En cierta forma, esta sentencia de la sala Monterrey del Tribunal Electoral traza una ruta de justicia, me reivindica y considero que también hace justicia epistémica porque no se consideraban válidos mis dichos y mis pruebas proporcionadas