El surgimiento de las feministas “radicales” anti-trans, explicado:


Conocidas como TERF, los grupos feministas radicales transexcluyentes están trabajando con los grupos conservadores para impulsar su agenda anti-trans.

Por Katelyn Burns / De Vox / 5 de septiembre de 2019 / Traducción libre

Activistas e integrantes de la comunidad trans se reunieron frente al Stonewall Inn el 23 de febrero de 2017 en la ciudad de Nueva York para denunciar un anuncio de la administración Trump que rescinde una orden de la era Obama que permite a estudiantes trans usar los baños escolares que coinciden con sus identidades de género. Spencer Platt / Getty Images

Aimee Stephens había trabajado en servicios funerarios durante 20 años, casi seis de los cuales estaba en Harris Funeral Homes, cuando salió del closet ante su jefe como mujer trans.

Sabía desde que tenía 5 años que era una niña y había estado viviendo como mujer fuera del trabajo durante algún tiempo. Aunque le encantaba su trabajo en Harris, donde había pasado de aprendiz a directora de funerarias, sintió que tenía que ocultar quién era allí. Hasta que ya no pudo más.

En 2013, le dio al propietario de la funeraria, Thomas Rost, una nota que también compartió con amistades y colegas. “Me doy cuenta de que algunos de ustedes pueden tener problemas para entender esto. En verdad, he tenido que vivir con eso todos los días de mi vida e incluso yo misma no lo entiendo completamente ”, escribió. “Tan doloroso como seguramente será para mis amistades y algunos de mi familia, necesito hacer esto por mí misma y por mi propia tranquilidad, y para terminar con la agonía en mi alma”.

Después de leer la nota, Rost simplemente dijo: “Está bien”. Stephens fue despedida dos semanas después. Rost le dijo que “no iba a funcionar”.

Stephens demandó, alegando que su despido fue una discriminación basada en su sexo, lo que desencadenó una oleada de actividades legales. Según documentos de la corte, Rost testificó que despidió a Stephens porque “[ella] ya no se representaría [a sí misma] como hombre. [Ella] quería vestirse de mujer “.

En marzo pasado, la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito falló a su favor. “Es analíticamente imposible despedir a un empleado en función de su estado como persona trans sin estar motivado, al menos en parte, por el sexo del empleado”, dijo el tribunal en su decisión. “Un empleador no puede discriminar sobre la base del estado transgénero sin imponer sus nociones estereotipadas de cómo los órganos sexuales y la identidad de género deben alinearse”.

Harris Funeral Homes apeló ante la Corte Suprema, que se hizo cargo del caso y escuchará los argumentos orales el 8 de octubre.

Cómo los grupos anti-trans “feministas radicales” podrían afectar el resultado de un caso de discriminación de derechos civiles

En las últimas semanas, se ha presentado una ráfaga de escritos amicus en el caso R.G. Y G.R. Harris Funeral Homes v. EEOC y Aimee Stephens. Las principales organizaciones médicas, grupos de defensa y personas expertas legales se han pronunciado primordialmente a favor de permitir que las personas trans estén libres de discriminación en el trabajo. Mientras tanto, una gran cantidad de grupos conservadores y religiosos han reclamado el derecho de despedir a cualquiera por ser trans.

Aimee Stephens demandó a su empleador, Harris Funeral Homes, por despedirla por ser trans. Ahora la Corte Suprema escuchará su caso de discriminación sexual. Charles William Kelly / ACLU

Incluso el Departamento de Justicia del presidente Trump presentó un informe en agosto argumentando en parte que Stephens fue despedida por Harris Funeral Homes no por su identidad de género sino porque se negó a seguir el código de vestimenta de su empleador, que requiere hombres, y “hombres”, para el Departamento de Justicia significa hombres de “sexo biológico”: usar un traje con pantalones y las mujeres usar un vestido o una falda. Los abogados de la ACLU que representan a Stephens, a su vez, argumentaron que su cliente fue despedida porque Stephens no desempeñó el papel sexual que su empleador esperaba de ella, violando el precedente legal establecido en 1989 en Price Waterhouse v. Hopkins.

En ese caso, a Ann Hopkins se le negaron promociones y una asociación porque no se veía, vestía o se comportaba de una manera estereotípicamente femenina. Sus jefes le ordenaron que usara más maquillaje y faldas para trabajar para obtener el ascenso. El tribunal se puso del lado de Hopkins, estableciendo un estándar legal para los estereotipos sexuales que han transformado profundamente el lugar de trabajo para las mujeres durante los últimos 30 años.

Ahora ese precedente se está poniendo a prueba. Y unirse a la administración y los conservadores de Trump en la lucha por la discriminación y los estereotipos basados en el sexo son varios aliados algo inesperados: los llamados grupos “feministas radicales” con largos registros de oposición a los derechos de las personas trans.

En su escrito amicus a la Corte Suprema, el Frente de Liberación de la Mujer, o WoLF, escribió: “Simplemente, Aimee Stephens es un hombre. Quería usar una falda mientras estaba en el trabajo, y su argumento de “identidad de género” es una ideología que dicta que las personas que usan faldas deben ser mujeres, precisamente el tipo de estereotipos sexuales prohibidos por Price Waterhouse “.

Grupos como WoLF se conocen comúnmente como “feministas radicales transexcluyentes” o TERF. Alternan entre varias teorías que afirman que las mujeres trans son realmente hombres, quienes son los últimos opresores de las mujeres. La mayoría de sus ideas, como que las mujeres trans son una amenaza para la seguridad de las mujeres cisgénero, se basan en casos de comportamiento horrible por parte de un pequeño número de personas trans. Por encima de todo, su ideología no permite que las personas trans tengan autodefinición o autonomía sobre su expresión de género.

“El sexo se basa en la materialidad, mientras que la” identidad de género “es simplemente una ideología que no tiene fundamento en la ciencia”, dijo WoLF a Vox en un comunicado. “La redefinición de la palabra ‘sexo’ para significar ‘identidad de género’ tendría innumerables efectos nocivos en las mujeres y las niñas, y las mujeres y las niñas como una categoría distinta merecen protecciones de los derechos civiles”.

La clave para entender por qué un autoproclamado grupo feminista radical se pondría del lado de los grupos conservadores que defienden el derecho a obligar a las mujeres cisgénero a ponerse faldas en el trabajo es comprender quiénes son las TERF y qué han estado haciendo durante los últimos 50 años. Porque ahora, bajo la administración Trump y una Corte Suprema de mayoría conservadora, su alianza con estos grupos de extrema derecha podría tener consecuencias duraderas y generalizadas para los derechos civiles trans, y para los derechos de las mujeres en general.

TERFs, explicado

Las raíces del término TERF se originaron a fines de la década de 2000, pero surgieron de los círculos feministas radicales de la década de 1970 después de que se hizo evidente que era necesario un término para separar a las feministas radicales que apoyan a las mujeres trans y las que no. Muchas feministas anti-trans hoy afirman que es un insulto, a pesar que otras tantas lo ven como una descripción precisa de sus creencias. Ahora prefieren llamarse a sí mismas “críticas de género”, un eufemismo similar a los supremacistas blancos que se llaman a sí mismos “realistas de raza”.

A principios de los años 70, grupos de lo que ahora se llamarían feministas “críticas de género” amenazaron con violencia contra muchas mujeres trans que se atrevían a existir en espacios de mujeres y lesbianas. Por ejemplo, la mujer trans Beth Elliott, que estaba en la Conferencia Feminista Lésbica de la Costa Oeste de 1973 para actuar con su banda de lesbianas, fue ridiculizada en el escenario por lo que protestó. En 1979, la feminista radical Janice Raymond, profesora de la Universidad de Massachusetts, escribió el trabajo definitorio del movimiento TERF, “Transsexual Empire: The Making of the Shemale”, en el que argumentó que el “transexualismo” debería “ser erradicado a partir de imperativos morales” principalmente al restringir el acceso a la atención sanitaria a los procesos de transición (una posición política compartida por la administración Trump). Poco después de que ella escribió otro artículo, este publicado para el Centro Nacional de Tecnología de la Salud, financiado por el gobierno y vinculado a los Servicios Humanos y de Salud, la administración de Reagan cortó la cobertura de Medicare y el seguro médico privado para la atención relacionada con la transición.

Después de esos primeros momentos críticos, la disputa entre las personas trans y las personas críticas de género se calmó durante los siguientes 20 años. Una excepción son los conflictos de alto perfil en el Michigan Womyn’s Folk Festival, o MichFest, que llamó mucho la atención. En la década de 1990 y sus inicios, las asistentes al festival pro-trans organizaron “Camp Trans”, un espacio específicamente acogedor para las mujeres trans que de otro modo tenían prohibido asistir al evento. Los dos grupos se enfrentaron durante varios años, hasta que más artistas y organizaciones boicotearon a MichFest y las organizadoras decidieron finalizar el evento en 2015.

Sin embargo, en los últimos años, el término TERF ha encontrado una nueva vida y ha fomentado un terreno de reclutamiento fértil en muchos espacios en línea. Aunque las personas trans han experimentado un aumento dramático en la visibilidad con el surgimiento de la actriz trans Laverne Cox y la transición de Caitlyn Jenner, esa visibilidad ha resultado en una creciente reacción cultural. Si bien la mayor parte de esa reacción violenta es simplemente una continuación de la guerra cultural impulsada por los grupos conservadores, algunas “feministas” extremistas han decidido que los derechos trans van demasiado lejos.

La ideología TERF se ha convertido en la cara de facto del feminismo en el Reino Unido, ayudada por el liderazgo de los medios de Rupert Murdoch y el Times of London. Cualquier oposición vaga al pensamiento crítico de género en el Reino Unido conlleva acusaciones de “silenciar a las mujeres” y una característica llamativa o de opinión en un periódico nacional británico. La feminista radical australiana Sheila Jeffreys acudió al Parlamento del Reino Unido en marzo de 2018 y declaró que las mujeres trans son “parásitos”, un lenguaje que suena muy parecido a Trump hablando de personas inmigrantes.

Según Heron Greenesmith, quien estudia el movimiento moderno crítico de género como investigador asociado senior con el grupo de personas expertas en justicia social Political Research Associates, el feminismo crítico de género en el Reino Unido surgió de una mezcla tóxica del imperialismo histórico y la influencia del movimiento escéptico más amplio del Reino Unido en los primeros años, que estaba hipercentrado en desacreditar la “ciencia basura” y cualquier idea que considerara la influencia sociológica e histórica y no solo la biología. Quienes salieron a la fama en el movimiento lo hicieron a través de muchas “increpaciones intolerantes y ataques las personas”, dijo Greenesmith, al igual que el feminismo crítico de género. “Las feministas anti-trans piensan que tienen la ciencia de su lado. Es evidente cuán acientífica es su retórica y, sin embargo, literalmente dicen: “La biología no es intolerancia”. De hecho, la biología se ha utilizado como intolerancia siempre que la biología haya sido una cosa ” (Ver racismo científico, eugenesia y la justificación de la esclavitud de que los negros eran intelectualmente inferiores a los blancos).

Aunque la ola TERF comenzó en los EE. UU. en los años 70, la ideología había caído en desgracia en gran medida a medida a que el movimiento feminista dominante del país luchaba continuamente contra el discurso religioso para que se reconocieran el derecho al acceso al aborto y los derechos LGBTQ. En un país donde las coaliciones políticas de la izquierda feminista son cruciales para la supervivencia de los derechos básicos de las mujeres, no tiene mucho sentido pasar tiempo oprimiendo a una pequeña población que de otro modo serían aliadas valiosas en la guerra cultural.

Sin embargo, la retórica anti-trans tiene poder, y el acoso anti-trans ciertamente existe. Si bien el núcleo duro del discurso crítico de género organizado es dirigido en gran medida por un pequeño puñado de personas, se ha convertido en un deporte para estas autoproclamadas feministas el hostigamiento y las burlas de las personas trans y sus alianzas en Twitter y otras plataformas de redes sociales. Echen un vistazo a algunas de las más de 80 respuestas a un tweet del mes pasado por la destacada escritora feminista Sady Doyle promocionando una pieza que escribió denunciando a las TERF (algunos acusaron a Doyle de ser una sirvienta del patriarcado, un insulto común lanzado a mujeres cis que se alían con personas trans), o verifiquen las respuestas inevitables a mi tweet compartiendo este mensaje cuando se conecten a la red.

Pero probablemente donde el feminismo “crítico de género” tiene el potencial de ejercer la mayor influencia es en el gobierno. Grupos feministas “críticos de género” con sede en Estados Unidos como WoLF y Hands Across the Aisle, que enviaron una carta al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano a favor de prohibir a las mujeres trans de los refugios para mujeres sin hogar, están felices de trabajar junto a conservadores para limitar los derechos de las personas trans, incluso si esos mismos conservadores quieren aprobar una legislación que limite sus derechos reproductivos.

Las TERF tratan a las mujeres trans como depredadoras y a los hombres trans como víctimas del patriarcado.

El feminismo crítico de género, en su esencia, se opone a la autodefinición de las personas trans, argumentando que cualquier persona nacida con una vagina está en su propia clase de sexo oprimido, mientras que cualquier persona nacida con un pene es automáticamente un opresor. En un mundo TERF, el género es un sistema que existe únicamente para oprimir a las mujeres, lo que sucede mediante la imposición de la feminidad a las mujeres asignadas al nacer.

“La redefinición legal de “mujer” como cualquiera que dice ser mujer da como resultado la eliminación de las mujeres como clase”, escribió WoLF en su informe SCOTUS. “Si, por ley, cualquiera puede ser una mujer, entonces nadie es una mujer, y las protecciones basadas en el sexo en la ley no tienen ningún significado”.

Esta concepción del género como sistema sería relativamente sólida si no fuera por la existencia de personas LGBTQ. La opresión basada en el género y el sexo puede imponerse a una variedad de personas que fueron asignadas como hombres al nacer, como los hombres gays y, por supuesto, las mujeres trans. En la práctica, sin embargo, el movimiento se parece más a una campaña de odio organizada contra una comunidad marginada, ya sea a través del acoso en línea o la presentación de informes en casos históricos de derechos civiles.

Las adherentes a la ideología TERF tratan a las mujeres trans, a los hombres trans y a las personas no binarias de manera muy diferente. Las feministas críticas de género culpan al patriarcado por engañar a los hombres trans al pensar que pueden salir de la opresión femenina por su identidad o culpan a la homofobia estructural por convencer a los hombres trans de que pueden convertirse en hombres heterosexuales en lugar de ser lesbianas.

“Las mujeres de nuestra coalición decidieron dejar de lado sus diferencias y trabajar juntas después de ver de primera mano las consecuencias profundamente negativas y francamente peligrosas de ignorar el sexo corporal”, Hands Across the Aisle, una organización que conecta a feministas radicales con grupos anti-LGBTQ para hacer campaña contra los derechos trans, dijo en un comunicado a Vox. “Vimos cómo los médicos permitían daños irreversibles en los cuerpos de nuestras hijas, nos quedamos atónitas cuando los niños les quitaron las oportunidades deportivas a nuestras hermanas y lloramos cuando nuestras amigas lesbianas envenenaron sus cuerpos con testosterona en un intento de parecer hombres”.

Para las activistas anti-trans, es absolutamente esencial establecer una narrativa de que los hombres trans son solo lesbianas que intentan identificarse desde la feminidad. Al hacer esto, la transición puede posicionarse como una forma de “terapia de conversión”, mediante la cual una lesbiana es forzada a una identidad masculina y a una heterosexualidad de facto. Abre un camino para que las activistas anti-trans prohiban la atención médica trans-afirmativa a través de prohibiciones de “terapia de conversión”.

Sin embargo, los mismos hombres trans han señalado que el argumento no tiene en cuenta la autonomía corporal de las personas transmasculinas y, por lo tanto, no es una posición feminista. La autora trans Jay Hulme describió recientemente en una publicación de su blog por qué y cómo las feministas críticas de género trabajan para lograr que los hombres trans “regresen a la feminidad” y, en última instancia, la detransición.

“Como hombre trans, soy y siempre seré menospreciado, faltado al respeto, hablado y objetivado por las personas transfóbicas”, escribió Hulme. “Después de todo, piensan que me han lavado el cerebro y me han engañado para “pensar que soy un hombre”, ¿qué podría saber? ¿Qué valor podrían tener mis palabras o experiencia? … Esto es, una vez más, antifeminista: la idea de que los hombres trans son solo mujeres tontas cuyas palabras no pueden tener ningún valor es profundamente preocupante y refleja comportamientos patriarcales hacia las ‘chicas tontas’, sin importar la edad o lo exitosas que sean las mujeres como realmente lo son “.

Mientras tanto, las personas no binarias a menudo son descartadas en las discusiones por feministas críticas de género. “Las personas no binarias confunden al cientificismo del que dependen las feministas anti-trans para justificar su esencialismo de género, por lo que eligen no reconocer la existencia o agencia [no binaria]”, dijo Greenesmith. Cuando no les borran por completo, las TERF a menudo repiten la retórica de la derecha burlándose de las personas no binarias, lo que sugiere que son buscadoras de atención que no entienden su sexo al nacer.

Cómo se arma el miedo contra las mujeres trans

La propaganda crítica de género se centra casi por completo en la supuesta depravación de las mujeres trans, citando casos raros para pintar a las mujeres trans como amenazas para las mujeres y los niños.

Las TERF a menudo apuntan al caso de Karen White. White estaba en prisión por agresión sexual cuando salió del closet como una mujer trans y solicitó un traslado a una prisión para mujeres. Una vez allí, presuntamente violó a varias compañeras de prisión antes de que finalmente la atraparan. Los funcionarios de la prisión luego admitieron que no siguieron los procedimientos de salvaguardia existentes al otorgar la transferencia.

Como sobreviviente de una violación, considero que White es detestable y estoy indignada porque los funcionarios de la prisión fueron tan laxos con sus procedimientos y permitieron el acceso de White a una población vulnerable de mujeres. Donde difiero de las feministas críticas de género es que no estoy de acuerdo con que White sea representativa de todas las mujeres trans. Las feministas críticas de género esencialmente creen que la existencia de penes de mujeres trans en un espacio de mujeres representa un riesgo automático de violación.

“Así es como se arman los estereotipos contra los grupos marginados ”, dijo a Vox Gillian Branstetter, gerente de relaciones con los medios en el Centro Nacional para la Igualdad Transgénero. “Dado el ascenso relativamente reciente de la gente trans a la vida pública, y el hecho de que muchas personas aún no conocen a una persona trans, somos muy vulnerables a ser mal representadxs, a ser difamadxs y que nuestra voz no se escuche”.

LightRocket via Getty Images

Muchas feministas críticas de género se niegan a lidiar con el hecho de que el 47 por ciento de las mujeres trans han sido víctimas de agresión sexual en sus vidas, en cambio cuestionan los métodos de encuesta utilizados para llegar a la conclusión. Sin embargo, muchas personas trans no ven cómo tales cuestionamientos son diferentes de los hombres cis que afirman que las mujeres acusan falsamente a los hombres de violación en un número cada vez mayor.

Esta supuesta preocupación por las mujeres y los niños cis se ha convertido en el método principal para radicalizar a las feministas críticas de género, de forma similar a cómo los islamófobos representan amenazas de violación en grupo hacia las mujeres blancas por parte de hombres musulmanes, o cómo los supremacistas blancos han pintado históricamente a los hombres negros como amenazas sexuales para justificar segregación. La defensa de la pureza de la feminidad blanca siempre ha sido un eje significativo de intolerancia común, y el feminismo crítico de género opera de la misma manera. Con el “peligro extraño” inoculado en las cabezas de las mujeres y las niñas desde una edad temprana, las feministas anti-trans pueden fácilmente pintar “el otro” como una amenaza sexual constante, a pesar del hecho de que los estudios han demostrado repetidamente que las mujeres tienen más probabilidades de ser agredida sexualmente por alguien que ya conocen.

Si a las personas trans se les da protección contra la discriminación, WoLF escribe en su informe, “marcará un cambio verdaderamente fundamental en la ley y la política estadounidense que despoja a las mujeres de su derecho a la privacidad, amenaza su seguridad física, socava los medios por los cuales las mujeres pueden lograr la igualdad profesional y educativa, y en última instancia, trabaja para borrar a las mujeres y niñas bajo la ley “.

Con su hiperfocus en la supuesta amenaza de las mujeres trans en los espacios de las mujeres, el feminismo crítico de género en última instancia permite que los hombres misóginos pasen desapercibidos. Si todo el mundo está mirando a las mujeres trans y los hombres desviados que dicen ser las mujeres trans, ¿quién está mirando a las figuras públicas respetadas que perpetúan el horrible abuso sexual contra mujeres y niñas?

El TERFismo en línea se ha infiltrado en la academia y a menudo se manifiesta en más acoso

Si bien el feminismo crítico de género ha tenido raíces en la academia desde hace mucho tiempo, extendiéndose a Raymond y sus cohortes en la década de 1970, el renovado interés público en el discurso trans ha creado oportunidades para que ciertas personas académicas se hagan un nombre. Recientemente, un pequeño puñado de filósofas críticas de género han logrado aprovechar la cobertura de los medios para obtener una plataforma convencional desde la cual expresar sus puntos de vista transfóbicos.

“Históricamente hablando, los problemas relacionados con la sexualidad y el género han tenido una importancia relativamente marginal para los departamentos de filosofía, y una importancia relativamente significativa para los departamentos de humanidades y los estudios literarios o culturales”, Grace Lavery, una mujer trans y profesora de literatura británica del siglo XIX en Berkeley , le dijo a Vox. Pero “esa distinción, o ese límite institucional, ha comenzado a deshilacharse”.

La filosofía de género crítico se ha convertido en una especie de industria artesanal en la que personas académicas previamente no reconocidas pueden lograr un seguimiento en línea recitando la teoría del momento en espacios feministas radicales en línea. La filósofa británica Kathleen Stock, una feminista identificada a sí misma como crítica de género y una de las figuras más autorizadas del grupo, ha escrito tal vez media docena de manifiestos diferentes en los últimos años expresando puntos de vista siempre cambiantes sobre la exclusión trans y la definición de la feminidad.

“Una de las cosas que me parece interesante observar es el cambio en sus posiciones”, dijo Lavery acerca de las académicas críticas de género. “Creo que se imaginaron que las preguntas que hacían tendrían respuestas más fáciles que las que tenían. Creo, por ejemplo, que se imaginaron anteriormente que iba a ser bastante fácil usar los cromosomas como base para una especie de distinción biológica sexual, distinción sexual binaria. Y ahora, por lo que puedo decir, han abandonado los cromosomas más o menos por completo como un determinante singular “.

La estudiante graduada de filosofía Christa Peterson ha pasado bastante tiempo rastreando las posiciones y la actividad en las redes sociales de filósofas críticas de género, y explicó por qué estas filósofas parecen cambiar de posición con tanta frecuencia. “Lo que está sucediendo aquí es un movimiento popular que está llegando a la academia, en lugar de que estas personas tengan proyectos filosóficos sobre estos temas que les dan estas conclusiones”, dijo a Vox. “Están obteniendo lo que representan como conclusiones filosóficas del subreddit crítico de género y otras personas en Twitter”.

Samuel Kubani / AFP via Getty Images

A principios de este año, Lavery decidió entrar en el debate porque, como profesora titular, sentía que era una de las pocas académicas trans en posición de rechazar la creciente retórica anti-trans que estaba viendo a su alrededor. Después de sumergirse inicialmente en el discurso TERF, escribió una pieza que criticaba a Stock. Dos periodistas críticas de género compartieron la respuesta de Stock, y fue entonces cuando Lavery realmente comenzó a sentir la presión.

“Mi escrito generó una explosión masiva de acoso en línea, que simplemente no vi venir en absoluto “, dijo. “Aparentemente cientos de personas trataron de encontrarme y escribir cosas insultantes sobre mí. Y eso se intensificó en la medida en que la situación estaba totalmente fuera de control. En un momento, la gente estaba publicando los nombres y detalles de contacto y fotografías, no solo de mí sino también de mis colegas de UC Berkeley, en línea”.

En general, entre las personas académicas, el trabajo de sus pares críticas de género se considera un trabajo académico legítimo, confiando en las credenciales de los filósofas que se han metido en el tema. Sin embargo, cuando Stock fue invitada a hablar sobre sus puntos de vista sobre género y sexualidad en la Sociedad Aristotélica a principios de junio, su discurso provocó protestas de varias personas filósofas que asistieron a la conferencia.

“En los últimos años y meses, los ataques contra la comunidad trans han sido liderados por varias filósofas prominentes y aparentan ser legítimos debido a la falta de voluntad de la comunidad en general para hablar y proteger a sus integrantes más vulnerables”, se lee en una declaración conjunta. por Minorías y Filosofía del Reino Unido y Minorías y Filosofía Internacional. “No todos los elementos de obsesión personal e ideológica son dignos de debate filosófico. En particular, el escepticismo sobre los derechos de los grupos e individuos marginados, donde están en juego los problemas de la vida y la muerte, no está en debate “.

Sin embargo, esto no ha impedido que Stock se publique. Su trabajo se cita en varios informes amici a la Corte Suprema en el caso Stephens, que muestran cómo la academia crítica de género está ayudando a legitimar las posiciones políticas anti-trans. En efecto, las académicas críticas de género están validando los caprichos de las TERF en línea en la política oficial.

Grupos como WoLF pueden tener “liberación” en su nombre, pero tienen lazos ultraconservadores

Esto nos devuelve a cómo el discurso TERF puede ejercer un gran poder en la política y las políticas públicas, y con quién se alinearán para impulsar su ideología.

WoLF no ha dudado en asociarse con organizaciones misóginas y anti-LGBTQ como Alliance Defender Freedom (ADF) para oponerse a los medios de vida de las personas trans a la Corte Suprema. De hecho, el caso Stephens no es la primera vez que los dos grupos trabajan juntos en un caso anti-trans de la Corte Suprema. A principios de 2017, WoLF presentó una breve demanda amicus contra el estudiante trans Gavin Grimm para usar el baño de niños en su escuela. Ese caso finalmente fue devuelto a la corte inferior, que recientemente dictaminó nuevamente a favor de Grimm.

Gavin Grimm, un adolescente trans, demandó a su escuela por el acceso al baño de niños. Nikki Kahn / The Washington Post a través de Getty Images

La relación de WoLF con ADF se extiende más allá de la presentación de informes en casos clave. LGBTQNation informó que en el año fiscal 2017, el año más reciente para el cual están disponibles los registros financieros del grupo feminista, WoLF solicitó y aceptó una subvención de $ 15,000 del grupo ultraconservador. El informe LGBTQNation también reveló en 2017 que WoLF contrató a Imperial Independent Media para obtener ayuda con la recaudación de fondos, prometiendo una comisión del 20 por ciento. En ese momento, IIM fue dirigido por Zachary Freeman, quien se hizo un nombre por una demanda para filtrar los nombres de los empleados de la clínica de abortos al Centro para el Progreso Médico, un grupo antiaborto conocido por propagar videos muy manipulados que pretenden mostrar ganancias de Planned Parenthood por la venta de tejido fetal.

WoLF defendió su acuerdo con Freeman en su declaración ante Vox. “WoLF nunca ha contratado a nadie que ponga en peligro la vida de los trabajadores de clínicas de abortos”, informó. “WoLF una vez firmó un contrato con alguien que anteriormente había ejercido sus derechos bajo la Ley de Libertad de Información, relacionado con asuntos que no tenían nada que ver con WoLF”.

También en su declaración, WoLF defendió una reciente publicación de un blog que atacaba el compromiso de Planned Parenthood con la atención trans-incluyente. De hecho, casi todas las publicaciones del blog de WoLF son anti-trans (publicaciones que argumentan en contra de las mujeres trans en las cárceles de mujeres, las niñas trans en deportes para niñas, las mujeres trans en los refugios para personas sin hogar). Hay pocas llamadas a cualquier tema “feminista” que no sea un ataque a las personas trans en esencia.

Aunque se desconoce quién financia a otro grupo destacado de género crítico, Hands Across the Aisle, una de sus cofundadoras es Kaeley Triller-Haver, una conservadora antiabortista que, según los informes, admitió haber cometido la violación legal de un adolescente cuando era una consejera juvenil.

Las alianzas anti-trans con grupos conservadores no son nuevas para las feministas críticas de género. Durante el referéndum irlandés sobre los derechos al aborto en 2018, algunas feministas británicas críticas de género retuvieron el apoyo a las activistas que apoyaron los derechos al aborto, citando las actitudes de apoyo trans del feminismo irlandés, llegando incluso a programar una reunión anti-trans en Dublín. de la temporada de campaña. Las feministas irlandesas respondieron con una carta abierta mordaz denunciando el evento y reafirmando su apoyo sororo hacia las mujeres trans.

En enero, la conservadora Heritage Foundation celebró un evento en Washington, DC, con integrantes de WoLF para discutir la Ley de Igualdad y su oposición a los derechos trans. Dos días después, las prominentes feministas anti-trans británicas Kellie-Jay Keen-Minshull (también conocida como “Posie Parker”) y Julia Long, que habían estado en la ciudad asistiendo al panel, irrumpieron en una oficina de Capitol Hill donde la secretaria de prensa nacional de la Campaña de Derechos Humanos Sarah McBride acababa de concluir una reunión entre padres de niñas y niños trans y personas legisladoras. (La Fundación Heritage le dijo a Vox que “no tenía nada que ver con” que Keen-Minshull y Long estuvieran en los Estados Unidos y que “no tuvo contacto con ellas antes o después de nuestro evento del 28 de enero, y que no tienen ninguna conexión con nada de lo que hicieron después”. Se filmaron gritando y burlándose de McBride con sus quejas personales contra el movimiento trans, acusándola de no preocuparse por las “chicas lesbianas”. McBride, hay que reconocerlo, no mordió el anzuelo, permaneciendo con cara de piedra y centrada en la pantalla de su computadora mientras un compañero de trabajo intentaba desescalar la situación.

Ir a tweet

Branstetter compara el despliegue de las llamadas feministas para oponerse a los derechos trans con el movimiento nacionalista blanco que se renueva como la “derecha alternativa” para lograr una apariencia de respetabilidad. “Cuando la gente acude a organizaciones como las TERF, está haciendo el mismo trabajo para ellas”, dijo. “Lo describo como una división dentro del movimiento progresista o una división dentro de la comunidad LGBTQ que solo sirve para beneficiar a las personas que odian a las mujeres y a la comunidad LGBTQ, incluidos Heritage, el FRC [Family Research Council] y el ADF. Ciertamente, no debería sorprendernos que estén desesperadas por colocar señuelos, simplemente no puedo imaginar cómo puedes pasar por las puertas de la Fundación Heritage como una invitada anunciada y seguir llamándote una defensora de la igualdad de las mujeres.”

En los Estados Unidos, la feminista crítica de género de Baltimore Julia Beck se ha hecho un nombre en los círculos conservadores, apareciendo en el programa de Tucker Carlson en Fox News y testificando ante la Cámara contra las inclusiones trans en la Ley de Violencia contra la Mujer y la Ley de Igualdad.

“Me senté a 10 pies de Julia Beck en la Audiencia de la Ley de Igualdad de la Cámara y la escuché decir que la violencia que enfrentan las mujeres trans es un mito”, dijo Branstetter, quien señaló que las feministas anti-trans, como sus parejas conservadoras, han comenzado a presentar un reclamo: que las personas trans no enfrentan mucha discriminación y violencia, una afirmación sin evidencia. “No habían pasado 24 horas antes de que ella dijera eso y a dos millas de distancia, Ashanti Carmon fue asesinada en Eastern Avenue en DC. Creo que es revelador que tengan que promover esta violencia trans para sentirse justificadas en su propio odio”.

Según Greenesmith, Beck empleó la táctica de distracción al decir imprecisiones, obligando a quienes participan en el debate a refutarle constantemente, en lugar de comprometerse con los problemas reales. “Todo lo que decía era mentira”, dijo Greenesmith, refiriéndose al testimonio de Beck. “Seguimos atrapadas en ese ciclo de demostrar que lo que ella dice está mal … aquí tú y yo estamos diciendo, ‘¡Pero de hecho, 24 horas antes, una mujer trans fue asesinada!’ Siempre habrá una persona trans perjudicada porque eso es una realidad, pero en lugar de hablar sobre por qué necesitamos la Ley de Igualdad, nos vemos obligadas a hacer lo que sucedió en la audiencia. Todos los demócratas de la Cámara y los otros testigos tuvieron que contradecir a Julia Beck. Funcionó. Tenerla allí funcionó a la perfección.

El feminismo crítico de género no tiene la misma tracción en los EE. UU. que en el Reino Unido, pero los grupos aún ejercen el poder

Para ser justas, varias feministas prominentes que critican el género han denunciado la cooperación del movimiento con personas archiconservadoras, como Jean Hatchet, quien citó la conexión de WoLF con el ADF en una publicación de blog que indica su oposición. Pero esas apelaciones no parecen ralentizar la fusión de la corriente TERF con el aparato político conservador más grande.

Justo este mes, las feministas críticas de género que han sido expulsadas de Twitter por acoso transfóbico extenso se han organizado recientemente bajo el tablero de mensajes alternativo Gab para formar “Spinster”, una plataforma de redes sociales para el discurso TERF. Queda por ver si el tablero de mensajes británico Mumsnet seguirá siendo el epicentro de los mensajes críticos de género, pero las crecientes conexiones del movimiento con los movimientos misóginos violentos y contra el aborto deberían preocupar tanto a las mujeres cisgénero como a las transgénero.

Según Branstetter, la reciente ola crítica de género no ha logrado ganar tracción en los EE. UU. fuera de las esferas de extrema derecha. “No creo que las mujeres estadounidenses lo estén comprando”, dijo, señalando que casi todos los principales grupos de defensa feminista de los Estados Unidos son pro derechos e inclusión trans. “Es porque entienden lo que significa ser marginada. Ellas entienden que cualquier regla estricta sobre el género no beneficia a nadie ”.

Los grupos conservadores, a su vez, han tomado una decisión consciente de utilizar el lenguaje feminista y el encuadre para oponerse a los derechos trans, y así es como terminamos con algunos de los políticos más vehementemente anti-mujeres en la Cámara votando en contra de la Ley de Violencia contra la Mujer en el nombre de “proteger a las mujeres y las niñas”.

Esta alianza impía, respaldada con una beca académica escrita por TERFs, podría terminar teniendo consecuencias devastadoras para la posición de las mujeres y las niñas en los Estados Unidos y en todo el mundo. En el caso de la Corte Suprema, WoLF está del lado que afirma que los empleadores tienen el derecho de exigir que las mujeres usen faldas argumentando que Aimee Stephens cree que solo las mujeres pueden usar faldas. Si WoLF realmente creyera en la abolición del género, como afirma, pediría a Stephens que se presente en el trabajo bajo la expresión de género que desee sin riesgo de ser despedida.

El argumento de WoLF revela la gran mentira crítica de género: es más importante para las TERF poner a las mujeres cis en una caja más estricta y hacer cumplir los códigos de vestimenta basados en el sexo que otorgarles a las mujeres trans iguales derechos laborales. Y si prevalecen las TERF, todas las mujeres y personas no binarias pierden.

Katelyn Burns es periodista independiente con sede en Washington, DC. Fue la primera reportera abiertamente transgénero de Capitol Hill en la historia de los Estados Unidos. Su otro trabajo se puede ver en el Washington Post, Teen Vogue, Vice y muchos otros.

Publicado por @Rivka_Azatl Rebeca Garza

Este es un blog que nació por el simple deseo de compartir lo que leo, lo que veo, lo que escucho, lo que hago, aquello que me gusta y disgusta también. No tiene mayor pretensión que esa, el simple y profundo deseo de compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: