El deporte como un derecho humano transversal a la salud, la educación y la cultura física, cuyo ejercicio y disfrute pleno debe ser garantizado y respetado para todas las personas.

La constante reivindicación de los derechos humanos no puede ser instrumentalizad en ningún caso para negar obstaculizar el acceso y disfrute de otros derechos.