Seis de cada diez personas #LGBTTTIQA no consiguen empleo por su orientación sexual #México


La Prensa / Patricia Carrasco / 21 de agosto de 2019

En México, seis de cada diez personas perciben que su orientación sexual les ha impedido conseguir un empleo, el 43 por ciento trabaja pero vive un constante hostigamiento y el 25 por ciento reconoce maltrato por parte de sus compañeros y superiores, señala el Diagnóstico Nacional sobre Discriminación hacia personas de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Travesti, Transexual, Intersexuales, Queer, Asexual y + (LGBTTTIQA+)

Lo que significa que esta comunidad, pese a la apertura y “respeto a la diversidad”, aún vive grave discriminación laboral, y no siempre son bien visto en algunas áreas del mundo del trabajo; mucha gente los pretende ubicar sólo en las estéticas, peluquerías, talleres de costura, cocinas, meseros y dependientes de comercios diversos.

No hay cifras precisas de cuantas personas han sido discriminadas de parte de las empresas, ya que está prohibido discriminar en los centros de trabajo o solicitar una prueba de VIH, como lo señala la Ley Federal del Trabajo. Los argumentos de no contratar son; no cubres el perfil, no estás siendo productivo, ya no necesitamos tu servicio, no se les dice que los despides por preferencia sexual.

Así lo comentó Jared Cortés, gerente de mercadotecnia y relaciones de públicas de ManpowerGroup, en una entrevista con LA PRENSA, al señalar que los cuestionamientos sobre identidad de género son actos de discriminación que pueden ser denunciados y castigados por la autoridad.

El directivo de la empresa de recursos humanos también destacó que si no hay muchos datos sobre el tema es porque la gente no presente denuncias, que bien los puede hacer ante el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred)¸ el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, (Conapred) o las comisiones de derechos humanos.

Manuel, Milton, Pedro, trabajadores homosexuales de estéticas en las colonias Roma y Condesa platicaron que ellos si han sido objeto de discriminación, porque además de estudiar cultura de belleza tienen otras carreras, por lo que trabajaron en oficinas, “pero nos sentíamos incómodos porque los compañeros nos veían como raros, como si fuéramos extraterrestres o apestados”.

Milton Pérez, es contador público, y de manera alterna estudio la carrera de estilista, cosmetólogo y diseño de imagen. “En mi trabajo de oficina era muy criticado, algunos me veían con odio y asco y claro tenía que soportar chistes homofóbicos, eso no me gustó, por lo que decidí trabajar en una estética, aquí me siento muy a gusto, nadie te trata mal y se respeta mi labor”, citó.

Darío Montes quien comenta ser gay trabaja en una agencia de publicidad y dice sentirse muy contento con su trabajo, “nunca he sufrido discriminación ni maltrato de nadie”.

Jared Cortés dijo que muchas empresas no cuentan con políticas de diversidad e inclusión, y esto ocasiona que la comunidad gay se sienta aceptada.

Pero consideró que cada vez son más las empresas que se preocupan por tener talento, y se certifican en ser incluyentes, responsables, y no están viendo la preferencia sexual.

Fermín Soto platicó que en una de las empresas donde solicitó empleo le pidieron exámenes médicos como la prueba de VIH y test psicológicos, en los que tratan de indagar sobre sus preferencias sexuales, sin que eso tenga que ver con el puesto que van a desempeñar.

El artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada por las Naciones Unidas en 1948, establece que toda persona tiene derecho al trabajo sin discriminación alguna, en tanto, que la Organización Internacional del Trabajo advierte que se consideran actos de discriminación en el lugar laboral la violencia verbal, psicológica y física, además de enfrentar manifestaciones de odio; discriminación si consta o se sospecha que son lesbianas, gays, bisexuales o trans; negación de empleo, despido o ascenso;

El Diagnóstico antes citado cita que sólo el 8 por ciento de las personas expresan su condición en el trabajo y un 29.8 la guarda en secreto haciéndose pasar por heterosexuales o evadiendo cuestionamientos al respecto, mientras que el 34 por ciento resiste los actos de hostigamiento y acoso, con tal de conservar su empleo.

Publicado por @Rivka_Azatl Rebeca Garza

Este es un blog que nació por el simple deseo de compartir lo que leo, lo que veo, lo que escucho, lo que hago, aquello que me gusta y disgusta también. No tiene mayor pretensión que esa, el simple y profundo deseo de compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: