[Video] (12/ago/2020) “Cuerpo, Performance y Afecto contra las Violencias” con Lía García y Magdala López ( ‪@mariadelaluna‬ )


Fuente: Igualdad de Género de la UNAM / Fecha: 12 de agosto de 2020 / Ciudad de México / Con Lía García y Magdala López

[Video] Conversatorio “Pandemias, Democracias y Feminismos” organizado por la ‪@udechile‬ con Judith Butler, ‪@ZeranFaride‬ y ‪@emischneiderv‬


Fuente: Canal de You Tube Universidad de Chile / a 28 de julio de 2020 / Más información en esta nota de la Universidad de Chile

En Español

Video sin traducción

[Video] Reportaje “Santuario, el inesperado refugio para mujeres indígenas #trans en #Colombia” por ‪@bbcmundo


Samantha Siagama, mujer transgénero embera

“La ambición de Samantha y su grupo es grande: que se le reconozca a ella y a su grupo como una parcialidad pero nunca antes se ha creado una comunidad indígena transgénero, no parece tarea fácil, sobre todo porque necesitan el apoyo de las autoridades indígenas que creen que merecen un castigo”

BBCMundo

“Las indígenas trans, en particular, están en Santuario y no porque Santuario tenga una política en particular LGBTI, de equidad y de inclusión de género o como un discurso abierto a la sexualidad. Se vienen a esta zona claramente a trabajar en la recolección de café como muchos otros indígenas pero no se van de la zona, es decir, deciden continuar su tránsito en Santuario porque lo que ellas quieren venir hacer acá, o lo que están haciendo acá desde hace un año, que las conocí, es redefinir una forma de ser embera, es decir, otras formas de ser persona, de construirse como persona, pero además construir colectivamente comunidad indígena”

Jairo Tabares, antropólogo
Bella, mujer transgénero embera

“Sí, yo quiero que sea una comunidad porque me parece bueno que se genere una comunidad para que otras muchachas no sufran más”

Bella, mujer transgénero embera

“Todas las muchachas me dicen: Ah, Samantha cuando vamos a hacer danzas, vamos a preparar eso. Aunque en ese momento no sabemos si la comunidad va a nacer, pero vamos a presentar esas danzas y cómo podemos seguir más adelante” (…) La gente dice: Samantha, si usted luchando, se sale esta comunidad transgénero ¿nosotras, mujeres, también metemos en eso ¿si puede?, así me preguntan. Y yo le digo: Sí, sí puede. Yo no rechazo. Sí, eso va a existir”.

Samantha Siagama, mujer transgénero embera

“Desafíos sobre la Violencia Política hacia las Mujeres #Trans” por @Rivka_Azatl 2da edición del foro “Las Otras Voces. Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género”. #LasOtrasVoces #ViolenciaPolítica organizado por @INEMexico @AMCEE_AC @revistavyvmx @TEPJF_informa


Compartido el 12 de junio de 2020 / México

Si contáramos las trayectorias de vida de mujeres trans y Muxhe asi como las históricas candidaturas, aun hoy invisibles en la narrativa de lucha de derechos de las mujeres, como de desde 2003 con Amaranta Gómez Regalado Muxhe de Oaxaca, de Glenda Prado Cabrera en Nuevo León y Coahuila, de Diana Marroquin Bayardo en Hidalgo, de Samantha Carolina Gomez Fonseca en la Constituyente de la Ciudad de México, de Alondra Velazquez Hernández en Jalisco, de Rubí Suárez Araujo en Guanajuato, de Jakelyne Barrientos en Chihuahua y de Felina Santiago y Mística Sánchez, últimas candidaturas Muxhe en Oaxaca en 2018 hablaríamos de una diversidad de formas de violencias complejas que trascendieron al terreno de lo político como parte inercial de una trayectoria de vida que es muy marcada por la exclusión y violencias en contextos de indiferencia, omisión e impunidad .

En ese sentido es preciso mirar que las trayectorias de vida de las pocas personas trans que lleguen al sistema electoral mexicano, en la media que le atraviesan ciertas categorías como el sexo/género, la racialización o negritud, los niveles de precarización, la migración, el estatus de los documentos de identidad, entre otros, heredarán violencias que como son socialmente aceptadas reciben sensacionalismo de parte de la prensa para vender e indiferencia del resto de la sociedad. En otros incluso sectores, incluso hasta condena, repudio y rechazo.

Es importante reconocer que actualmente existen discursos que niegan los derechos de las personas trans tanto en ciertos medios de comunicación, incluso figuras públicas y personas académicas con histórico prestigio así como en grupos organizados de la sociedad y esto es peligroso para la dignidad y el avance de los derechos de las personas trans asi como asegurar una vida libre de violencia tambien a estas vidas.

Apelo a la solidaridad y respeto a la dignidad humana a las personas que integran los medios de comunicación, las instituciones públicas puesto que deben recordar y reconocer la obligación de respetar los derechos humanos pero también invito a los grupos de feministas, integrantes de la Academia y organismos de la sociedad civil que defienden derechos humanos para tomar postura, una postura ética y política al respecto.

Es importante afirmar que poner al centro la dignidad de las personas trans, en este caso las mujeres trans, no borra ningún sujeto político ni abre espacios para más violencias. Invito a revisar críticamente esa narrativa que históricamente ha criminalizado a las anteriormente llamadas personas travesti y transexuales y debemos erradicar. Me parece que el silencio también participa en estos contextos de violencia porque parecería que legitima los discursos transodiantes ya sea por indiferencia u omisión.

También es importante interpelar a la iniciativa privada que lucra con la leyenda de la diversidad o el pride pero que en los hechos se ha documentado que incluso algunas patrocinan campañas que van directamente contra los derechos humanos de las personas trans. Esto suceden tanto fuera como dentro de los procesos electorales y se replica dentro de los partidos políticos.

En todos estos espacios que he señalado -medios de comunicación, instituciones públicas, partidos políticos, academia, organismos de la sociedad civil que defienden derechos humanos e instituciones privadas- tambien les invito a voltear a su alrededor y preguntarse críticamente si hay personas trans colaborando con ustedes, ocupando puestos de trabajo y si participan en igualdad de condiciones en la toma de decisiones, a la academia ¿cómo se están construyendo colectivamente los conocimientos y todo aquello que se convertirá en libros y que terminara construyendo memoria histórica?

¿Qué miramos ahora lo que será historia y qué estamos dejando de mirar? ¿Que historias NO nos estamos narrando? Apelo a su sensibilidad para reconocer que estas historias que dejamos de contar serán condenamos al olvido. Último eslabón de una larga cadena de violencias.

A las personas que nos escuchan, ¿cuantas personas trans conoces? ¿Con cuantas de estas persona has cruzado palabra? ¿Cómo le has llamado? ¿Qué has sentido? ¿ ¿Qué palabras usan para referirse a nosotras? ¿Que ideas se les vienen a la mente cuando oyen la palabra “travesti”, “Transgenero” o “transexual”?

Por una parte, en algunos sectores de la sociedad piensan que los pocos avances que se han logrado en materia de reconocimiento a la identidad de género provocarán un cambio en la sociedad donde de forma irremediable e inmediata, como si fuera un virus, se obligara a que la sociedad se vuelva un universo multicolor de géneros con unicornios brillantes. Pero esto no es asi porque los estigmas y prejuicios que existen socialmente, aun son legitimados en muchos espacios. Porque aun no pasa nada sin en ningún espacio y en la mayoría de las instituciones publicas y privadas no exista nada que reconozca para que esos espacios sean dignamente habitables para las personas trans.

Tampoco hay debate. Existen ya Opiniones consultivas de la CIDH y recomendaciones de la OEA en relación a como deben proceder los Estados Americanos para una amplia protección de los derechos humanos por identidad de genero y orientación sexual. Al interior del país la SCJC, a partir de diversos amparos colectivos que han impulsado estrategias entre personas trans y alianzas cis, también ya existen criterios para avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas trans. Muchas veces nos dicen que “hay otros problemas mas urgentes”, “que no somos un público prioritario” o diversas razones para justificar mirar hacia otro lado.

Lo anterior es mas grave aun si reconocemos los fuertes contextos de violencias dirigidas en partícular en toda la trayectoria de vida de los cuerpos de las personas trans migrantes, indígenas y racializadas, casi todas precarizadas, la gran mayoría en condiciones movilidad social por razones de de subsistencia e incluso de persecución, en donde por diversas causas se les vulnera la dignidad humana y se les rechaza en espacios laborales, sanitarios, escolares incluso comunitarios y familiares solo por no apegarse a ciertas normas sociales binarias.

Con todo, he aprendido algo de mis hermanas, hermanos y hermanes trans: como a tener la alegria como una herramienta de resistencia, como diría mi querida Jessica Marjane; a que la dignidad humana que habita en nuestros cuerpos, aun en estas condiciones, hay que celebrarla con ética afectiva com lo tejen cotidianamente Lia Garcia y Canuto; al diálogo racional como herramienta política para colocar la dignidad en el centro como lo hace mi querida Ilsa Aguilar; a poner la cuerpa en la calle y ante lo poco seguir siendo un mar de generosidad como lo hace mi hermana Natalia Lane. Y podría seguir, pero estoy siendo injusta al mencionar a algunas de estas celebraciones cotidianas a la vida, a la solidaridad, a lo humano mas humano porque lo hacen en condiciones muy precarias y muy violentas.

Les invito a mirarles y mirarnos a los ojos y que nos reconozcamos, les invito a escucharnos, les invito a dejarse tocar, les invito a dejarse fluir por las propuestas de todas estas maravillosas personas, les invito a abrir las puertas de sus espacios de trabajo, de generación de conocimiento y construir colectividades como iguales. Hay personas trans en la Academia, y hay personas Trans expertas en temas que no solo son Trans.

¿Y que tiene que ver todo esto con la violencia politica hacia las personas trans?

Estoy segura que al abrir nuestros ojos, nuestros brazos, muestras espacios y nuestros diálogos directamente con todas estas maravillosas personas y mas personas trans y no binarias que hay en diversos lugares de este país iremos viviendo un bello proceso de reencuentro y de reconocimiento para explorar las acciones para generar nuevos espacios de convivencia abiertos a la diversidad en un marco de respeto e igualdad que tendrán que atravesar al sistema electoral mexicano, no podrá ser de otra forma.

Rebeca Garza

@Rivka_Azatl

[Video] Foro Virtual “Paridad en todo, a un año de la reforma ¿Cómo vamos?” organizado por @IEEPCO


Fuente: Facebook y Twitter de IEEPCO / Fecha: 11 de junio de 2020 / México, Oaxaca

Panelistas

Convocatoria

[Video] “Las otras voces: Violencia política a las mujeres en razón de género” por @INEMexico


Consejeras Electorales: Dania Ravel, Claudia Zavala y Adriana Favela.

#El9NadieSeMueve “Reflexiones Transfeministas y Documental Histórico en Redes Sociales del Impacto del Paro (Huelga) de Mujeres Diversas exigiendo un alto a las violencias machistas (09/Marzo/2020)”


Reflexiones Transfeministas y Documental Histórico en Redes Sociales del Impacto del Paro (Huelga) de Mujeres Diversas exigiendo un alto a las violencias machistas (09/Marzo/2020)

Comparto tuits, post y diálogos entre hombres sobre como sintieron, pensaron y actuaron, si es que lo hicieron, ante la ausencia de las mujeres durante el paro o huelga de las mujeres diversas el 9 de marzo de 2020.

Considero que las multitudinarias marchas de diversas partes en México y en el resto del mundo como el paro deben provocar un hito en las relaciones entre los géneros en todos los espacios sociales y en nuestras subjetividades.

Fueron un grito y a la vez un silencio para rebelarnos contra las normas sociales que se vuelven auto-referenciales mediante las cuales el Estado ejerce la llamada “violencia legítima” para constreñir y violentar, oprimir y explotar a partir de un ideal opresivo de “ser mujer” a todas las mujeres diversas. Sucede hacia todas las personas, pero me concentraré en las mujeres diversas.

Ese espacio público fue apropiado por TODAS LAS MUJERES DIVERSAS porque también pusieron sus cuerpos las mujeres obreras y estudiantes, las mujeres indígenas, las precarizadas, las mujeres en vejez, en sillas de ruedas, con discapacidad, las mujeres trans y las de género no binario, las trabajadoras sexuales, las niñas y las adolescentes.

Todas estuvimos dando gritos de guerra contra las violencias patriarcales pero también se hicieron llamados solidarios y cargados de mucho amor rabioso hacia las mujeres que no pudieron sumarse a la marcha porque no quisieron, porque no pudieron o porque ya no están con nosotras: las asesinadas y las desparecidas por violencias (trans)feminicidas. Por ellas también marchamos, gritamos de dolor y bailamos con la alegría que nos da sentirnos vivas, solidarias, enojadas, hartas y unidas para cambiar, porque tenemos que cambiar este pinche mundo violento que hemos heredado y que al que no hemos podido ponerle un alto.

Con las marchas las mujeres diversas hemos decidido poner el cuerpo en el espacio público; el acceso libre y autónomo a ambos se nos ha negado históricamente desde nuestras infancias y se vuelve más agresivo entre más condiciones de vulnerabilidad atraviesan los cuerpos de las mujeres sexo-diversas y/o situadas en contextos geográficos e históricos de saqueo, extracción y explotación de todos sus territorios, iniciando por el subjetivo y el corporal dentro de una sociedad de consumo y harto individualista desconectada de lo vivo y sensible que es eterno y sin tiempo pero conectada y entusiasmada con las promesas que ofrecen las visiones de un futuro altamente tecnificado pero con los mandatos de las leyes de la oferta y demanda más extrema que valora la inmediatez cuyo santo grial de la racionalidad está depositado en la Inteligencia Artificial pero que al mismo tiempo se vuelve en un bombardeo de estímulos contradictorios y muy violentos a los sentidos y emociones que hace la vida invivible ya que aparentemente nos conecta cuando en realidad nos aísla para irnos moldeando bajo opciones limitadas tal como operan los ciclos de violencias hacia las mujeres ¿o de donde vienen las ansiedades y excesivos miedos que nos persiguen en este mundo social que nos prometía seguridad y cercanía en un mundo globalizado?

En mi lectura, la marcha y el paro tienen la intención de decir “YA BASTA DE VIOLENCIAS HACIA TODAS LAS MUJERES DIVERSAS EN TODOS LOS ESPACIOS Y BASTA DE LA OMISIÓN E INDIFERENCIA DE LOS HOMBRES Y LOS PODERES POLÍTICOS, ECONÓMICOS Y RELIGIOSOS”.

Ya no les vamos a obedecer, ya no nos van a callar y ahora nos van a escuchar, tendrán que hacerlo, nos tendrán que ver y reconocer como iguales en todos los tratos cotidianos y les pasamos la estafeta a ustedes los hombres cisgénero endosex de todas las clases sociales, de cualquier orientación sexual, incluso aquellos de pueblos originarios y solidarios con las causas sociales, para que asuman todo lo que esto les mueve en sus sentires y pensares para que también hagan un paro pero definitivo y permanente ante las violencias que ejercen en el día a día para “sentirse que son hombres, bien hombres “*** y a cuestionar esa aspiración de acceder, poseer, controlar y normar los otros cuerpos-subjetividades-territorios-colectividades y su relación con el medio ambiente con quienes subsisten.

La construcción de su masculinidad subjetiva, corporal y afectiva también ha dado forma y sentido sobre como opera el Estado y sus instituciones debido a la histórica sobrerrepresentación que han tenido.

Esta construcción individual y colectiva de los significantes ligados tradicionalmente con lo masculino puede y debe explorar otras rutas diferentes al ejercicio innecesario de la fuerza física para dominar, la aspiración y pasión por acceder a los poderes políticos y económicos así como el valor que le dan al reconocimiento social a toda costa como parte de la trayectoria de “un hombre exitoso” que quiere controlar cuerpos y emociones, el trabajo, la familia y las relaciones de afecto propios y ajenos porque aunque son pocas las personas que cumplen estas trayectorias, el ideal y ese tránsito que muchos persiguen nos daña a todas las personas, a los seres sensibles y al medio ambiente.

¿Qué ustedes no saben ni tienen referencias de otras formas de ser hombre y cómo explorarse? Nosotras ni nosotres tampoco, estamos todes en el mismo barco. Muchos hombres trans y personas no binarias de España, México y América Latina están haciendo un maravilloso trabajo al respecto pero les hemos dejado solos con esa tarea titánica, les hemos invisibilizado y hasta les hacemos burla por cuestionar y no ajustarse a las normas cisbinarias. Quizás puedan encontrar sanas y sabias alianzas con y entre ellos y elles si se los permiten. Ante las experiencias de violencias vividas y dolores que puedan cargar comprendan que la apertura se gana con respeto a sus espacios seguros y el lenguaje que están construyendo así como con diálogos horizontales sobre lo que están explorando y están sosteniendo muchas veces en condiciones de vulnerabilidad y muchas incertidumbres.

Sino trabajamos en verdadera colectividad seguiremos conmemorando fechas simbólicamente significativas pero sin cambios sociales, políticos, económicos y de consumo que nos lleven a una mayor igualdad dentro de un medio ambiente sano y en mejor relación con los seres sensibles que nos rodean.

Así que asumamos lo que nos toca. Ya muchísimas mujeres hemos salido a exigir. Ahora les toca a los hombres diversos escucharnos horizontalmente, permitan que nuestras voces toquen sus corazones y actúen. La indiferencia ya no es opción.

Tampoco es opción huir simbólica y físicamente de sus responsabilidades como históricamente lo han hecho tanto por acción u omisión derivado de sus pactos patriarcales entre ustedes y con el Estado que no pueden permanecer intactos pero trágicamente ha sido así. Les invito a lanzarse al vacío para renunciar a los privilegios que les ofrecen estos pactos patriarcales y los privilegios masculinos. En lo individual e inmediato no será fácil ni sencillo sin embargo en lo colectivo y a largo plazo sabrán y sentirán que esta también ha sido una opción política muy valiosa y que siempre ha estado abierta a ustedes.

Urge que reconozcan la deuda para con su inteligencia emocional y sus responsabilidades económicas y afectivas en relación con las personas que les rodean e interactúan. Todxs tenemos deudas para con nuestra salud emocional y nuestro auto cuidado, pero uds hombres blancos cis-hetero de clase privilegiada que acceden a poderes políticos, económicos y sociales y los ejercen es urgente que asuman la responsabilidad que esto implica en cambiar el estado actual de las cosas, pero ampliando la mirada a una realidad diversa, plural y compleja.

Los hombres que también son violentados por otras categorías como la clase social, el origen étnico o por su orientación sexual e identidad de genero masculina no hegemónica también pueden revisar sus prácticas y discursos machistas y de jerarquía tanto en lo público como en lo privado y al interior de sus grupos que producen y reproducen las violencias feminicidas, la transmisoginia, el clasismo, el racismo, el endosexismo, el adultocentrismo, el capacitismo y una larga serie de cotidianidades violentas que se materializan contra diversos grupos humanos y que normaliza colocarnos a las mujeres diversas en la periferias simbólicas y estructurales que al mismo tiempo legitima la norma y la sanción que violentan si pretendemos transitar/migrar desde ese lugar que es cruel, indolente y nos mata hacia otros espacios en los que tenemos la certeza que habitará mejor nuestra dignidad humana y que dará esperanza de desarrollar nuestros proyectos de vida con mayores oportunidades para explorar nuestro potencial creativo como seres humanos. En esto no sólo ganamos las mujeres diversas, las personas con discapacidad, las infancias y poblaciones trans y no binarias, las personas migrantes y cualquiera que viva condiciones de procesos de cambio y de movilidad, algo que es permanente en la vida.

Las violencias que exigimos que desaparezcan no sólo es la discursiva y física sino también la de toda una estructura que hemos creado para darnos la ficción de un orden social como los muros, las fronteras, las policías y las normas prohibitivas imaginarias y físicas que al sostenerse de jerarquías imaginarias legitiman y perpetúan estas violencias de sospecha, vigilancia, control, persecusión y sanción que distraen y anulan nuestra capacidad de generar lazos de empatía, solidaridad y ternura radical ante el sufrimiento y carencias que viven otros grupos humanos por lo que ya no podemos apostarle al sensacionalismo ni la caridad aislada y despolitizada.

También tenemos que trabajar las diferencias al interior de los feminismos porque es evidente qué hay discursos feministas que se alinean con los discursos machistas, clasistas, racistas y transmisóginos. Lo problemático es que unas nos acusamos a otras de lo mismo. Considero que la forma y solución con que atendamos estas tensiones serán de relevancia para construir estrategias y redes feministas con los hombres aliados.

Quizás tengamos que trascender a una Bio-política del reconocimiento y protección de la dignidad humana de todos los seres humanos como fin en sí mismo que trans-forme nuestro actual sistema de creencias, de producción y de consumo para sentar las bases de un nuevo lenguaje en donde la dignidad humana siempre esté en el centro por lo que esto tendría que trascender a las normas sociales y jurídicas que implicaría una completa reingeniería de procesos sociales a partir de reconocer que el lenguaje, las normas sociales y jurídicas actuales han producido y sostenido directa o indirectamente dolor y crueldad.

Las Instituciones que representan al Estado y privadas con sus procesos al interior y al exterior NO son sistemas ni procesos neutrales dentro de los ciclos de violencias que hemos vivido todas las mujeres diversas por lo que pueden optar por tres posiciones políticas: una en donde continuarán históricamente como perpetradores, otra como cómplices incluso por indiferencia o pueden ser alianzas sí y sólo sí a partir del compromiso de realmente modificar las estructuras que todes hemos heredado empezando con los entornos sociales en los que se mueven y pueden incidir directamente para volver centrar a la dignidad humana que habita en cada cuerpo, particularmente en el de la diversidad de mujeres, en este nuevo mundo social al que aspiramos.

Tenemos mucho de que hablar y trabajar a favor de la igualdad sustantiva mediante procesos verdaderamente incluyentes. La mejor forma de inclusión es siempre cuestionarnos a quien dejamos fuera y seguimos sin darle un reconocimiento valioso y primordial a su dignidad humana.

Si la pluralidad de trayectorias de vida de las mujeres diversas y sus experiencias encarnadas no se incluyen en condiciones de igualdad y críticamente conscientes de no perpetuar jerarquías relacionales no será verdadera inclusión.

Si esa inclusión NO modifica la estructura, el lenguaje ni las dinámicas sociales de en los espacios que se ocupan y las relaciones de poder y los procesos que ahí se desarrollan, tampoco será inclusión. Es lo que históricamente ha sido: simulación y desinterés para el mantenimiento y perpetuación del sistema actual de las cosas.

Rebeca Garza (@Rivka_Azatl)

*Desde una mirada cis-hetero endosex

https://twitter.com/rover_notturno/status/1237008641556983808?s=21

Se dieron algunos diálogos entre hombres que son necesarios como el tema de que los trabajos de cuidado y domésticos son de todxs:

Nunca falta el comentario sin conciencia de clase y con su reiterada omisión del impacto político de la ausencia de las mujeres en todos los espacios. Y estos comentarios acríticos y sin ética profesional ni política sobre el momento histórico que se vive alimenta paranoias de algunos usuarios:

Es interesante como se dan los diálogos entre hombres sobre como perciben la ausencia de las mujeres según la conciencia política y si se han cuestionado sus privilegios masculinos:

https://twitter.com/niqotina/status/1237017147974365185?s=21

Hay quienes siguen sin entender el mensaje

También creo que se genera algún tipo de reflexiones que tocan fibras emocionales cuando nos comparten el impacto que les produce la ausencia de las mujeres desde como se rompe su cotidianidad (aunque otros hagan mofa de eso) y las diferentes lecturas sociales dentro de sus diversos marcos machistas para darle (darse) sentido ante la silenciosa y potente ausencia de las mujeres de muchos de sus espacios y, la presencia aún silente de las más precarizadas, racializadas y en contextos de mayor vulnerabilidad que no tuvieron las condiciones para parar. Como dice un usuario de Twitter: ¡Ellas también están luchando y lo han hecho invisiblemente cada día de su vida!

https://twitter.com/emiliocruggerio/status/1237032057961775104?s=21

Adenda: