Intervenciones #trans durante la presentación del Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el @INEMexico


El 1 de julio de 2019, el Instituto Nacional electoral presentó el Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el INE como se detalla en el siguiente programa:

Sin embargo, tanto en los boletines de prensa de la Comisión Nacional de Derechos Humanos como del propio Instituto Nacional Electoral nuevamente se realizó una práctica que ya hemos documentado las personas trans y que llamamos transborrado, es decir la reiterada práctica de borrar y no documentar ni reconocer las voces, las aportaciones y presencias trans de la narrativa que genera memoria histórica producto de una mirada cisgénero y masculina.

Es decir, en el evento participamos nueve personas: siete mujeres (80%) y dos hombres (20%); cinco personas cisgénero (60%) y cuatro personas trans (40%); sin embargo, los boletines de prensa y las áreas de comunicación social de ambas instituciones se centran solamente en las intervenciones del primer panel: Dos hombres y 1 mujer (todas personas cisgénero).

Si bien se entiende por una parte que boletines de prensa se centren en las personas titulares de ambas instituciones (ambos hombres) también lleva a la reflexión de la importancia de la paridad de género constitucional para modificar cómo las narrativas generan memoria histórica desde una mirada masculina precisamente por esa sobrerrepresentación de hombres en la cabeza y en la integración de las instituciones.

Pero aún así eso no explica que ni siquiera en la memoria gráfica aparezcamos las personas trans que si asistieron al evento también como público: había personas trans trabajadoras sexuales, había personas trans activistas, había personas trans de otras entidades como del estado de Guerrero; sin embargo, quien selecciona las fotografías donde aparece al público asistente lo enfoca directamente hacia los cuerpos de las personas que ostentan cargos directivos de alta jerarquías de ambas instituciones.

De esta manera, desde mi punto de vista, se detona el transborrado. Quien revise en un futuro corto o lejano la memoria escrita y gráfica de dicho evento desconocerá a las intervenciones de las personas trans que participamos ni mucho menos podrá identificar que también estuvieron presentes como parte del público.

Y aclaro que esto va más allá de un tema de ego trans sino que tiene que ver sobre cómo generamos narrativas y memorias históricas. Y tiene que ve con esa práctica cotidiana sobre cómo y sobre quienes detonamos la mirada y la escritura -que posteriormente será revisada y citada – en ciertas corporalidades y sus discursos mientras que otras, por no considerarlas igual de importantes, se subordinan, se secundan, y se borran.

Por esa razón, comparto la liga del panel completo para quien desee consultarlo:

En YouTube

En Facebook

Asimismo compartiré las intervenciones escritas que pude recuperar: la Natalia Lane y la mía.

Finalmente compartiré parte del material gráfico que tomamos las compañeras y los compañeros trans, algunas se difundieron la re sociales personales pero que no aparecen en la memoria institucional.

#MemoriaTrans #AquíEstáLaResistenciaTrans

Intervención de Natalia Lane

Presentación del Protocolo para Garantizar el Derecho a la No Discriminación por la Identidad y Expresión de Género de las Personas Trans que laboran en el INE

Panel 2. Desafíos de la Inclusión Trans en el Mundo Laboral

 

El pasado fin de semana celebramos el Día Internacional del Orgullo LGBT. La madrugada del 28 de junio, un grupo de personas del bar Stonewall alzaron la voz, pusieron sus cuerpos y se manifestaron contra el abuso de la policía de Nueva York. Sylvia Rivera y Marsha B. Johnson, dos mujeres trans jóvenes y migrantes fueron las primeras en decir “basta” a la discriminación y violencia.

Hoy, a 50 años de este acontecimiento pareciese que la situación de las personas trans ha cambiado. Sin embargo, la realidad en América Latina aún es dolorosa. De acuerdo con la organización Transgender Europe, México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en crímenes contra personas trans con 53 asesinatos documentados tan solo el año pasado. Por otra parte, la Encuesta Nacional sobre Discriminación INEGI  indicó que siete de cada diez mexicanos están convencidos de que las personas trans son de las poblaciones menos respetadas en este país. Mientras que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su informe de 2018, reportó que la expectativa de vida de una mujer trans en esta región del mundo es de 35 años. 

Estos indicadores no son fortuitos, sino que responden a un destino social que implica para una mayoría abrumadora de personas trans: el no reconocimiento jurídico de nuestraidentidad de género, la expulsión temprana de nuestra familia y hogares, la exclusión en los sistemas educativos, la falta de atención integral en los sistemas de salud, las imposibilidades de acceder a una vivienda digna, el hostigamiento callejero, la tortura y los asesinatos. Esto aunado a la indiferencia institucional y el olvido del Estado que nos ve aparecer y desaparecer cotidianamente, como si nuestras vidas fueran prescindibles.  

Y es precisamente la falta de oportunidades en el ámbito laboral y profesional, una de las principales problemáticas que enfrentamos las personas trans en este país. Preocupaciones tan mínimas como lo son: qué ropa me voy a poner, qué responderé cuando pregunten mi nombre legal, con cuáles pronombres se referirán a mí, qué pasará cuando revisen mi identidad en el curriculum; parecen volverse monstruos gigantescos que hay que enfrentar sin miedo y con determinación. 

 

De acuerdo con lo establecido en el artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,todos tenemos derecho a un trabajo digno y socialmente útil, el derecho a la libertad profesional debe de ser garantizado de tal manera que a ningún ciudadano mexicano se le puede impedir dedicarse a la profesión, comercio o trabajo quemejor le acomode. 

Sin embargo, este ordenamiento queda totalmente rebasado cuando observamos que las instituciones, empresas eindustrias no tienen reparo en rechazar solicitudes de trabajo de personas trans que asumen abiertamente su identidad y expresión de género. Y en ese sentido la Organización Internacional del Trabajo ha sido muy clara al respecto. Algunas de las dificultades que enfrentamos las personas trans en el ámbito laboral se materializan en las siguientes situaciones:

 La imposibilidad de obtener un documento de identidad que refleje la identidad y expresión de género de la persona. 
 El respeto a la identidad de género con la que se socializa una persona trans (incluso si esta no desea cambiar su nombre en documentos oficiales).
 La reticencia de los empleadores y empleadoras de “aceptar” la forma de vestir de la persona.
 La disuasión de utilizar los baños a criterio subjetivo de la empresa o institución. 
 El acoso por parte de compañeras y compañeros de trabajo. 

 

 

Estas prácticas discriminatorias provienen en muchas ocasiones del estigma y el prejuicio de empresas e instituciones que irónicamente promueven y “apoyan” a la comunidad LGBT en sus slogans y campañas publicitarias. De tal forma que encontramos incontables casos de mujeres trans que manifiestan haber experimentado rechazo para los puestos que se postulan, debido a su apariencia física y en las pocas ocasiones donde son aceptadas, terminan desempeñando actividades que no corresponden con su nivel educativo o sus capacidades laborales. 

La informalidad se vuelve entonces, un terreno extensivo y recurrente para las personas trans pues posibilita percibir ingresos económicos suficientes para subsistir sin que exista un contrato laboral que nos garantice derechos laborales como lo son: seguridad social, créditos hipotecarios, prestaciones de ley y vacaciones. 

Es así como el trabajo sexual independiente y el estilismo se convierten en las expresiones más recurrentes para las mujeres trans en México debido a las circunstancias de desigualdad y discriminación. Precisamente esta informalidad laboral se naturaliza  en las personas transporque son escasas las posibilidades de que seamos contratadas en una oficina gubernamental, un puesto directivo o una empresa de servicio, lo cual nos coloca en situaciones de riesgo y abuso. 

Acompañada de esta informalidad, los contextos de precarización se convierten en el escenario más común para las personas trans pues no contribuyen a mejorar las condiciones de vida. De acuerdo con el informe “La situación de acceso a Derechos de las personas Trans en México: Problemáticas y Propuestas” de la Embajada de Estados Unidos, casi el 70 % de las personas que trans que están empleadas de manera formal no tienen conocimiento de las políticas de inclusión y no discriminación de sus lugares de trabajo, mientras que el 25 % de las mujeres y hombres trans no conocen sus derechos laborales. 

En ese sentido, para poder hablar sobre la inclusión laboral de las personas trans en México es fundamental generar mecanismos institucionales a nivel federal, estatal y municipal que garanticen y protejan nuestros derechos más elementales como lo son el derecho a la identidad y derecho al libre desarrollo de la personalidad. 

La presentación de este Protocolo del INE es un ejercicio que debe invitarnos a la reflexión sobre la importancia de articular acciones afirmativas específicas paras las poblaciones trans. Entendiendo dichas acciones afirmativas como un conjunto de medidas coherentes y temporales que ayudan a corregir y disminuir las condiciones de vulnerabilidad de quienes hemos sido olvidadas históricamente por el Estado y las instituciones.

Un claro ejemplo de estas acciones afirmativas en América Latina fue la promulgación de la Ley de Cupo Laboral Transen Argentina, impulsada y firmada en 2015 la cual estipula que las instituciones tienen la obligación de abrir un 1% de sus vacantes para personas trans no sólo en sus oficinas gubernamentales sino en empresas privadas proveedoras del Estado. Sin embargo, a pesar de que esta iniciativa de ley es una de las más avanzadas en el mundo para garantizar el derecho y la inserción laboral de las personas trans, la realidad es muy diferente pues hasta el día de hoy no se ha implementado de manera adecuada y efectiva en las provincias del país. 

En México la realidad no dista mucho, pues a pesar de que existen documentos como el Protocolo Nacional de Actuación de la PGR en casos que involucren orientación sexual e identidad de género; la operatividad y efectividad de dichos documentos se quedan en eso, en papeles. Es por ello que desde el Centro de Apoyo a las Identidades TransA.C. creemos en la importancia generar diálogos interinstitucionales con las Organizaciones de la Sociedad Civil, diálogos que nos permitan nutrir, enriquecer y fortalecer el trabajo comunitario de base. Un recurso fundamental para conocer las necesidades específicas y más inmediatas de las poblaciones trans. 

La creación de estos protocolos es un primer paso, pero no sólo debe darse desde el marco legislativo, sino que debe transitar (al igual que nosotrans) en lo social; se deben identificar las problemáticas estructurales, específicas y cotidianas que vivimos las personas trans a la hora de ir a solicitar un trabajo en un empresa o dependencia gubernamental. 

El fin de semana celebramos y conmemoramos el Día Internacional del Orgullo LGBT, recordamos las vidas, las libertades y dignidades de las personas que ya no están. Pero también recordamos que el orgullo es una respuesta política a la vergüenza y el estigma. 

En un país como México, donde las certezas laborales son mínimas, donde los contextos de precarización se traducen en prejuicios y discriminación, donde la violencia feminicidaalcanza también a las mujeres trans. Resulta necesario transicionar a un proyecto de Estado que garantice condiciones generales de igualdad para todos; porque sólo de esa forma podremos hablar de sociedades más justas, más diversas e incluyentes.

Intervención de Rebeca Garza

Éste protocolo tiene sus raíces desde el año 2007 cuando fue propuesto el consejo general del entonces IFE impulsado con fuertes convicciones por parte de la entonces consejera Teresa González Luna.

Sin embargo, los cambios del sistema político electoral derivados de cada proceso electoral que en su momento modificaron la integración del consejo general así como las atribuciones del IFE retrasaron estos trabajos, así como las propias resistencias al interior del instituto

Estas resistencias se pueden entender por los prejuicios sociales hacia las poblaciones trans, muy normalizados en la sociedad mexicana tal y como lo ha documentado CONAPRED en su más reciente encuesta, la ENADIS, cuyas cifras de prejuicios y rechazo a las personas trans y no binarias son alarmantes.

Así, la primera versión del protocolo pudo ser aprobada hasta diciembre del año 2010, siendo el primero de su naturaleza dentro de una institución pública mexicana pero con un alcance muy poco eficiente para generar mayor inclusión laboral trans o para generar ambientes laborales menos violentos hacia estas poblaciones.

Estos avances a favor de la igualdad y la no discriminacion también se deben ponderar ahora que se discute una reforma político electoral en el congreso de la unión .

Agradezco la redacción de Estefanía Vela y el impulso y fuerte compromiso feminista de Dania Ravel, Adriana Favela y por supuesto Monica Maccise

Sobre si contenido destaco lo siguiente:

1. Reconocimiento de identidad de género sin rectificación de acta de nacimiento.

2. Procedimiento claro para cuando hay rectificación de acta de nacimiento.

3. Reconocimiento al nombre social o elegido..

4. Acceso a sanitarios y espacios como cuartos de hotel compartidos tomando en cuenta identidades y expresiones de género.

5. Reconocimiento de violencias hacia poblaciones por identidad de género y expresión de género

6. Se detona incluso con correo electrónico a la unidad de género

7. Incluye capacitación al área

8. Curso de sensibilización: 1anual

9. Valorar medidas de nivelación e inclusión laboral

Desafíos

1. Aplicar el protocolo con sensibilidad humana

2. Obstáculos sociales que no cambia la norma inmediatamente: prejuicios y estereotipos

3. Desligar contenidos de datos personales de sistemas informáticos del acta de nacimiento como documento fuente para generar contextos más incluyentes

4. Identificar y corregir discriminacion indirecta dentro de procesos administrativos para el ingreso laboral y todas sus etapas como: título profesional en algunos casos (buscar equivalencias)

Deseo profundamente que el protocolo sea detonador para que el INE transicione con nosotras nosotros y nosotres : dentro del INE y acompañando con nuestras voces y experiencias encarnadas con la finalidad de abonar en la inclusión de una mirada más interseccional en el diseño, instrumentación y evaluación de las medidas de nivelación y acciones afirmativas

Deseo que el protocolo impulse acciones de inclusión a personas y no binarias en otros espacios laborales pero sobre todo: reconocimiento a las poblaciones trans y no binarias a la identidad de género, inclusión laboral, salud integral, a la educación, es decir, derechos humanos por parte de la cámara de diputados y el resto de los congresos locales . Es una deuda histórica

Mientras no lleguemos a garantizar espacios libres de violencia, para las poblaciones trans y no binarias existir siempre será resistir.

Muchas gracias

Memoria gráfica trans

Garantiza @INEMexico respeto a la diversidad y los derechos de todas las personas, con independencia de su género


Fuente: Instituto Nacional Electoral / Fecha: 1 de julio de 2019.

Número: 205

  • Presentan el “Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el Instituto Nacional Electoral”
  • 49 por ciento de la población oculta su orientación o identidad de género: Presidente de la CNDH, Raúl González Pérez

En el marco del día internacional del orgullo LGBT +, el Instituto Nacional Electoral (INE) presentó el Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el INE, el cual establece criterios y acciones que aseguren el pleno respeto de la identidad y expresión de género de todas las personas que trabajan en la institución.

En la inauguración, el Consejero Presidente Lorenzo Córdova Vianello explicó que el protocolo busca que todas las personas que laboran en el Instituto se sientan libres y seguras y que el INE se distinga por ser una institución sin discriminación.

“Se trata de salvaguardar diversos derechos de las personas, con independencia de su identidad y expresión de género, como el derecho al libre desarrollo de la personalidad; el derecho a la seguridad personal y a la protección; el derecho a la protección de datos personales y el acceso a su rectificación o cancelación y, por supuesto, el derecho al respeto a la vida privada”, aseguró.

En el vestíbulo del INE, ante el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez; el Secretario Ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina; la Consejera Dania Ravel Cuevas; el Contralor General del Instituto, Jesús George Zamora, consejeras y consejeros, agregó que en una democracia en donde hay excluidos no es una auténtica democracia.

“Si algo define a la democracia moderna, es precisamente la inclusión en términos del ejercicio de derechos de todas las personas, con independencia de su condición económica, de su sexo o expresión de género y de su raza, de su religión, en fin, se trata de incluir a todos en la toma de las decisiones colectivas”.

Córdova Vianello precisó que la inclusión de grupos vulnerables y la defensa de los derechos de las minorías ha sido la esencia y la razón de ser del Instituto Nacional Electoral.

Enseguida, el Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, subrayó que el 49 por ciento de la población oculta su orientación o identidad de género de acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación por motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (ENDOSIG).

“En su vida cotidiana, las personas del colectivo LGBTTTIQ experimentan de forma frecuente expresiones de violencia y restricciones sociales que afectan su bienestar y desarrollo, por lo que aún es un gran desafío para los derechos humanos poner fin a estas prácticas de rechazo y discriminación”, señaló.

Por ello, el Presidente de la CNDH dio la bienvenida al protocolo “pues evidencia que en el INE hay una intención de sumar a su lógica institucional, procedimientos que impulsen los derechos humanos, procedimientos que fortalezcan el derecho a la no discriminación y el respeto a las diferencias, esperamos que a partir de este protocolo otras instituciones y órganos autónomos decidan transitar por rutas de inclusión, no discriminación y promoción de los derechos”.

El protocolo será un insumo fundamental para el INE: Dania Ravel

En su intervención, la Consejera Dania Ravel, presidenta de la Comisión Temporal para el Fortalecimiento de la Igualdad de Género y No Discriminación en la Participación Política del INE, confío que la aplicación del protocolo será un insumo fundamental que guiará las labores de las trabajadoras y los trabajadores de INE para generar un ambiente laboral con inclusión y sin violencia para las personas trans.

“Estoy convencida que las capacitaciones que se brindarán permanentemente en la materia, funcionarán para que todas y todos aprendamos a reconocer y comprender el valor de la diversidad, así como construir diálogos y acuerdos basados en el respeto”, apuntó.

Señaló que la labor del INE como garante de la democracia se encuentra ligada a la creación de espacios seguros y libres de discriminación para contribuir a la construcción de una sociedad más justa, ya que sólo seis entidades de la República (Ciudad de México, Nayarit, Michoacán, Colima, Coahuila e Hidalgo) contemplan procedimientos administrativos para realizar la rectificación de los datos del acta de nacimiento de las personas y en el INE se les ha facilitado que puedan adecuar su Credencial para Votar a 8 mil 642 personas con cambio de sexo y de nombre.

Durante el día se llevaron a cabo dos paneles de conferencias. El primeroIncidencia del Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el INE,moderado por la Consejera Electoral Adriana Favela Herrera y en el que participaron la Vocal Ejecutiva de la Junta Distrital Ejecutiva 04 de Querétaro, Luisa Rebeca Garza López y la Jefa de Departamento de Planeación Estratégica de la Dirección Ejecutiva de Organización Electoral (DEOE), Anna Alejandra Aguado Galindo.

En el segundo panel, Desafíos de la inclusión trans en el mundo laboral, moderado por la Consejera Electoral, Claudia Zavala Pérez, participaron la Investigadora en el área de bioingeniería y mujer transgénero, Dania Gutiérrez Ruiz y la colaboradora del Centro de Apoyo a las Identidades Trans, Natalia Lane.

@INEMexico presenta protocolo para garantizar la no discriminación por identidad expresión de género en el instituto ➡️ (Aquí puedes descargar el documento )


Fuente: Instituto Nacional Electoral / Fecha: 1 de julio de 2019.

En el marco del Día Internacional del Orgullo LGBT+, el INE presentó el Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el Instituto Nacional Electoral.

Aquí puedes descargar el Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el INE

Descargar cápsula de radio aquí.

@CNDH demanda impulsar la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género, y sancionar a quienes desde el servicio público incurran en homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia.


Fuente : Comisión Nacional de los derechos humanos. Fecha: 1 de julio de 2019

Dirección General de Comunicación

Demanda CNDH impulsar la no discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género, y sancionar a quienes desde el servicio público incurran en homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia

 El Ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez, participó en la presentación del “Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el Instituto Nacional Electoral”, y llamó a autoridades y sociedad a trabajar por un México sin discriminación y diverso

 En entrevista posterior lamentó que el Gobierno federal no haya entendido el sentido propositivo de la Recomendación 29/2019 de la CNDH, y señaló que las descalificaciones no deben ser la guía de convivencia entre personas e instituciones

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó la necesidad de impulsar, aún más, el diseño e implementación de normas contra la discriminación que incluyan categorías protegidas como la orientación sexual, la identidad y la expresión de género, para lo cual se requiere generar un clima de respeto y la definición de sanciones para quienes, desde el servicio público, cometan actos motivados por homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia, lo que es delicado cuando esos actos ocurren entre personas que comparten un mismo entorno laboral.

Señaló su preocupación porque, desde el desconocimiento de la teoría de género y de la complejidad cultural, se haga uso de la llamada “ideología de género” para descalificar los derechos humanos, en especial de los vinculados con la igualdad y la no discriminación, por lo cual reconoció a la teoría de género y al feminismo por ofrecer categorías de análisis y herramientas interpretativas para cuestionar el orden sociocultural y desmontar aquello que se concebía como “natural”, sobre todo en lo relacionado con el ejercicio de la sexualidad.

Lo anterior, ante hechos como que el 49.4% de la población encuestada en la ENDOSIG 2019 tuvo que ocultar su orientación o identidad de género, ya que en su vida cotidiana las personas del colectivo LGBTTTIQ experimentan de manera frecuente expresiones de violencia y restricciones sociales que afectan su bienestar y desarrollo, por lo que aún es un gran desafío para los derechos humanos poner fin a estas prácticas de rechazo y discriminación.

Así lo expresó el Ombudsperson nacional, Luis Raúl González Pérez, al participar, acompañado por el Presidente del INE, Lorenzo Córdoba Vianello, en la presentación del “Protocolo para garantizar el derecho a la no discriminación por identidad y expresión de género de las personas que laboran en el Instituto Federal Electoral”, que evidencia que en el INE hay una intención de sumar a su lógica institucional procedimientos para fortalecer el derecho a la no discriminación y el respeto a las diferencias, por lo cual se espera que otras instituciones y órganos autónomos decidan transitar por rutas de inclusión, no discriminación y promoción de los derechos. Llamó a autoridades y sociedad a trabajar en forma conjunta por un México sin discriminación y diverso.

Tras mencionar que los protocolos son mecanismos transitorios para visibilizar situaciones específicas y ofrecer garantías de no repetición mediante pautas de actuación, de atención y de sanción, expuso que lo trascendente es que las instituciones construyan una cultura de respeto pleno a la otredad, una cultura de derechos en la que no se requieran este tipo de herramientas, y destacó que el citado protocolo fue sensible a los resultados de la Encuesta ENDOSIG 2018.

González Pérez recordó que en 2008 la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución Derechos Humanos, Orientación Sexual e Identidad de Género y el Comité DESC emitió su Observación General No. 20 “La no discriminación y los derechos económicos, sociales y culturales”, de julio de 2009, en tanto que nuestra Constitución General reconoce en su Artículo 1° los derechos humanos, incluyendo los que han sido suscritos mediante convenios y tratados internacionales, lo que fue posible tras la reforma constitucional de 2011 en materia de derechos humanos y a la lucha histórica de personas, colectivos y organizaciones que defendieron que la diferencia no debe implicar la discriminación; hombres y mujeres de la diversidad sexual se hicieron ver por una sociedad y unas instituciones que durante mucho tiempo los hicieron invisibles.

Por su parte, Lorenzo Córdova destacó que organismos autónomos como el INE y la CNDH son instituciones que promueven la defensa de los derechos humanos desde sus diversos ámbitos, y sin éstos no se puede explicar la democracia en México. Indicó que el objetivo de este Protocolo es establecer criterios que aseguren el ejercicio pleno de todas las personas que trabajan en ese Órgano electoral para salvaguardar los derechos de identidad y expresión de género, al libre desarrollo de la personalidad, a la seguridad personal, protección a datos personales y, con ello, lograr que todas las personas en el INE se sientan libres y seguras.

La Consejera Electoral Dania Ravel Cuevas mencionó que el Protocolo es producto del trabajo del INE y surgió del compromiso para garantizar los derechos humanos de la ciudadanía en igualdad de condiciones, para que todas y todos los trabajadores sean conscientes de las dificultades que enfrentan las personas trans. Destacó la creación de espacios más seguros libres de discriminación que contribuyan a generar una sociedad más justa.

Posteriormente, en entrevista conjunta con el Consejero Presidente el INE, el Ombudsperson nacional lamentó que el Gobierno federal no haya entendido el sentido propositivo de la Recomendación 29/2019 de la CNDH, ya que el tono de respuesta que se le dio es grave y lamentable. Señaló que las descalificaciones no deben ser la guía de convivencia entre las personas y las instituciones, y precisó que no se ha entendido lo que significa ser contrapeso sano de los gobiernos, como lo es la CNDH que en sus más de 29 años de existencia ha tenido visión clara y ha alzado la voz cuando se pueden violentar o se violentan derechos humanos.

La CNDH, dijo, ejerce su institucionalidad y sus atribuciones y actúa dentro del diálogo y el respeto ante violaciones a derechos fundamentales.

Esta Comisión Nacional precisa que en los próximos días dará a conocer su posicionamiento respecto de la respuesta que dieron las autoridades por la no aceptación de la citada Recomendación, al tiempo que subraya que la negativa a aceptar tal documento recomendatorio lastima, principalmente, los derechos fundamentales de niñas, niños y madres trabajadoras.