Por #InfanciasTrans sanas y felices #


Las personas #trans adultas de hoy alguna vez fuimos parte de las #infanciastrans o no binarias pero no sabíamos cómo nombrarnos.

En mi caso, tengo recuerdos de vivencias que NO debieron suceder y que 42 años después reconozco me dañaron y quizás hasta lo acepté.

Ahora se que viví cosas que NO debieron pasar si en realidad nos preocupan las infancias sanas y felices como:

Que desde mi primer año de kínder recibiera burlas porque “caminaba” como niña y me imitaban en el recreo. Se reían de mi y los adultos eran indiferentes.

Que en mi familia hicieran reuniones muy serias preguntando que tan grave era mi forma “femenina” de ser y que solución podrían encontrar a eso.

Que se me propusiera tomar hormonas masculinas para “embarnecer” (o cómo se escriba) que era una forma de decir que me faltaba masculinidad.

Que a los 6 años mi padre me contara un chiste homofóbico para que yo entendiera que ser “maricon” ( chayotón, decía) no era algo bueno para mi .

Que en las otras primarias que llegue cuando nos mudábamos de entidad me agredían y se burlaban por foránea y marica. En sexto un compañero me abrazo fuerte sin mi consentimiento, grité que me dejara y me hizo llorar. Nadie hizo nada .

Sexto grado fue particularmente violento. Odie el recreo porque me querían golpear en el patio solo por ser diferente. Agradezco que siempre alguien también ponía el cuerpo para protegerme. En algún momento olvidé cómo defenderme.

Entonces, en este #diadelaninayelnino invito a que abracen y acompañen con amor a las infancias diversas, como las trans. A veces cuesta entender que se puede ser feliz de una forma diferente a la que se nos educó. Y eso está bien.

Así como los abrazos y hermosos detalles impregnan los recuerdos de infancias sucede lo mismo con las experiencias que dejan dolor, confusión y un sentimiento de desvalorización.

Quizás no tenga tantos recuerdos felices de mi infancia como otras personas o quizás mis recuerdos son muy al estilo Ludovic en “Mi vida es rosa” ni viví experiencias que deseé en cierta edad y por eso siempre hará sentido pensar en #AquíEstáLaResistenciaTrans. Vivir es resistir.

Feliz infancia libre y diversa a todes!!!

Rebeca Garza @Rivka_Azatl

(Video) “Encuentro Poético Trans*” de Alianza por las Vidas y Dignidad Trans* (10/mar/2021) #8M2021 #8MTransfeminista #TransfobiaNoEsFeminismo #CissexismoNoESFeminismo #AquíEstáLaResistenciaTrans #SoyTransYnoBorroaNadie


[Video-Historia] “La T en corto” por @InfanciasTrans


Octubre de 2020 / Mexico / Por Asociación por las Infancias Transgénero

[Videos] (25 a 28 de jun/2020) “Jornada Trans Latinoamericana Europa 2020 por @JornadasTrans @‬TransJornadas #AhoraDerechosTrans‬


#Mexico #JusticiaParaElizabeth #DescansaEnPoder María Elizabeth Montaño Fernández #MemoriayDignidad


CIDH

#EU Estudio: población universitaria #trans tienen mayor riesgo de salud mental


Por Redacción / De VOA Noticias / 22 de agosto de 2019

El equipo de investigación analizó las respuestas para detectar síntomas de problemas comunes de salud mental, como depresión, ansiedad, trastornos alimentarios, pensamientos suicidas e intentos de suicidio.

Los estudiantes de minorías de género en los colegios y universidades de EE. UU. tienen cuatro veces más probabilidades que otros estudiantes de experimentar problemas de salud mental, dicen investigadores.

Los autores de un nuevo estudio concluyen en el American Journal of Preventive Medicine que los estudiantes que se identifican cómo transgénero, no conformes con el género, y no binarios necesitan servicios de afirmación de género en el campus, así como pruebas de detección de problemas de salud mental.

“Los años universitarios tradicionales coinciden con el inicio de aproximadamente el 75% de las enfermedades mentales, y los estudiantes están experimentando una autonomía recién descubierta en nuevos entornos sociales, nuevos comportamientos de salud y diferentes formas de estrés”, dijo Sarah Ketchen Lipson, de la Universidad de Boston, Escuela de Salud Pública, quien dirigió el estudio.

Lipson y sus colegas analizaron datos del Estudio Healthy Minds 2015-2017, una encuesta anual de estudiantes seleccionados al azar en campus de EE. UU. que tienen 18 años o más. Entre más de 65.000 participantes de 71 campus en cuatro semestres, cuyas respuestas se incluyeron en el nuevo análisis, alrededor de 1.200 estudiantes se identificaron como minorías de género.

El equipo de investigación analizó las respuestas para detectar síntomas de problemas comunes de salud mental, como depresión, ansiedad, trastornos alimentarios, pensamientos suicidas e intentos de suicidio.

En particular, casi el 60% de los estudiantes de minorías de género dieron positivo por depresión, y más de un tercio informó haber pensado seriamente en el suicidio en el último año.

“Es importante que los centros de salud y los presidentes académicos observen la cultura que se está creando en el campus y lo que pueden hacer para crear un entorno que apoye la salud mental saludable”, dijo Sara Oswalt, de la Universidad de Texas en San Antonio, quien no estaba involucrado en el estudio.

Esto podría incluir políticas como no permitir que las tareas se entreguen a medianoche, incorporar más espacios verdes y áreas amigables para los peatones, crear espacios privados para la siesta y ofrecer servicios que ayuden a los estudiantes a aprender habilidades de resistencia y afrontamiento, dijo Oswalt en una entrevista telefónica.

El Índice de Igualdad en la Atención Médica de la Campaña de Derechos Humanos y las listas de Lo mejor de lo mejor de Campus Pride pueden ser clasificaciones útiles para que los estudiantes, padres y administradores vean qué campus ofrecen apoyo, anotó.

“Los chicos y chicas trans solo quieren tener la libertad de ser quien son”


Castilla-La Mancha

Fuente: Eldiario.es / 15 de febrero de 2019

Las noticias de la Cuenca

Se editó el lenguaje para hacerlo más incluyente.

Miedo, angustia, confusión y dudas. Estos fueron algunos de los sentimientos que experimentó Paloma Alberca, madre de una niña trans cuando en agosto de 2016 su hija de 8 años le dijo: No soy chico, soy una chica y me llamo Marta. La niña tenía muy clara su identidad y empezó el tránsito de género de forma normalizada. Antes de comunicárselo a su madre ya advirtió a sus compañeros de colegio cuando acabó el curso de que a la vuelta sería niña.

Paloma Alberca (Las Pedroñeras 1981), que actualmente es la presidenta de Familias Transformando Castilla-La Mancha, destaca que en el caso de las y los niños trans el tránsito es más del entorno que los rodea que de ellos, puesto que las niñas y los niños desarrollan su identidad con plena normalidad siempre que reciban el apoyo y acompañamiento que necesitan. Pueden o no seguir un tratamiento “cada caso lleva lo suyo”. Lo importante, dice, es que sean felices y su situación se normalice.

Las diferencias de personalidad respecto a la sexualidad asignada de nacimiento se perciben desde el primer momento. Por ejemplo, Paloma siempre encontraba sus tacones escondidos en la habitación de su hija, y cuenta que también cogía las camisas de su hermana mayor para usarlas como vestido; también sentía predilección por los juegos con muñecas. “En mi desconocimiento sobre la existencia de transexualidad infantil todo esto me llevaba a pensar que tenía un hijo que sería gay, nada más. Fue mi padre el que me dijo que mi hija no era un niño sino una niña”.

En su caso, reconoce que cuando fue consciente de que tenía una hija trans se asustó “por desconocimiento”, por no saber donde acudir, ni dónde buscar información “Entonces no había ni una asociación en Castilla-La Mancha ni una Unidad como ahora tenemos en Cuenca, ni nada”. Desde entonces hasta ahora las cosas han cambiado, se habla y se conoce más la transexualidad “pero sigue habiendo falta de información”. algo que la presidenta de ‘Familias Transformando Castilla-La Mancha’ considera “fundamental para identificar la identidad y expresión de género, que nada tiene que ver con la orientación sexual”, y sobre todo para avanzar en la defensa de los derechos de los chicos y chicas trans desde una perspectiva despatologizante y de igualdad.

Dar visibilidad a esta realidad, poner sobre la mesa las vivencias de chicos y chicas trans y de sus familias, y contribuir a mejorar la asistencia profesional desde el ámbito sanitario, educativo y social, es el objetivo de las jornadas sobre las identidades transexuales durante la infancia y la adolescencia que se celebran este viernes, 15 de febrero, en el Museo Paleontológico de Cuenca, organizadas por esta asociación, en colaboración con el Gobierno regional y el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, y que cuentan con la participación de reconocidos expertos.

En Castilla- La Mancha se están dando pasos muy importantes en la defensa de la igualdad y contra la Igtbifobia, como reconoce Paloma Alberca, quien destaca que fue precisamente en Cuenca donde se celebraron las primeras jornadas de este tipo. A partir de ahí, se han experimentado importantes avances para conseguir que las personas trans puedan desarrollar una vida acorde a su identidad de género. Empezando, dice, por el hecho de que haya más psicólogos y psiquiatras abiertos a entender a estas personas.

“Es un logro muy grande que surgió a raíz de las anteriores jornadas. Lo que no puede ser es que te digan que una niña no lo es porque su forma de sentarse no es femenina, como me llegaron a decir cuando Marta tenía 6 años y, derivada por la pediatra, acudí a una psiquiatra a Madrid –en Cuenca la Unidad Trans aún no estaba– Evitaba hablar del tema porque así no existía. Y no, hay que hablar, y mucho”.

Y, sin duda, uno de los avances importantes es el Protocolo de actuación dirigido a menores sobre identidad y expresión de género que en 2017 ponía en funcionamiento el Gobierno regional, con el objetivo de defender los derechos en los ámbitos, el social, educativo y sanitario. En este sentido, Paloma señala que un logro importante ha sido el que se haya facilitado el cambio de nombre en las tarjetas sanitarias de los chicos y chicas trans. “Un tema que nos complicaba mucho las cosas cuando a la hora de ir al medico a nuestros hijos los llamaban con otro nombre”.

“Con el D.N.I. se ha avanzado también. Desde que en octubre se publicó en el BOE ahora es más fácil el cambio de nombre, siempre que los dos progenitores estén de acuerdo. La verdad es que se han dado pasos hacia delante también se conseguido una mayor aceptación”. De hecho, cuenta que su hija es la primera niña trans de la región en haber hecho la Primera Comunión por la iglesia. “Hemos ido dando pasitos que son importantes. Los chicos y chicas trans solo buscan tener la libertad de ser quienes son”, y para ello, dice Paloma, es necesario que tengan un trato y una atención normalizada.

Información, formación y, sobre todo, concienciación y aceptación son las premisas que a su juicio están en el éxito de este propósito, empezando desde la propia escuela. En el caso de su hija, admite que el proceso que comenzó hace dos años está transcurriendo con total normalidad.

“Al principio en el colegio causó un poco de susto, normal, me asusté yo que la conocía. Fue un poco shock pero la verdad es que lo llevaron con mucha naturalidad y normalidad y nos han apoyado en el tránsito en todo momento”. Eso sí antes de que Marta decidiera iniciar el cambio “no encajaba, no le gustaba los juegos de niño y tampoco la aceptaban las niñas. Ahora es una más”.

La ruptura del tabú y la aceptación por parte de los progenitores también es algo que Paloma dice que se ha notado en la asociación que preside, donde cada vez son más los que demandan información. “Nuestro trabajo como padres es acompañar y facilitar al máximo el tránsito. Lo que aquí verdaderamente importa es que nuestros hijos sean felices. Marta lo es y yo como madre no puedo sentirme más orgullosa”.

De todos modos destaca que aún queda un largo camino por recorrer. El rechazo sigue siendo un obstáculo, y en este caso, Paloma dice que el padre de Marta, del que está divorciada, es uno de los casos en los que le cuesta aceptar la realidad de su hija. “Para él fue un jarro de agua fría. Es cierto que está asumiendo muy poco a poco y lentamente pero vamos consiguiendo algo. Por ejemplo, cuando Marta está con él la trata como una chica, pero sin embargo no da su consentimiento para que cambie el nombre del DNI”, apostilla Paloma que, por contra, destaca la normalidad con el que se vive el tránsito de Marta en el seno de en su familia.

22 de Octubre: día internacional de Acción por la Despatologización Trans*


 

gate

El 22 de Octubre se realizará  el Día Internacional de Acción por la Despatologización Trans* pero ¿por qué se realiza y en qué consiste?

A lo largo de la historia de la humanidad han existido personas que no se ajustan al binario de género de cada época así como sociedades con sistemas sexo/género que permiten geografías identitarias más allá de la dicotomía masculina-femenina como, las identidades muxes en Oaxaca. También, durante la segunda mitad del Siglo XX se desarrollaron diferentes tecnologías corporales quirúrgicas y hormonales para atender a, las entonces llamadas,  personas transexuales y que jugaron un papel importante en la construcción de estas identidades. Sin embargo, es hasta una época mucho más reciente, a partir de 1980, cuando se empieza a generar un consenso de la transexualidad como un trastorno mental por diferentes asociaciones médicas psiquiátricas por lo que se empezaron a incorporar criterios dentro de los manuales para diagnosticar enfermedades y trastornos mentales dirigidos a identificar a niñas, niños, adolescentes y personas adultas trans*. A este último proceso se le ha identificado como la patologización de lo trans*.

Esta patologización tiene efectos muy perniciosos: contribuye a la estigmatización social hacia las personas trans*, construye y legitima que ciertas personas se erijan como autoridad para definirnos –generalmente personas psicólogas, psicoterapeutas y psiquiátras- así como determinar quién puede beneficiarse de ciertos tratamientos médicos o prerrogativas  como el reconocimiento a la identidad legal de género al mismo tiempo que justifica tratamientos o terapias no consensuadas por lo que restringe la capacidad de autodeterminación de las personas trans* y limita el ejercicio del derecho a la salud.

La patologización de lo trans* alimenta los tentáculos de la transfobia y el cissexismo al perpetuar ideas donde se considera a la identidad trans* como inferior, artificial, falsa o enferma con respecto a la identidad cisgénero que se asume superior, natural, verdadera o saludable.

A partir de este nuevo milenio han surgido diferentes acciones y redes internacionales para exigir la despatologización trans, es decir, retirar de los manuales para diagnosticar  enfermedades mentales en niñas, niños, adolescentes y personas adultas la clasificación de las personas trans* como mentalmente trastornadas y proponer su derecho a la salud y a la atención sanitaria desde una perspectiva basada en derechos humanos tanto en los protocolos médicos como en las leyes.

Te invito a sumarte. Te invito a visitar los sitios de Global Action for Trans Equality así como el sitio Stop Trans Pathologization. Comparte en tus redes sociales la información que se publicará en esos sitios o las que recibas de tus contactos. Lee los diferentes pronunciamientos que serán emitidos y compártelos. Si habrá actividades en tu lugar de residencia, participa. Establece alianzas con las personas trans* de tu comunidad ya sea de forma física o virtual. Comparte una foto que diga que estás a favor de la despatologización trans*. En definitiva, te invito a sumarte por una sociedad más diversa y respetuosa de su pluralidad.

Rebeca Garza

stp_poster2016_es