Escapan personas #trans de violencia de la Mara Salvatrucha


Fuente: Diario.MX de Ciudad Juárez, Chihuahua.

De: Hérika Martínez

Ciudad Juárez— Violet salió hace un mes de El Salvador como parte de “otra caravana”, una formada por 11 mujeres trans que decidieron huir de la violencia que ejerce la Mara Salvatrucha contra su comunidad, para ir en busca del llamado sueño americano.

Con ellas iba a venir Loly o Lolita, de 20 años, pero con su trabajo en una estética no pudo juntar dinero para el viaje y se tuvo que quedar en la ciudad de Sonsonate, donde el pasado 8 de febrero fue asesinada a machetazos.

“Nosotros ya estábamos en la Ciudad de México cuando supimos que la mataron… dijo que no tenía cómo venirse y que le daba miedo. Nosotros nos decidimos salir de nuestro país por la violencia y la discriminación. Las pandillas nos odian, cuando nos encuentran en la calle nos gritan cosas, nos pegan, nos violan y luego nos matan para que no digamos que tuvimos que ver con ellos”, aseguró Kendra, de Santa Ana, El Salvador.

Desde hace nueve días, ellas permanecen en un área especial de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, donde prefieren mantenerse todo el día aparte para no tener problemas con el resto de los más de 600 migrantes que actualmente viven en el albergue católico.

Con ellas viene también Britny, quien busca el asilo político en Estados Unidos para ir a trabajar a Miami.

Violet tiene una tía en Estados Unidos, pero no sabe en qué ciudad está, lo único que sabe ahora es que no quiere regresar a su país porque le da miedo que la maten igual que asesinaron a su amiga Loly o igual que asesinaron hace días a Camila, otra mujer transgénero que el año pasado formó parte de una caravana migrante, pero fue deportada por Estados Unidos.

No podemos regresar a nuestro país porque a las personas como nosotros las pandillas nos matan. Nosotras sólo buscamos vivir en paz, protección, igualdad de género y trabajo, no somos criminales”, le dijeron al Gobierno de Donald Trump.

En San Salvador, Violet trabajaba en un restaurante-bar de 3 de la tarde a 3 de la mañana, y ganaba 10 dólares al día, pero tenía que pagar un dólar diario de cuota a los grupos criminales para que la dejaran trabajar, además de que pagaba 50 dólares mensuales de renta, más servicios como luz, gas y agua.

“Nos dijeron que Juárez era una frontera donde no había muchas personas, porque Tijuana está superlleno. Nos dijeron que en Juárez nos iban a conseguir un lugar”, aseguraron sobre su decisión de cruzar por esta ciudad.

Ellas cuentan con la numeración 5 mil 706 a la 5 mil 718, pero debido a que hasta la mañana de ayer habían cruzado a Estados Unidos hasta la numeración 5 mil 371, esperan estar en Juárez al menos una semana más.

Hasta hoy lo más difícil de ser migrante para ellas ha sido “el bullying de las personas”, pero también han resentido el frío de Juárez, ya que están acostumbradas al calor, y extrañan la comida típica de El Salvador, en especial las pupusas, como llaman en su país a unas gorditas de maíz similares a las que se hacen en nuestro país. 

Un soldado y su hija #trans demuestran amor verdadero en un cortometraje poderoso


Fuente: Huffingtonpost

Por Curtis M. Wong / 16 de noviembre de 2018

Con “The Real Thing”, el cineasta Brandon Kelley quiere establecer un ejemplo inclusivo para los padres de todos los niños y todas las niñas.

https://vimeo.com/223044638

Una joven trans y su padre comparten un tierno abrazo en “The Real Thing”, el conmovedor cortometraje del cineasta Brandon Kelley, que llegó a internet el lunes en honor del Día de los Veteranos y de la Semana de la concienciación trans.

La película de siete minutos, que se proyectó en el Outfest 2017 en Los Ángeles y en el Festival de Cine de Nueva Inglaterra 2018, sigue a Allie (Sophie Giannamore), quien realizó la transición mientras su padre soldado (Michael Torpey) se encontraba en una activa gira de servicio. Desafortunadamente para Allie, sus compañeros de clase y sus maestros aún no aceptan su verdadera identidad por lo que cuando regresa a casa para ver a su papá de pie en su habitación, le preocupa que reaccione de manera similar.

Kelley, que ha trabajado entre bastidores en “Bill Nye Guarda el Mundo” y “Project Runway”, así como en la serie de televisión 2016, “Nightcap”, dijo a HuffPost que quería mostrar con su película “un ejemplo de lo que debería ser la relación de los padres/madres con un niño o niña trans, o cualquier niño o niña”. También elogió el talento de Giannamore, quien se identifica como trans en la vida real y documentó su viaje en una serie de videos en YouTube.

El cineasta es, por supuesto, consciente del hecho de que “The Real Thing” fue estrenada en un momento en que integrantes de la comunidad trans han visto cómo se revierten sus derechos bajo la administración del presidente Donald Trump. Aún así, tiene la esperanza de que la película les recuerde a los espectadores que “no tenemos que esperar hasta 2020 para solucionar nuestros problemas”.

“Cada día hay una nueva historia de una victoria local, o se está haciendo un progreso a pequeña escala”, dijo. “Se están librando múltiples batallas a gran escala en los tribunales, legislaturas y comunidades de todo el país, y la juventud y la pasión están de nuestro lado. Juntas y juntos, estos esfuerzos crean una marea de pensamiento y política progresistas “.

En lo que respecta a la Semana de la Conciencia Trans, agregó: “Hay muchas cosas por las que podemos estar apesumbrados, pero también deberíamos considerar esta semana como una oportunidad para visibilizarnos. Quiero que [las juventudes trans] sepan que esta semana existe, en gran parte, para ayudarles “.

Denuncian el asesinato de una mujer #trans en El Salvador después de ser deportada de EE.UU.


Fuente: Actualidad.RT

La víctima huyó de su país tras recibir amenazas de muerte por parte de una pandilla.

Aspidh Arcoiris Trans, una organización que defiende los derechos humanos de las personas LGBT en El Salvador, ha denunciado el asesinato de Camila Díaz Córdova, una mujer transexual cuyo cuerpo fue encontrado a orillas de una carretera aparentemente con signos de tortura y murió posteriormente en un hospital de la capital, informaron diarios locales.

De acuerdo a miembros de la organización, la víctima huyó del país en busca de refugio en EE.UU. después de recibir múltiples amenazas por parte de una pandilla que ya le había agredido en ocasiones anteriores. Sin embargo, fue deportada por las autoridades estadounidenses y tuvo que regresar a El Salvador.

“La emigración es la puerta para salir de este círculo de la muerte. Es la única forma en que pueden imaginar tener una vida real”, dijo a NBC Andrea Ayala, fundadora del grupo de derechos LGBT salvadoreño ESMULES. “Emigras para ser respetado, para tener la posibilidad de sobrevivir, pero sobre todo para vivir libre y sin miedo a morir“.

Miembros de Aspidh han mostrado su preocupación al respecto, porque afirman que casos como estos suceden a diario en el país. “Me atrevería a decir que las autoridades no van a hacer algo por esclarecer el crimen”, afirmó la activista Mónica Iglesias a Univisión.

Camila fue reportada como desaparecida a fines de enero y posteriormente dieron con su paradero en el Hospital Nacional Rosales de San Salvador, donde falleció el 3 de febrero. Ante las señales de violencia en su cuerpo, Aspidh rechaza el parte médico del centro de salud, en el que se indica que la mujer fue atropellada por un vehículo en el municipio de Soyapango.

Las activistas insisten en que se trata de un caso más de discriminación, pues versiones preliminares habían asegurado que un grupo de hombres raptaron a la víctima, sin embargo no existe una confirmación oficial de este extremo.