La naturaleza de la mente

La razón por la que no podemos encontrar la mente cuando la buscamos es que la mente no tiene una naturaleza esencial propia. Esta inexistencia es lo que el Buda llamó vacuidad o shunyata. Esta vacuidad no necesita ser verificada a través de complicados razonamientos filosóficos; es simplemente la naturaleza, o esencia, de la mente. Tanto la tranquilidad como las emociones perturbadoras surgen de la naturaleza de la mente, que no es sólida ni densa, sino que está vacía de existencia inherente. Debido a que está vacía, su naturaleza no puede ser dañada y no se vuelve defectuosa ni se degrada con la edad o la enfermedad.

Thrangu Rimpoché

tulku prominente en la escuela Kagyu del budismo tibetano. (Tíbet 1933)

del libro «Fundamentos del Mahamudra: Mirando directamente a la mente»

ISBN: 978-0861713714 – https://amzn.to/1crWp0mB

☸️

La razón por la que no podemos encontrar la mente cuando la buscamos es que la mente no tiene una naturaleza esencial propia. Esta inexistencia es lo que el Buda llamó vacuidad o shunyata. Esta vacuidad no necesita ser verificada a través de complicados razonamientos filosóficos; es simplemente la naturaleza, o esencia, de la mente. Tanto la tranquilidad como las emociones perturbadoras surgen de la naturaleza de la mente, que no es sólida ni densa, sino que está vacía de existencia inherente. Debido a que está vacía, su naturaleza no puede ser dañada y no se vuelve defectuosa ni se degrada con la edad o la enfermedad.

Thrangu Rimpoché

tulku prominente en la escuela Kagyu del budismo tibetano. (Tíbet 1933)

del libro «Fundamentos del Mahamudra: Mirando directamente a la mente»

ISBN: 978-0861713714 – https://amzn.to/1crWp0mB

☸️