciones de derechos humanos de las mujeres #trans en México


03-trans

Deseo compartir algunos hallazgos interesantes del “Reporte sobre las condiciones de derechos humanos de las personas trans en México” elaborado por el Centro Médico LGBT de la Escuela de Leyes de la Universidad de Cornell de Estados Unidos este año.

El documento ijnforma que desde que México reconoció en el año 2010 el matrimonio entre las personas del mismo sexo se han incrementado los brutales asesinatos a la comunidad trans de tal forma que de 2010  a 2011 se duplicaron pasando de 14 a 33.

01-trans

Como ya se ha señalado en otros estudios, México tiene la segunda tasa más alta de crímenes motivados por transfobia en Latinoamérica, sólo después de Brasil, siendo Chihuahua, Guerrero, Jalisco, Ciudad de México y el Estado de México los estados donde se registran más asesinatos.

 

02-trans

También reconoce la terrible violencia que sufren no sólo de la ciudadanía sino de la policía y los militares quienes realizan detenciones arbitrarias, extorsiones y abuso físico, siendo reconocidos por muchas como sus principales depredadores. En el caso de los militares, cuya presencia se ha incrementado a partir de la “Guerra contra las Drogas” (2006-2012), se ha documentado daño en áreas que se han militarizado, siendo las mujeres trans objetivos visible cuya agresión se ha visto incrementada. Ambos, policía y militares, rara vez son castigados por estos abusos.

También identifica que las mujeres trans son víctimas de las redes de secuestro, extorsiones y tráfico humano tanto de cárteles de drogas como de la violencia de crimen organizado. La situación se torna más grave cuando se reconoce las relaciones que han tenido el gobierno mexicano y los carteles en diferentes incidentes relacionados con violaciones a derechos humanos, como en el caso de la masacre de San Fernando en Tamaulipas entre 2010 y 2011 o los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Lo anterior se suma a factores sociales que generan un mayor contexto de vulnerabilidad a la violencia como el rechazo de la familia, la violencia de género, la religión, la marginación económica, la falta de documentos de identidad acordes con el género, la falta de acceso a la salud, la prevalencia de VIH-SIDA así como la ausencia de tratamiento, entre otros factores.

Si bien, el documento es elaborado a partir de las experiencias de solicitud de asilo a Estados Unidos, contiene testimoniales valiosos que respaldan una afirmación cierta y trágica: “El gobierno de México es incapaz de proteger efectivamente a las mujeres trans”.

Rebeca Garza

@Riva_Azatl.

 

Fuente:

Transgender Law Center and Cornell University Law Scholl LGBT Clinic (2016). Report on human rights conditions of transgender women in México. Liga: http://transgenderlawcenter.org/wp-content/uploads/2016/05/CountryConditionsReport-FINAL.pdf