Jhoana, mujer #trans de 31 años de #Veracruz, es asesinada tras 4 días secuestrada y torturada. #NiUnaMenos


Pese a advertencia de las Naciones Unidas, en 2018 suman 19 crímenes contra integrantes de la diversidad sexual.

Xalapa, Ver. – Las últimas palabras que la familia de Jhoana escuchó de ella fueron gritos desde un teléfono mientras era torturada. La joven trans cumplía cuatro días privada de su libertad. Sus plagiarios pidieron una cantidad de dinero como rescate, pero no hubo acuerdo. La víctima fue asesinada a golpes, estrangulada con un torniquete de trapo y su cuerpo semidesnudo fue arrojado al fondo de un barranco.

El crimen de Jhoana Hernández, de 31 años de edad, se suma a otros 18 asesinatos contra personas de la diversidades sexuales y de género entre enero y septiembre de 2018. Nueve mujeres transgénero, dos mujeres lesbianas y ocho hombres homosexuales son las víctimas en Veracruz, donde el alto comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Derechos Humanos, ha pedido “poner fin a los crímenes de odio” o por prejuicio, como sugiere la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

De acuerdo con Jazz Bustamante Hernández, integrante del Frente Nacional Feminista y amiga de Jhoana Hernández, ella fue “levantada” el 15 de septiembre de 2018. Aparentemente fue sustraída de su departamento, sin que la puerta del inmueble hubiera sido forzada. Los plagiarios desde un principio, refirió la activista, sostuvieron comunicación con la familia de la agraviada.

“Nunca hubo una denuncia formal, yo quiero entender que por temor. Contactan a la familia para pedirle un rescate. A mi amiga la torturan y la ponen al teléfono. Comienzan a decir palabras peyorativas y después se conoció en las noticias lo que todos ya sabemos”, relata la integrante de la Coalición Mexicana LGBTTTI.

El 19 de septiembre -cuatro días más tarde- medios reportaron el hallazgo del cadáver de una mujer trans con heridas punzocortantes en el cuello, asfixiada con una especie de torniquete de trapo; tenía golpes en el cuerpo, estaba maniatada de pies y manos y quedó tenida sobre el lodo, al fondo de un barranco de 35 metros de altura, en el municipio de Banderilla.

“Todos los crímenes me duelen, pero este en especial cobra en mí un sentido más profundo de dolor, porque las largas charlas que tenía con Jhoana siempre fueron de una admiración y respeto mutuo. Ella al terminar sus estudios de preparatoria se marchó a Xalapa donde a base de esfuerzos se fue haciendo de sus cosas encontró esa estabilidad que toda chica trans desea, un trabajo donde respeten tu identidad de género, casa, pareja y familia”, escribió Jazz Bustamante en un comunicado.

Según conocidos de Jhoana Hernández, ella era trabajadora en la cadena Abarrotes Campi, en Xalapa. Originaria de Paso de Ovejas, que una vez culminados sus estudios de bachillerato emigró a la capital de Veracruz, donde consiguió un empleo y además documentos oficiales como una joven trans.

“Era una persona muy tranquila, del trabajo a su casa, en vacaciones acudía a su pueblo a visitar a su familia, en su trabajo le querían mucho, yo tenía admiración por su coraje y valentía para salir adelante”, refirió Bustamante Hernández.

Este crimen trae a colación otros 18 casos registrados en Veracruz contra integrantes de la diversidad sexual. El 25 de julio de 2018, en Martínez de la Torre, el cadáver de Alaska Contreras Ponce fue encontrado sobre la vía pública, en la calle Benito Juárez. La víctima, quien fuera la ganadora del certamen Nuestra Belleza Gay 2018, presentaba huellas de tortura, estaba semidesnuda y tenía un alambre de púas enredado en el cuello.

Alaska tenía apenas 25 años de edad y sus familiares y amigos que la despidieron en el panteón de ese municipio. A ella la describieron como una mujer alegre, simpática y popular en ese lugar, donde se desempeñaba como estilista.

Un día antes, el 24 de julio, en Orizaba, pobladores encontraron en el campo de la Escuela Secundaria y de Bachilleres Orizaba (ESBO) el cadáver de Elián Alexis, un estudiante gay de 17 años, que fue asesinado a golpes por sus agresores. De acuerdo con los padres de la víctima, él -al igual que Jhoana Hernández- cumplía algunos días desaparecido.

Crímenes de odio o prejuicio aumentan en Veracruz.

El 29 de mayo de 2018, en Alvarado, Rodolfo Prieto murió tras ser atacado con un picahielos que le perforó la garganta. La víctima, también presentaba rasgos de haber sido torturado y fue encontrado sin vida en el interior del negocio de sus padres “Doña Tere”, donde el joven ayudaba en la venta de raspados y aguas frescas.

El 22 de abril del año corriente, en Tuxpan, un taxista asesinó a una mujer transgénero de nombre Brisa, de 25 años de edad. De acuerdo con notas periodísticas, ella se resistió a una agresión sexual por parte del ruletero, quien le disparó en repetidas ocasiones. El hermano de Brisa habría intentado defenderla, pero también fue agredido. El crimen se cometió en la comunidad Higueral, al norte de la entidad.

El 05 de abril de 2018, en Álamo Temapache, Jocelyn, una joven transgénero, fue degollada en el interior del motel Los Azahares, en el norte de Veracruz. Según informes de medios locales, la mujer habría entrado acompañada de un taxista. Personal de ese motel, se percató al término del turno que la víctima yacía al interior de la habitación y presentaba heridas punzocortantes; su rostro fue cubierto con una almohada.

A estos crímenes se suma el asesinato de dos mujeres lesbianas en Coatzacoalcos, al sur de la entidad, registrado el 16 de marzo de 2018. Lidia Ascencio Ramos y María de la Cruz Vázquez Dorantes fueron asesinadas a balazos en el interior del bar “Reina”.

Las dos mujeres –originarias de la comunidad de Villa Allende- consumían en el bar donde personas armadas las atacaron con arma de fuego. Los responsables, a su vez, colgaron mantas alusivas a la violencia.

Tras estos hechos, el pasado 09 de agosto la oficina del Alto Comisionado de la ONU hizo un llamado a las autoridades estatales para tomar todas las medidas necesarias y contrarrestar las actitudes homofóbicas y transfóbicas, así como promover el respeto hacia la población LGBTI.

“Observamos con preocupación el incremento de discursos y acciones que constituyen una amenaza a los derechos de la población LGBTI. Los contextos en los que estas narrativas toman fuerza permiten la existencia de crímenes de odio como los que se han materializado en el estado de Veracruz,” se lee en un comunicado.

“A manera personal y los colectivos de diversidad sexual a nivel estatal, nacional e internacional exijo nuevamente a la Fiscalía General del Estado de Veracruz investigue como crímenes de odio por identidad de género el asesinato de mi amiga y compañera, quiero recordarles que ya suman 19 asesinatos a personas de la diversidad sexual”, agregó Jazz Bustamante.

Se han realizado algunas modificaciones a la nota original para respetar las identidades de género de las víctimas y se ha incorporado el concepto de “crimen por prejuicio” como sugiere CIDH. La nota original se puede consultar aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: