[Convocatoria] Para integrar vacantes de los cargos de consejeras y consejeros electorales de los Consejos Locales del Instituto Nacional Electoral para los Procesos Electorales 2020-2021 y 2023-2024


Fecha: 04 de agosto de 2020

¿Qué son y qué hacen las Consejeras y los Consejeros Locales del INE?

¿Qué es un Consejo Local?

¿Cuáles son sus atribuciones?

Convocatoria para integrar vacantes

La convocatoria la podrás descargar aquí:

La solicitud aquí.

El formato de curriculum.

El formato de resumen.

Y, la declaración de protesta de decir verdad.

Tienes hasta el 17 de agosto para enviar tu solicitud y documentación a las cuentas de correo que aparecen en la convocatoria, o bien, entregarla en la junta local o distrital de la entidad en la que participarás.

Las redes afectivas y emocionales en los procesos electorales


Cuando se habla de los logros alcanzados en los procesos electorales, poco se habla de la parte afectiva que forma parte de las redes que se van tejiendo conjuntamente con lo técnico y lo político en la organización de las elecciones.

Considero que en el proceso electoral de 2018, donde se operó la integración de las mesas directivas de la casilla única, también se pusieron a prueba estas redes afectivas y emocionales que ya existen o se crearon dentro o fuera de la institución pero que siempre soportan emocionalmente.

En mi experiencia, la organización de la elección de 2018 ha sido la más compleja y difícil de realizar por el hecho de organizar la integración e instalación de la casilla única que implicó una coordinación histórica entre los OPL del país con todos los niveles del INE y otras tantas instituciones, lo que implicó mayores y demandantes atribuciones que cumplir.

Esta experiencia es influenciada por 16 años de formación y trabajo como integrante del servicio profesional electoral del IFE/INE, con sus claroscuros: 9 años en materia de educación cívica y capacitación electoral en lugares como el sur mixteco-náhuatl-popoloca de Puebla; 3 años en el estado con el mayor nivel de abstencionismo electoral del país, Baja California; y 4 años en Oaxaca que es sumamente complejo tanto por su pluriculturalidad, por su complicada geografía y su impredecible entorno político. Pero también son 16 años viviendo lejos de Nuevo León, entidad donde crecí hasta los 23 años y donde aún viven mi padre, mi madre y mis hermanos; cada año la lejanía, la nostalgia y el envejecimiento cobran su factura.

Adicionalmente, mi experiencia es atravesada por mi identidad de mujer trans*, por las colaboraciones institucionales o personales, especialmente en el tema de los derechos políticos de las personas trans*, que implicó mi compromiso ético y político de dedicar parte de mi tiempo para apoyar en la exigencia del respeto a nuestros derechos humanos en diferentes espacios.

A dos meses de la jornada electoral, teniendo frescas las evaluaciones de los resultados de la integración de las mesas directivas de casilla y de las acciones realizadas dentro de lo planeado para promover la participación ciudadana en Oaxaca, mis recuerdos y sentimientos me remiten a un proceso electoral demandante que a la vez tuvo una dosis de incertidumbre a veces jurídica, a veces procedimental, en donde fue frecuente que lo urgente solía demandar más tiempo y esfuerzo que lo importante.

Por una parte, me siento satisfecha porque como parte del INE colaboré para garantizar elecciones periódicas y legítimas. Por otra, el sabor es agridulce porque efectivamente logramos articular la reforma electoral de 2014, sumamente compleja y con ambigüedades que se fueron resolviendo sobre la marcha, con todo el reto que esto significa por lo que es importante seguir haciendo ejercicios de autocrítica para identificar nuestras áreas de oportunidad en la organización de una elección presidencial con casilla única.

Me pregunto ¿A qué costo humano? ¿Cuál es el desgaste afectivo que sufren paralelamente las personas que acompañan nuestras vidas en esta particular carrera contra reloj que es organizar elecciones? ¿Las personas que dirigen las instituciones ven este soporte y reconocen el desgaste de estas redes afectivas que nos sostienen? ¿Cuántas mujeres, niñas, adolescentes y abuelas reciben la carga de cuidados en comparación con los hombres? Si lo ven, si las ven ¿cuál es el costo humano que se está en disposición de pagar cada tres años que surgen los debates que rodean a las frecuentes reformas electorales? ¿Qué cambios estructurales se pueden realizar para reconocer, cuidar y proteger a estas redes poco visibles?

Reconozco y agradezco a mis redes afectivas y de apoyo que se despliegan como raíces que me han sostenido emocionalmente en los días más exigentes o cuando la ansiedad por atender diversos pendientes al mismo tiempo y en calidad de urgente me hacía sentir frustrada e impotente: a mi esposo que me abrazó y escuchó pacientemente las noches que llegué a casa con el rostro cansado tratando de resolver los problemas laborales en mi mente; a mis dos perros y mi gato que nunca erraron al hacerme sonreír; a mi equipo de trabajo integrado hasta por 15 personas donde a pesar que hubo días dignos de drama de culebrón, fueron mucho más los días de risa, apoyo y cuidados mutuos; a mi familias elegidas y no elegidas quienes a pesar de la distancia siempre hicieron sentir cariñosamente su presencia; a aquella llamada telefónica de alguna amistad o del trabajo que sirvió para hacer catarsis; a las compañeras y compañeros que nunca olvidaron la palabra de aliento, la pregunta genuina y preocupada por la salud o el fuerte abrazo oportuno que permitió detener el tiempo, respirar profundamente y seguir adelante.

Particularmente, la organización de este proceso electoral 2018 me deja una lección importante y valiosa: no es posible exigir altos estándares de calidad o metas ambiciosas como las que generalmente se derivan de cada reforma electoral sin cuidar de las personas y sus redes afectivas que, como en mi caso, son fundamentales para mantener un ambiente de trabajo saludable pero al mismo tiempo motivante y que puede ser clave para el establecimiento de una cultura de mejora continua, sin los riesgos de rozar el hostigamiento o el acoso voluntario o involuntario en los espacios de trabajo.

Estoy consciente que para algunas personas les puede parecer poco profesional o poco importante hablar de lo afectivo en el espacio laboral, sin embargo, estas redes de afecto operan desde el momento que se despliega toda una estructura de profesionales electorales que se convierte en un ejército constituido de miles de SE, CAE, personal técnico electoral, capturistas, cientos de miles de ciudadanas y ciudadanos que voluntariamente integraron las mesas directivas de casilla y que, por consiguiente, implicó negociar con la familia –o con las propias redes de afecto- sobre cómo atender la responsabilidad de ser funcionaria o funcionaria donde participaron por más de 12 horas continuas, tiempo que dejaron de dedicar a sus seres queridos.

Considero que estas redes también fueron clave para la aprobación del Protocolo Trans del INE y para asegurar una participación activa y comprometida de las poblaciones trans* y alianzas en su diseño, instrumentación y evaluación y  se activaron en Oaxaca cuando corrientes feministas se aliaron con colectivos de personas trans* y muxe para denunciar las falsas candidaturas trans que fueron altamente controversiales.

Frecuentemente, durante los procesos electorales recibimos un bombardeo de noticias que revelan que la lucha por el poder político saca lo peor de quienes compiten por él, sin embargo, hay otra narrativa a recuperar y fortalecer: las redes de afecto que nos dan fortaleza emocional, compensan nuestras carencias de conocimientos y saberes y además nos permiten mostrar una mejor cara como seres humanos y que tienen la importancia de trascender jerarquías, instituciones, ideologías políticas e incluso los propios procesos electorales porque nos acompañan como parte de nuestros procesos cotidianos de socialización.

Luisa Rebeca Garza López

@Rivka_Azatl

PD. La crónica forma parte del libro “Crónica del Proceso Electoral 2018” de Jesús Rodríguez Zepeda y editado por el Instituto Nacional Electoral.

Efigenia, mujer de 107 que acepta ser funcionaria de casilla en #Elecciones2018 … e ideas sueltas sobre la ampliación en el reconocimiento y protección de derechos humanos


Es la sra Efigenia de 107 años de edad. Probablemente la sorteada más longeva. Vive en Taxco. Tiene ganas de participar y una actitud ante la vida envidiable en Taxco, Guerrero

Y pensar que tuvieron que pasar 37 años para que ella pusiera ejercer otra vez el derecho a ser funcionaria de casilla, gracias a la reforma de derechos humanos de 2011 y a que el INE inaplicó el artículo que prohíbe que personas con 71 años o más.

Cuántos artículos en la ley siguen existiendo y que significan restricción de derechos producto de prejuicios sociales de un momento histórico ? Una ley que restringe derechos es legítima ?

Recuerdo que durante los procesos electorales de 2006 y 2009, en donde me tuve la oportunidad de colaborar con el entonces IFE como vocal de capacitación electoral y educación cívica en el distrito 16 de Ajalpan, Puebla (que abarcaba los municipios que rodeaban Tehuacán, la Sierra negra y parte de la Mixteca poblana) ya contratábamos a un capacitador de más de 60 años (por cierto, excelente) porque también existía esa prohibición en la ley y teníamos que trabajar con el Consejo Distrital para aprobar esta contratación a partir del principio de no discriminación (no sin antes brindar informes que justificaran la decisión).

En Oaxaca, durante el proceso electoral de 2015-2016, tuvimos un presidente de mesa directiva de casilla sordo que era maestro de educación especial y que siempre quiso ejercer este derecho. Fue un desafío porque tuvimos que trabajar otras formas de capacitación por lo que la asociCoral OaxacaOaxaca nos apoyó generosamente con una persona traductora que ayudó a la capacitadora a asegurar que la capacitación electoral y los simulacros fortalecieran sus habilidades y el trabajo en equipo de toda la mesa directiva de casilla.

Ese mismo año tuvimos en Oaxaca, un aspirante a capacitador asistente electoral ciego y, ante el reconocimiento que aún tenemos barreras lingüísticas para las personas de la diversidad funcional (o con discapacidad), construimos en coordinación con la junta y el consejo distrital 08 (en Oaxaca de Juárez) unas medidas de nivelación para asegurar su derecho a participar.

Esta persona no aprobó el examen pero esta medida nos sirvió durante el proceso electoral de 2016-2017 donde tuvimos otro aspirante ciego -ahora de Tehuantepec. Se volvió a implementar y la persona no solo aprobó sino que quedó contratado y fue un gran reto porque las barreras que viven, en este caso las personas ciegas, las empezamos a visibilizar: desde formatos para reportar sus avances así como los propios manuales (no tenemos ninguna versión en braille) hasta la búsqueda de la ciudadanía sorteada en localidades sin nomenclatura.

Y algo aprendí: la importancia de la inclusión no sólo para quienes están en situaciones de marginación histórica -como una forma de mayor representación- sino también como una manera en que la inclusión puede ser detonadora para cuestionar y desmontar las barreras simbólicas, lingüísticas, sociales, legales y físicas que -aunque no afecten a una gran sector de la población- no dejan ser impedimentos que dificultan el ejercicio pleno de derechos (y no para “tomarse la foto” y usar estas acciones para vender nuestra imagen de “progres”).

Pero aún tenemos muchas leyes que siguen excluyendo el acceso a derechos y a veces no sólo no las cuestionamos sino que, a veces también, las defendemos: tenemos la prohibición en la ley electoral de que las personas que no saben leer y escribir no pueden ser funcionarias de casilla (algo que me parece sumamente injusto porque parece que se sanciona a quienes han tenido barreras de género, económicas, raciales, etc,. para gozar de este derecho); las leyes que criminalizan el derecho de las mujeres a de decidir sobre su cuerpo (y que les niegan la interrupción legal del embarazo y de paso las criminalizan); a excepción de tres entidades en México, la ausencia de leyes -motivada por prejuicios- que reconozcan la identidad de género o, en otras entidades, el matrimonio igualitario como derechos a ejercer; y un largo etcétera.

El camino hacia la igualdad sustantiva tiene grandes retos: los prejuicios que nos atraviesan a TODAS las personas así sean premios Nobel) y, por tanto, a las instituciones que conformamos; (estos prejuicios se materializan en acciones (a veces jurídicas como la monstruosidad misógina llamada “derecho a la vida desde la concepción”) u omisiones que hacen oídos sordos a las reiteradas exigencias de grupos de población históricamente excluidos; y, los constantes peligros de retrocesos en lo poco que se avanza porque la igualdad implica que otros grupos cedan privilegios y es ahí donde saltan las voces inconformes y se organizan (desde los Machi-Progres hasta las TERFS pasando por grupos abiertamente supremacistas).

Rebeca Garza

Fortalecimiento de derechos humanos en las estrategias para integrar mesas directivas de casilla.



La más reciente estrategia de capacitación y asistencia electoral aprobada por el Consejo General del Instituto Nacional electoral contiene dos innovaciones relacionadas con la inaplicación del requisito legal relacionado con la edad máxima para ser integrante de la mesa directiva de casilla así como para ejercer funciones para la capacitación y la supervisión electoral.

Esta inaplicación de ciertos artículos de la LEGIPE está relacionado con el nuevo paradigma de derechos humanos a partir de la reforma de junio de 2011 así como de la Constitución Mexicana.

Estas dos innovaciones instrumentadas por primera vez en las elecciones de las cuatro entidades que renovará encargos elección popular como el Coahuila, Estado de México y Nayarit y Veracruz seguramente serán heredadas a la estrategia de integración de mesas directivas de casilla de las elecciones a celebrarse en el año 2018.

 Estas decisiones me parecen relevantes porque representa el inicio para la incorporación del principio pro persona en la integración de los procedimientos para realizar elecciones y que amplían derechos hacia la ciudadanía dejando el paradigma de beneficiar los intereses de los partidos políticos.

 Si bien, es menester preguntar por qué estas decisiones no se tomaron en cuenta para elección de 2012 puesto que ya existía el marco jurídico también es importante cuestionar que otras leyes dentro del andamiaje electoral es necesario inaplicar bajo el razonamiento de que puedan ser discriminatorias como el requisito de saber leer y escribir para ser integrante de la mesa directiva de casilla o los requisitos de edad para acceder a una candidatura por un cargo de elección popular.

 Rebeca Garza 

@Rivka_Azatl

 

Informe sobre la Evolución Normativa y las medidas afirmativas para la aplicación efectiva de las Cuotas de Género en el Proceso Electoral Federal 2011-2012


Concurso Nacional de Testimonios Ciudadanos sobre el Proceso Electoral Federal 2011-2012


BASES DEL CONCURSO NACIONAL DE TESTIMONIOS CIUDADANOS SOBRE EL PROCESO ELECTORAL FEDERAL 2011-2012

PRIMERA. En el concurso podrán participar las ciudadanas y los ciudadanos que se desempeñaron como Funcionarios de Mesa Directiva de Casilla o Funcionarios de Mesa de Escrutinio y Cómputo durante la Jornada Electoral Federal del 1° de julio de 2012, así como el personal eventual contratado en las juntas distritales ejecutivas del Instituto Federal Electoral como Supervisores Electorales o Capacitadores-Asistentes Electorales para el Proceso Electoral Federal 2011-2012.

Podrán participar de manera individual o por equipo no mayor de cuatro integrantes.

SEGUNDA. Se establecen dos categorías de participación:

a) Funcionarios de Mesa Directiva de Casilla y Funcionarios de Mesa de Escrutinio y Cómputo.
b) Supervisores Electorales (SE) y Capacitadores-Asistentes Electorales (CAE).

TERCERA. Los testimonios de los participantes en la primera categoría podrán incluir los temas siguientes:

1. El personal del IFE que los visitó y capacitó; 2. El curso de capacitación electoral que recibieron para realizar sus actividades como funcionarios de casilla; 3. Los materiales didácticos; 4. Los simulacros y/o prácticas de la Jornada Electoral; 5. Experiencia de la Jornada Electoral; 6. La participación de los demás funcionarios de casilla, y 7. Propuestas para mejorar la capacitación electoral, los materiales didácticos, el personal del IFE y las actividades de la Jornada Electoral.
En la segunda categoría los participantes podrán incluir en su testimonio los temas siguientes: 1. El proceso de selección (examen y entrevista); 2. El curso de capacitación que recibieron (primera y segunda etapa); 3. El material didáctico (Manual del SE o Manual del CAE); 4. Las actividades de capacitación que realizaron en la fase preparatoria de la elección; 5. Las actividades efectuadas durante la Jornada Electoral; 6. Las dificultades enfrentadas para realizar su labor, y 7. Propuestas para mejorar la capacitación recibida, los materiales didácticos, las actividades desarrolladas previamente y durante la Jornada Electoral, así como las relacionadas con la integración de las mesas directivas de casilla.

No serán considerados los trabajos que no incluyan por lo menos uno de los temas antes mencionados, ni se aceptarán fotocopias de notas, bitácoras o documentos no relacionados con las presentes bases de la convocatoria.

CUARTA. Para la evaluación de los testimonios se tomarán en cuenta los siguientes criterios: 1) Texto original e inédito, es decir, que es nuevo y no se ha publicado o dado a conocer al público; 2) Contiene al menos uno de los temas de la categoría participante; 3) La capacidad de análisis y crítica; 4) Su aportación a la capacitación electoral e integración de mesas directivas de casilla; 5) Su contribución a la participación ciudadana en procesos electorales, y 6) Redacción clara, ágil y amena en idioma español. En caso de presentar un testimonio en lengua indígena, se requiere indicarla y anexar su traducción en español.

QUINTA. La extensión de cada trabajo podrá ser de un máximo de 15 cuartillas en tamaño carta, a doble espacio, y se puede presentar en una de las siguientes maneras: 1) impreso con letra de molde o manuscrita legible, con tinta negra o azul (bolígrafo), o 2) en medio magnético si se elabora en equipo de cómputo, en archivo de formato Word, con fuente Arial y tamaño de fuente 12. En ambos casos se debe paginar el documento, pudiéndose utilizar el anverso y el reverso de la hoja, sin engargolar o empastar. En la primera y última hoja se debe anotar el seudónimo y el título del testimonio. No se aceptarán trabajos que no vengan con seudónimo o que identifiquen los datos del autor, es decir, que no mantengan en secreto al autor.

SEXTA. En el exterior del sobre se deben anotar los datos del remitente: 1) Seudónimo, 2) Título del testimonio, 3) Entidad federativa, 4) Distrito electoral, y 5) Cargo del participante: Funcionario de Mesa Directiva de Casilla o Funcionario de Mesa de Escrutinio y Cómputo (presidente, secretario, primer escrutador, segundo escrutador, suplente general), Supervisor Electoral o Capacitador-Asistente Electoral. En el mismo envío se debe incluir un sobre cerrado de menor tamaño con el seudónimo y el título del trabajo escritos al frente, y en su interior una tarjeta con los datos del autor: nombre(s) y apellidos completos, domicilio, teléfonos: particular, laboral y/o celular, y cargo que desempeñó durante el Proceso Electoral Federal 2011-2012: Funcionario de Mesa Directiva de Casilla o Funcionario de Mesa de Escrutinio y Cómputo (presidente, secretario, primer escrutador, segundo escrutador, suplente general), Supervisor Electoral o Capacitador-Asistente Electoral, así como una copia de su credencial para votar.

SÉPTIMA. Los trabajos deben entregarse o enviarse dentro de un sobre dirigido a: IFE. Concurso Nacional de Testimonios Ciudadanos sobre el Proceso Electoral Federal 2011-2012, en las oficinas de las juntas locales o distritales ejecutivas del Instituto Federal Electoral. Los domicilios, días y horarios para entregarlos personalmente se pueden consultar en IFETEL: 01 800 433 2000, y en la página web del IFE: http://www.ife.org.mx

OCTAVA. La fecha de recepción de los trabajos será a partir de la publicación de la presente CONVOCATORIA y hasta el viernes 14 de diciembre de 2012. Para la aceptación de los testimonios que sean recibidos con posterioridad por correo postal o mensajería privada, se tomará en cuenta la fecha que indique el sello del correo postal o de la empresa de mensajería contratada.

NOVENA. El jurado calificador se integrará con personas de reconocido prestigio profesional, académico y/o social, y en él participarán funcionarios del IFE. Los nombres de los integrantes del jurado se darán a conocer oportunamente junto con el fallo que emitan, a través de la página web del IFE y, en su caso, de medios impresos de circulación nacional. El fallo del jurado será inapelable y, en su caso, podrá declararse desierto el concurso.

DÉCIMA. Se premiarán los ocho testimonios mejor evaluados por el jurado calificador de la categoría a) Funcionarios de Mesa Directiva de Casilla y Funcionarios de Mesa de Escrutinio y Cómputo, y se otorgará un premio de $20,000.00 (veinte mil pesos 00/100 M.N.) a cada uno. También se premiarán los ocho testimonios mejor evaluados por el jurado calificador de la categoría b) Supervisores Electorales y Capacitadores-Asistentes Electorales, y se otorgará un premio de $20,000.00 (veinte mil pesos 00/100 M.N.) a cada uno (sujeto a aprobación presupuestal).

DÉCIMA PRIMERA. La ceremonia de premiación se realizará en la sede, fecha y horario que determine el Instituto Federal Electoral, previa convocatoria a los ganadores y difusión a través de la página web del IFE y, en su caso, de medios impresos de circulación nacional.

DÉCIMA SEGUNDA. El jurado calificador podrá otorgar reconocimientos a los trabajos participantes que por la calidad de su contenido lo ameriten. No se devolverán originales. El Instituto Federal Electoral se reservael derecho de publicar todos los trabajos recibidos.

DÉCIMA TERCERA. La participación en el concurso implica la aceptación de todas sus bases. Los casos no previstos en la presente convocatoria serán resueltos por la Dirección Ejecutiva de Capacitación Electoral y Educación Cívica del IFE y, en su caso, con la opinión del jurado calificador.

Mayores informes en el teléfono 5628-4200, extensiones 344780 y 343005 en el Distrito Federal y área metropolitana o llama a IFETEL 01 800 433 2000