Países más seguros para las personas #trans


 https://youtu.be/hFB34TPJQXo

Buzzfeed[1] junto con el Instituto Williams de la Escuela de Derecho de la Universidad de California en Los Ángeles realizaron una encuesta por internet para identificar en dónde existe políticas públicas que reconozcan los derechos de las personas trans así como la percepción de respeto y seguridad.

Preguntaron en 23 países sobre el acceso de las personas trans a los baños de su elección, el acceso a cirugías de reasignación sexual, la posibilidad de contraer matrimonio, los avances legislativos en materia de adopción, la posibilidad de ejercer la pater-maternidad y la protección existente frente a la discriminación.

Los 10 países mejor posicionados fueron, en este orden: España, Suecia, Argentina, Canadá, Alemania, Reino Unido, Bélgica, India, Australia y Estados Unidos. México se ubicó en onceavo lugar. Los últimos países peor evaluados fueron: Rusia, Hungría, Corea del Sur, Polonia y Perú.

Los casos de México y Brasil contrastan por ser de los países con más asesinatos transfóbicos lo que el estudio lo justifica por la metodología de la investigación, ya que no cuentan con una penetración profunda de internet, por lo que las cifras no necesariamente son representativas pero sí interesantes.

Sin embargo, Brasil y México fueron los dos países en que  casi la mitad de las personas encuestadas dijeron conocer a una persona trans, en tanto que la otra mitad dijo no haber conocido alguna antes.

Por ejemplo, el 35% de las personas encuestadas en México considera que a las personas trans se les debe permitir “cambiar legalmente su sexo en los documentos de identidad” sin ninguna restricción en tanto que el 18% respondió que estas correcciones no se deberían permitir de ningún modo. El resto estuvo de acuerdo en la corrección de la documentación pero sólo después de una cirugía de reasignación sexual o, sin cirugía, pero con autorización de un doctor o un juez.

Gran parte de esta percepción de seguridad tiene que ver con los avances en países como España, Suecia y Argentina, por ejemplo, a favor de leyes y política públicas que reconozcan y protejan explícitamente los derechos relacionados con la identidad de género, la orientación sexual y la libre expresión-sexogenérica.

Rebeca Gaza

@Rivka_Azatl

avery-jackson2

[1] https://www.buzzfeed.com/lesterfeder/this-is-how-23-countries-feel-about-transgender-rights?utm_term=.ssx6Bdm7xE#.swEPyL6X1r

 

Erradicar la violencia la violencia hacia las mujeres: uno de los principales retos de Oaxaca.


La violencia estructural hacia las mujeres es uno de los grandes obstáculos que impide que las mujeres podamos acceder con igualdad de oportunidades al ejercicio de nuestros derechos humanos y en Oaxaca no es la excepción.

De acuerdo al INEGI, el 55.6% de las mujeres mayores de 15 años en Oaxaca habría sufrido algún tipo de violencia. Por ejemplo, 2 de cada 10 mujeres reportó en 2011 haber sufrido violencia sólo de la pareja, 1 de cada 10 de otro agresor distinto a la pareja, casi 2 mujeres de cada 10 reportaron tanto violencia de la pareja como de otro agresor distinto, casi 1 de cada 10 reporto todas las violencias anteriores más algún tipo de discriminación en el trabajo y el 2% reportó discriminación en el trabajo y/o discriminación por embarazo en el trabajo.[1]

Oaxaca forma parte de las 10 entidades que concentran el 65% del total de los feminicidios en el país junto con el Estado de México, Guerrero, Jalisco, Chihuahua, Distrito Federal, Veracruz, Baja California, Guanajuato, Oaxaca y Puebla. En 2015 registró 96 feminicidios ubicándose por encima de la media nacional de 3.8 feminicidios por cada 100 mil mujeres con una cifra de 4.6.[2]

De acuerdo a la Fiscalía Especializada para la Atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género entre 2010 y 2014 ha habido un continuo aumento de denuncias por violencia intrafamiliar pasando de 883 a 1828, “bajando” a 1657 en 2015. En el caso de las denuncias por delitos sexuales se han mantenido entre 400 y casi 700 denuncias, sin registrar ninguna tendencia de descenso. Los feminicidios se han mantenido entre 70 y 90 por año, registrando un pico de 124 en 2014 pero tampoco revela ninguna tendencia a la baja sino al contrario. Lo mismo sucede con las denuncias de trata de personas que pasaron de 7 en 2010 a hasta 32 en 2015, registrando otro pico de 85 en 2013 manteniendo históricamente un aumento constante. Ninguna zona de Oaxaca se salva de la violencia hacia las mujeres siendo la Cuenca y la Mixteca donde más violencia intrafamiliar se registra mientras que en delitos sexuales los registros más altos aparecen en la Costa y en la Mixteca. La Fiscalía no proporciona datos finales de 2016.[3]

A pesar de lo anterior, en Oaxaca no se ha activado la alerta de género.

Por otra parte, el 25 de febrero de 2016 se convirtió en la primera entidad mexicana en tipificar la violencia política de género incorporando acciones penales para proteger los derechos políticos de las mujeres. La reforma contempla imponer prisión de 2 a 6 años y multa de 7 mil a 15 mil pesos a quienes provoquen daño físico, psicológico, económico o sexual en contra de una o varias mujeres y/o su familia para restringir, suspender o impedir  el ejercicio de sus derechos político-electorales o inducirla u obligarla a tomar decisiones de la misma índole en contra de su voluntad. [4]

Sin embargo, esto no ha impedido que siga habiendo casos de violencia política como lo ha señalado el titular de la FEPADE en diciembre de 2016 quien ubica a Oaxaca como uno de los cinco estados con más casos de violencia política en contra de las mujeres junto con Chiapas, Guerrero, Puebla y Quintana Roo.[5] Los casos más recientes, donde Irma Aguilar Raymundo, presidenta municipal de San Pedro Atoyac y Yareli Cariño López.  síndica de Pinotepa Nacional denunciaron amenazas de muerte y violencia política para evitar que tomen sus cargos desde el primero de enero de 2017.[6]

Esto es parte del contexto de violencia generalizada que viven las mujeres en Oaxaca y que es uno de los grandes retos que ciudadanía, sociedad civil organizada, pero sobre todo, instituciones del Estado habremos de impulsar para transitar efectivamente hacia un camino a la igualdad.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

[1] INEGI. “Estadísticas a propósito del día internacional de la eliminación de la violencia

Contra la mujer (25 de noviembre). Datos nacionales”. http://www.inegi.org.mx/. 23 de noviembre de 2016. Consultado el 10 de enero de 2017. Liga: http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/aproposito/2016/violencia2016_0.pdf

[2] Ídem.

[3] Fiscal Especializada para la Atención a Delitos contra la Mujer por Razón de Género. Fiscalía General del Estado de Oaxaca. http://www.pgjoaxaca.gob.mx/ . Sin Fecha. Consultado el 10 de enero de 2016. Liga: http://www.pgjoaxaca.gob.mx/images/estadisticas/pdfs/esta-2016/mujeres_29_02_2016.pdf

[4] Jarquin, Edgar Soledad. “Tipifican violencia política de género en Oaxaca”. Equidad de género, ciudadanía, trabajo y familia, AC. http://www.equidad.org.mx/. 25 de febrero de 2016. Consultado el 10 de enero de 2017. Liga: http://www.equidad.org.mx/index.php/es/2014-11-21-23-07-10/2-uncategorised/616-tipifican-violencia-politica-de-genero-en-oaxaca

[5] Guerrero, Jaime. “Oaxaca, en primeros lugares de violencia política contra mujeres: FEPADE”. Periodismo Digital E-Oaxaca. http://www.e-oaxaca.mx/. 11 de diciembre de 2016. Consultado el 10 de enero de 2010. Liga: http://www.e-oaxaca.mx/oaxaca-en-primeros-lugares-de-violencia-politica-contra-mujeres-fepade/

[6] Zavala, Misael. “Alcaldesa y síndica de Oaxaca denuncian amenazas de muerte”. El Universal. http://www.eluniversal.com.mx/. 10 de enero de 2017. Consultado el 10 de enero de 2017. Consultado el 10 de enero de 2017.

El Trumpismo y la resistencia a favor de las libertades.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trump ha sido  claro desde su campaña y sus primeros días en el cargo con respecto a su visión sesgada y limitada en relación a la igualdad y respeto a las diferencias: sólo tiene un estándar, el suyo y el de las voces que le respaldan a partir de la ya célebre frase “hechos alternativos”.[1]

Por demás simbólico resultó la desaparición en la web oficial de la Casa Blanca de la sección dedicada a los derechos de la comunidad LGBT[2]. Si lo que no se nombra no existe, parece que el mensaje de inicio del trumpismo va dirigido a la invisibilización, otra vez, de un sector históricamente vulnerado y que en el régimen de Obama había tenido avances, especialmente con respecto a los derechos de las personas trans mediante las diversas medidas ejecutivas implementadas.[3]

Los avances a favor de la igualdad están en riesgo en un contexto en, donde cada vez más, toma fuerza un discurso que ya ha levantado fronteras imaginarias contra cualquier diferencia alejada de  la norma anglo-blanca-cis-hetero-capacitista.

De ahí, las marchas de las mujeres contra Trump en el mundo. Hay reportes que señalan que más de medio millón de personas se concentraron en Washington no sólo para protestar contra la investidura de Trump sino como un llamado hacia la resistencia a favor de la igualdad y de los derechos humanos. [4]

Se calcula que se realizaron más de 600 marchas en el mundo. Y se puede decir que ha sido una de las manifestaciones feministas más importantes en los últimos años no sólo por la cantidad de personas y ciudades convocadas sino porque logró la convergencia de las diferentes voces feministas cis y trans; blancas, latinas, negras, entre otras[5]; participaron activistas, académicas, escritoras, celebridades y cualquiera que quisiera sumarse; porque gran parte de los discursos tenían un fuerte componente interseccional en donde se reconoce incluso al sistema económico como parte del sistema de opresión; porque logró el apoyo de los hombres sin que éstos se apropiaran de la marcha; y porque, a pesar de que reconocemos que existen aún tensiones internas dentro de las diferentes corrientes del feminismo, sabemos que el enemigo está allá afuera y actualmente una persona se ha dado la tarea de encarnarlo por medio de un discurso ofensivo, agresivo y que incita al odio y a la discriminación: Donald Trump.

Angela Davis, cerró su discurso vehemente: siguen 1,459 días de administración de Trump lo que significarán 1,459 días de resistencia en todos los espacios y por todas las personas porque la democracia es un trabajo eternamente inacabado y la libertad y la igualdad aspiraciones que siempre hay que proteger en cualquier parte del mundo.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

https://youtu.be/Z5jDn3TaP5A  
[1] Rubio Hancock, Jaime. Un diccionario aclara a una asesora de Trump el significado de la palabra “hecho”. El País. 23 de enero de 2017. Consultado el 23 de enero de 2017. Liga: http://verne.elpais.com/verne/2017/01/23/articulo/1485164759_045882.html

[2] Puentes, Patricia. Desaparecen secciones de cambio climático y derechos LGBT de Web de la Casa Blanca. CNET en español. 20 de enero de 2017. Consultado el 23 de enero de 2017. Liga: https://www.cnet.com/es/noticias/casa-blanca-web-secciones-lgbt-cambio-climatico-desaparicion/

[3] Avery, Dan. 12 Amazing Things President Obama Has Done For The LGBT Community. New Now Next. 4 de agosto de 2016. Consultado el 23 de enero de 2017. Liga: http://www.newnownext.com/president-obama-gay-lgbt/08/2016/

[4] Redacción. Mapa. Marcha de las Mujeres contra Trump en el Mundo. El Universal. 21 de enero de 2017. Consultado el 23 de enero de 2017. Liga: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/mundo/2017/01/21/mapa-marcha-de-las-mujeres-contra-trump-en-el-mundo

[5] Hernández, Karen. Estas son las frases que marcaron la Marcha de las Mujeres. Sin fecha. Consultado el 23 de enero de 2017. Liga: http://www.nuevamujer.com/mujeres/actualidad/estas-son-las-frases-que-marcaron-la-marcha-de-las-mujeres/2017-01-21/193012.html

Como abordar las noticias que involucren personas trans


trans-words

Ante las recientes noticias sobre personas trans es común que en los medios de comunicación las personas reporteras, periodistas, escritoras, blogueras o videoblogueras, entre otras, tengan abordajes que no sean del todo correcto, especialmente uno que respete la dignidad.

Por esa razón, te comparto algunas sugerencias, retomadas de diversas fuentes[1], para abordar las noticias que involucren personas trans:

  1. Lee un poco sobre las diferencias entre sexo, género, orientación sexual, identidad de género y expresión de género. Hay muchas fuentes serias en internet.[2]
  2. No somos sustantivo. No somos “el trangénero” ni “los transexuales”. Mejor usa “la persona transgénero”, “las personas transexuales”. Particularmente, me gusta más la palabra “trans” como concepto paragüas para evitar el debate si una persona es transgénero, transexual o travesti que nos termina cosificando.
  3. Por lo tanto, no cosifiques a las personas trans. No centres el abordaje de tu nota en sus cirugías, sus genitales, las hormonas, la voz, sus características físicas, su forma de caminar, la forma en qué viste o cómo se maquilla.
  4. Usa el nombre con el que la persona trans se identifica. No tienes el derecho de ventilar a la opinión pública el nombre registral de la persona trans y, que en un momento de su vida, decidió rechazar.
  5. Si vas a entrevistar a una persona trans y no tienes claro cómo llamarle, sólo pregúntale: “¿Cómo prefieres que te llame?”. No supongas que tú sabes mejor que nadie cómo se le debe llamar a una persona trans. Si te da un nombre femenino, usa pronombres y artículos en femenino. Lo mismo, si te da un nombre masculino. Si el nombre es neutro, pregúntale qué pronombres prefiere y úsalos correctamente.
  6. Tampoco la criminalices al querer dar a entender que la personas trans “esconde su sexo” o “finge” o “simula” ser alguien que no es. Esto atenta contra su dignidad.
  7. Si puedes, entrevista a las personas trans directamente para que conozcas sus experiencias pero, recuerda, sin cosificarlas ni abordarlas de forma sensacionalista.
  8. Tampoco uses imágenes que seguirán alimentando el morbo y el desconocimiento. Si tus fotografías pueden representarnos con humanidad y dignidad, serás un gran aliado o aliada.
  9. Recuerda que también entre las personas trans hay diversidad. Incluye historias que representen diferentes grupos sociales, étnicos, de género, de orientación sexual, de capacidad, entre otros. No te centres en las que gozamos de ciertos privilegios o cuya voz es más escuchada.
  10. Menciona siempre las leyes y protocolos que protegen a las personas trans, desde la Constitución Mexicana, las leyes contra la discriminación, entre otras leyes locales. Si no las conoces, también puedes buscarlo en internet o entrevistando a activistas locales.

Recuerda, la forma en que abordas las noticias y cómo estás son transmitidas y compartidas también moldean nuestra cultura. Ayúdamos a que ésta sea más respetuosa, plural y digna para todas y para todos.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

https://youtu.be/_KNS1WZd8Xs

[1] “Debunking the ’bathrrom bill’ myth: Accurate Reporting on Nondiscrimination: a Guide for Journalists” http://www.glaad.org/sites/default/files/Debunking_the_Bathroom_Bill_Myth_2016.pdf

[2] “Guía para una Cobertura Objetiva de Personas y Temas Transgénero” http://www.glaad.org/publications/gu%C3%ADa-para-una-cobertura-objetiva-de-personas-y-temas-transg%C3%A9nero

Sobre la Encuesta Transgénero Estados Unidos 2015 (1) @INEGI_INFORMA @Glaad @TransEquality


survey

El 9 de diciembre de 2016, el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero[1] liberó la Encuesta Transgénero Estados Unidos 2015 con más de 28,000 personas encuestadas lo que la convierte en la encuesta más grande en su tipo en la historia de ese país  y cuya versión ejecutiva en español se puede consultar en su página de internet.[2]

Esta encuesta es un ejemplo de cómo un trabajo de esta naturaleza ofrece cifras rápidas y duras sobre los problemas que enfrenta la población trans de Estados Unidos.

Por ejemplo, la tasa de desempleo de personas trans ronda el 15% lo que es tres veces más alta a la tasa de desempleo nacional norteamericana; el 30% de las personas encuestadas que habían encontrado trabajo un año antes de la encuesta fueron despedidas o se les negó una promoción por su identidad de género; 29% de las personas encuestadas vivían en la pobreza que contrasta con el 14% de la población de Estados Unidos que vive en esta situación y el 30% manifestó haber vivido en la indigencia.

Con respecto a las niñas y niños trans, más de la mitad reportó haber sufrido acoso verbal, una cuarta parte acoso físico y el 13% acoso sexual. El 17% señaló que le expulsaron de la escuela. Una de cada 10 niñas y niños trans que compartieron su identidad de género experimentó violencia y fue expulsada de su hogar.

Sin refugio y seguridad, la salud se vuelve una gran preocupación. 39% de las personas señalaron sufrir grave malestar psicológico durante el mes previo a la encuesta, comparado con el 5% de la población estadounidense; 40% ha intentado suicidarse a lo largo de su vida lo que es nueve veces más alto que los índices de intento de suicidios nacional (4.6%).

Al buscar atención médica, los índices de maltrato son altísimos en donde una tercera parte manifestó haber vivido al menos una experiencia negativa por ser trans con un proveedor de servicios de salud y casi una cuarta parte ni siquiera buscó atención médica por temor al maltrato y una tercera parte no pudo hacerlo porque no le alcanzó para pagarlo.

La mirada interseccional revela aún datos más duros. Si bien, las cifras generales demuestran un doble de probabilidad de vivir en pobreza por ser trans, las personas trans latinas, indígenas americanas, multirraciales  y negras tuvieron hasta tres veces más probabilidad. Una cuarta parte de las personas trans indocumentadas sufrieron asalto físico el año previo a la encuesta y el 68% experimentó violencia de la pareja íntima. Una cuarta parte de las personas trans con discapacidad estaban desempleadas y casi la mitad vivía en la pobreza.

También la encuesta revela que a mayor visibilidad hay mayor aceptación que no solo favorece a las personas trans sino también a las de género no binario por lo que se revela un avance en cuanto a la aceptación de la familia, amistades y personas que son parte de sus vidas. Por ejemplo. 6 de cada 10 personas cuya familia sabía directamente que la persona era trans recibieron apoyo, casi 7 de cada 10 cuyos compañeras y compañeros de trabajo que sabían de la condición trans les apoyó, así como 6 de cada 10 estudiantes.

Si bien, estas cifras dan un panorama de la situación de la población trans en Estados Unidos nos revela la importancia de estudios de esta naturaleza en otros países como México y que pudiera llevar a cabo el INEGI. Porque ¿de qué otra manera se pueden generar soluciones ante situaciones problemáticas que no se han identificado?

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

 https://youtu.be/zcoT_aH3vFg

 

[1] “National Center for Transgender Equality”: http://www.transequality.org/

[2] “2015 US Transgender Survey: Informe sobre el resumen ejecutivo”:  http://www.transequality.org/sites/default/files/docs/USTS-Exec-Summ_SPANISH_4.pdf

Una razón más para no criminalizar la protesta.


trans-protesting

El aumento del 20% de gasolina así como la escalada inflacionaria con la que inició el año 2017 ha suscitado una serie de movilizaciones ciudadanas en señal de protesta.

Si bien, ha habido noticias que se han centrado en actos vandálicos hay que tener cuidado en no caer en la seductora idea de criminalizar la protesta.

Hay voces que dicen que las personas más que protestar deberían enfocarse en trabajar más, generar más productividad y esto, a su vez, detonará el desarrollo para todas las personas, sin embargo, no comparto esta opinión especialmente en un contexto de país donde no sólo hemos avanzado muy poco en temas de transparencia  y rendición de cuentas, sino que hemos tenido retrocesos especialmente en lo que se refiere al acceso a los presupuestos y deudas públicas así como el llamado a cuentas a personajes con cargos públicos ante supuestos casos de desvío de recursos y enriquecimiento ilícito.

En un país donde 5 de cada 10 personas viven en la pobreza, donde el año pasado 2 millones de personas han incrementado las filas de la pobreza, en donde los estados donde más creció la pobreza han sido entidades con gobiernos que han sido denunciados por opacos y con finanzas públicas en crisis como Morelos, Estado de México, Veracruz y Coahuila[1] ¿acaso la opción es dejar de protestar?

Al contrario, ahora más que nunca nuestro país requiere de una ciudadanía activa, que dialogue con sus autoridades, que exija la verdad acerca de los problemas públicos y, si bien, existen muchas vías para hacerlo, las manifestaciones públicas  son una vía legítima cuando la ciudadanía no se siente escuchada para así poder posicionar temas en la agenda política y en la opinión pública.

Porque nuevamente estas situaciones incremento de precios no nos afectan a todas las personas por igual. Hay quienes tenemos un trabajo estable y un ingreso fijo y quizá nuestro reto sea ajustar ese presupuesto, pero existen casi 30 millones de personas que tienen un empleo informal[2], poco más de 2 millones sin empleo y el 75% de la población se encuentra excluida de los beneficios de la seguridad social.[3]

Y estas personas generalmente tienen rostro de mujer, muchas de ellas indígenas, y pueden ser lesbianas, bisexuales, trans o son intersex, o se encuentran en situación de migración o con discapacidad, o son madres de familia o viven sin el sostén de un núcleo familiar.

Porque no todas las personas tienen la posibilidad de salir a protestar por encontrarse en situaciones de terrible precariedad social y económica. Por tanto, ¿dejar de protestar sigue siendo opción?

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

 https://youtu.be/jhrvNz8Yzq8

 

[1] “6 gráficas que te explican cómo es la pobreza en México”  http://www.elfinanciero.com.mx/pages/asi-es-la-pobreza-en-mexico.html

[2] “La realidad del empleo y desempleo en México”: http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/la-realidad-del-empleo-y-desempleo-en-mexico.html

[3] “En México, 75% no tiene seguridad social”: http://eleconomista.com.mx/finanzas-publicas/2016/06/14/mexico-75-no-tiene-seguridad-social

Sobre el Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género de @SCJN


scjn

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha elaborado diferentes protocolos de actuación[1] para quienes imparten justicia que es importante que se conozcan.

Estos protocolos son: en casos que involucran niñas, niños y adolescentes; en casos que involucren personas, comunidades y pueblos indígenas; con perspectiva de género; en casos que afecten a personas migrantes y sujetas a protección internacional; en casos que involucren derechos de personas con discapacidad; en casos que involucren hechos constitutivos de tortura y malos tratos; en casos relacionados con proyectos de desarrollo e infraestructura; y en casos que involucren la orientación sexual o la identidad de género[2].

Me enfocaré en este último protocolo relativo a la orientación sexual y la identidad de género donde a partir de los Principios de Yogyakarta y la CIDH aborda conceptos relativos de género, identidad de género, expresión de género y orientación sexual.

También contiene algunos estereotipos que las personas juzgadoras deben estar atentas a no repetir como por ejemplo:

  • “No hay niños y niñas LGBT” o “Los niños y niñas LGBT no saben lo que quieren o están muy jóvenes para decidir”.
  • “Los gais y lesbianas son enfermos mentales.”
  • “Todos los hombres gay son unos enfermos de SIDA y tienen prácticas sexuales riesgosas.”
  • “Los hombres gay y lesbianas no forman relaciones estables”.
  • “Los hombres gay y las lesbianas no tienen hijos o hijas.”
  • “Los hombres gay son violadores y abusan de los niños.”
  • “Los hombres gay y lesbianas no son capaces de darle a los niños y niñas lo que necesitan”.
  • “Los hombres gay y lesbianas confundirán a sus hijos e hijas”.
  • “Los gays y las lesbianas buscan convertir o seducir a todos.”
  • “Las personas bisexuales no existen. Son personas gay que no se deciden.”
  • “Las personas trans son enfermas mentales”.

El protocolo contiene consideraciones para las juzgadoras y los juzgadores en relación al libre desarrollo de la personalidad, al derecho a la no discriminación, al acceso a la justicia bajo un debido proceso apegado al principio pro persona[3] y pro libertatis[4], con perspectiva de género y de diversidad sexual, libre de estereotipos y apegado a los avances científicos y con un trato digno y respetuoso de la privacidad como el test de escrutinio estricto frente  a una restricción basada en categoría sospechosa o el test para detectar una discriminación indirecta, entre mucha más información valiosa.

Te invito a consultar el protocolo en la página de internet de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y si eres una persona juzgadora, a aplicarlo, estas herramientas contribuyen a que poco a poco vayamos construyendo una sociedad más incluyente y respetuosa de la diversidad.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

[1] “Protocolos de actuación para quienes imparten justicia”. Suprema corte de justicia de la Nación. Sitio: https://www.scjn.gob.mx. Liga: https://www.scjn.gob.mx/derechos-humanos/publicaciones/protocolos-de-actuacion. Consultado el 21 de diciembre de 2016.

[2] “Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género”. Suprema Corte de Justicia de la Nación. Liga: http://www.sitios.scjn.gob.mx/codhap/sites/default/files/archivos/paginas/Protocolo_orientaci%C3%B3n%20sexual-REVDIC2015.pdf . Consultado el 21 de diciembre de 2016.

[3] ¿En qué me beneficia el principio pro persona?. Secretaría de Gobernación. Liga: https://www.gob.mx/segob/articulos/en-que-me-beneficia-el-principio-pro-persona?idiom=es. Consultado el 21 de diciembre de 2016.

[4] “La dogmática de los derechos humanos fundamentales en el Siglo XXI . Un estudio al discurso reciente a cargo de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación”: Liga: http://www.uaq.mx/investigacion/revista_ciencia@uaq/ArchivosPDF/v5-n3/art7.pdf . Consultado el 21 de diciembre de 2016.