La administración #Trump pide a la Corte Suprema que legalice el despido de personas trabajadoras #trans


Por Antonia Blumberg, HuffPost US / Fecha: 16 de agosto de 2019

La Corte Suprema está considerando tres casos que analizan si las poblaciones LGBTQ están protegidas por la ley federal de derechos civiles.

La administración Trump está pidiendo a la Corte Suprema que establezca un precedente legal que permita que una pets empleadora despida a una persona por ser tran.

En un escrito presentado el viernes, el Departamento de Justicia argumentó que el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 solo protege a los trabajadores de la discriminación basada en su “sexo biológico”.

“El Título VII no prohíbe la discriminación contra las personas transgénero en función de su estado transgénero”, escribió el Departamento de Justicia. “Simplemente no habla de discriminación debido a la identidad de género de un individuo o una desconexión entre la identidad de género de un individuo y el sexo del individuo”.

La Corte Suprema acordó a principios de este año escuchar tres casos que analizan si el Título VII, la ley federal de derechos civiles que prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo, se aplica a los trabajadores LGBTQ.

El breve del viernes se refiere a una de las demandas, R.G. Y G.R. Harris Funeral Homes Inc. v. Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo, en la que una mujer trans fue despedida después de la transición.

Según los informes, Aimee Stephens se había presentado como un hombre cuando comenzó a trabajar en R.G. Y G.R. Harris Funeral Homes en Michigan en 2007. El propietario de la compañía, Thomas Rost, la despidió seis años después, cuando anunció sus planes de transición.

El Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el 6to Circuito dictaminó que el despido de Stephens fue discriminatorio.

“Los hechos no refutados muestran que Funeral Home despidió a Stephens porque se negó a cumplir con la concepción estereotipada de su empleador sobre su sexo”, escribió el tribunal en una decisión de 49 páginas.

“La discriminación contra los empleados, ya sea por su incumplimiento de los estereotipos sexuales o su estado transgénero y transitorio, es ilegal bajo el Título VII”, dijo el tribunal. “Es analíticamente imposible despedir a un empleado en función de su estado como persona transgénero sin estar motivado, al menos en parte, por el sexo del empleado”.

Pero el Departamento de Justicia argumentó el viernes que “el significado público ordinario de” sexo “era sexo biológico” cuando se aprobó la Ley de Derechos Civiles en 1964.

“No abarcaba el estado transgénero, que Stephens y el Sexto Circuito describen como una desconexión entre el sexo biológico y la identidad de género de un individuo”, escribieron los abogados del Departamento de Justicia. “En el contexto particular del Título VII, legislación originalmente diseñada para eliminar la discriminación laboral contra las minorías raciales y de otro tipo, fue especialmente claro que la prohibición de la discriminación por” sexo “se refería al trato desigual de hombres y mujeres en el lugar de trabajo”.

Chase Strangio, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que representa a Stephens en su demanda, argumentó que el caso tiene implicaciones más allá de la comunidad trans.

“La gente no se da cuenta de que lo que está en juego se extiende no solo a las comunidades trans y LGB, sino a todas las personas que se apartan de los estereotipos sexuales: las mujeres que quieren usar pantalones en el lugar de trabajo, los hombres que quieren más responsabilidades de tener hijos. Esas protecciones también están en peligro con los argumentos presentados por la administración Trump, presentados en la Corte Suprema ”, dijo Strangio a HuffPost.

Agregó: “No hay una forma coherente de forjar a las personas LGBT sin cambiar el estándar que existe bajo la ley”.

La Corte Suprema también está analizando dos casos de empleadxs despedidxs por su orientación sexual: en Altitude Express Inc. v. Zarda, el instructor de paracaidismo de Long Island, Don Zarda, fue despedido después de que le dijo a un cliente que era homosexual. El año pasado, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el 2º Circuito dictaminó que el despido de Zarda fue discriminatorio. Pero el 11º Circuito, en un caso similar, Bostock v. Clayton County, Georgia, dictaminó que el precedente sugería que el Título VII no protegía contra la discriminación basada en la orientación sexual.

Se espera que el Departamento de Justicia presente informes sobre ambos casos la próxima semana.

Emily Peck contribuyó a este informe.

Publicado por @Rivka_Azatl Rebeca Garza

Este es un blog que nació por el simple deseo de compartir lo que leo, lo que veo, lo que escucho, lo que hago, aquello que me gusta y disgusta también. No tiene mayor pretensión que esa, el simple y profundo deseo de compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: